Connect with us

Con voz propia

El debate #YoSoy132 y la relación México-Estados Unidos

El debate #YoSoy132 ayudó a que los jóvenes definieran preferencias electorales y lo manifestaran como un ejercicio verdaderamente plural

Published

on

Imagen de la red

Por Ricardo V. Santes Álvarez

El debate entre tres aspirantes presidenciales organizado por el movimiento #YoSoy132, fue exitoso. Se construyó enteramente por ese sector de ciudadanos jóvenes, informados y ocupados en contribuir al fortalecimiento de la libertad de expresión y la vida democrática en México. Se llevó a la práctica al margen de la sanción y acartonamiento de la instancia formal, el IFE, y en mismo se apreció a tres candidatos más “al natural”, que por momentos tuvieron oportunidad de dialogar entre sí, tanto con voz como con lenguaje corporal.

Fue un triunfo compartido también por todos los mexicanos, pues amén de mostrar que la organización y el acuerdo permiten los avances, evidencia que los millones de pesos del erario público que se gastan en debates oficiales nada tienen que ver con su calidad; confirma que los montos utilizados para este tipo de acontecimientos no se justifican.

Los temas acordados se materializaron en preguntas que inquietan no sólo al #YoSoy132 sino a muchos más; algunas ya habían sido tratadas, por lo que esta vez las posiciones de los candidatos se ampliaron. Los temas más controversiales fueron el asunto de los monopolios (televisoras, CFE, Pemex), y el de la inseguridad, que se vincula al negocio de las drogas y a la relación con Estados Unidos.

Sobre los monopolios, los tres aspirantes coincidieron en la necesidad de evitarlos, pero disintieron en cuanto a las formas; sobre todo en el caso de Pemex, pues en tanto que el candidato del Panal, Gabriel Quadri de la Torre, apostó por la modernización mediante la privatización y libre competencia, el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, planteó la modernización del sector mediante una reforma que combata la corrupción al interior de la empresa y permita reestructurarla, haciéndola eficiente con apoyo privado donde sea necesario, pero no mediante la privatización absoluta.

Decidida a confrontar a López Obrador, la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, se manifestó a favor de reformar Pemex, asumiendo que es lo que rechaza el candidato de las izquierdas; aunque mostró una postura ambigua y Quadri le demandó mayor precisión; sin aceptarlo, Vázquez Mota exhibió coincidencia con López Obrador al postular complementariedad en inversión pública y privada, si bien mantuvo la ambigüedad al inclinarse también por la libre competencia que planteó Quadri.

Respecto a la seguridad interna, la candidata oficial apuesta a continuar la estrategia de la derecha gobernante; la pregunta es: ¿podía ser de otra manera? Gabriel Quadri, favorece el fortalecimiento al estado de Derecho, es decir, orden y control, que en esencia repite la receta de Felipe Calderón. El candidato López Obrador rechaza la política de ocurrencias vigente, que ha causado la violencia, proponiendo un diagnóstico del problema y la atención de sus causas últimas; esto es algo consecuente con los principios de igualdad y equidad que están en la raíz del pensamiento de izquierda.

El asunto de las drogas fue similarmente polémico. Para Quadri, la solución es sencilla: hay que eliminar la política prohibicionista; así se terminaría el negocio. Tal vez acierte, pero no debe olvidarse que de ese lucrativo negocio se han servido influyentes personajes que, a los ojos de todos, viven como ciudadanos (y funcionarios públicos) honestos. En ese sentido, la legalización encontraría fuerte oposición de poderosos grupos de interés.

Para Vázquez Mota, el tema debe consultarse con los Estados Unidos pues ambos países deben actuar de manera corresponsable. Es lo que ha demandado Calderón a Washington. En la práctica, sin embargo, la corresponsabilidad funciona entre países pares en capacidad de influencia, no así donde existen relaciones asimétricas como la que mantienen México y Estados Unidos, donde lo que ocurre es sumisión del débil ante el poderoso. Es conocido que Estados Unidos aporta el dinero y las armas, así como el consumo de las drogas, mientras que México ofrece la nota roja de violencia y muertes, además de la producción y las vías de tránsito. Por ello, la corresponsabilidad que pregona Calderón, y que ahora enarbola Vázquez Mota, no significa lo mismo en uno y otro lado. Para López Obrador, por su parte, el asunto debe tratarse, primero, internamente: Lo que debe privilegiarse es el interés de los mexicanos; respetando a otros países pero defendiendo el respeto que México se merece de los demás.

En tanto que Vázquez Mota se aferra al discurso de la corresponsabilidad, López Obrador va a la raíz de las relaciones internacionales al defender el principio de la soberanía. No obstante, ambos se quedan en la medianía; obvian que ninguna postura es ciento por ciento pura. No se debe seguir acríticamente los pasos de Calderón, ignorando que existe un México que demanda cambios en la estrategia contra la inseguridad y el negocio de las drogas; tampoco puede soslayarse que la globalización incide en esos problemas, lo que obliga a una interlocución con otras naciones y a una reflexión sobre la soberanía tradicional.

La discusión sobre este espinoso tema fue por demás interesante, pues aportó indicios sobre el rumbo futuro de la relación de México con los Estados Unidos si alguno de los tres debatientes llega a la presidencia. Por una parte está el mantenimiento del statu quo con Vázquez Mota, y por otra, una readecuación del esquema de colaboración bilateral que atienda aspectos estructurales de base, con López Obrador.

Alternativamente, queda la estrategia que ya esboza el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, al anunciar la inclusión en su equipo de un asesor militar colombiano. Con ese personaje, la guerra frontal contra el crimen organizado transmutaría a una con sazón sudamericano, con todo lo que ello implique; pero que en todo caso, no dejaría de ser guerra ni terminaría con la violencia que ha marcado al actual régimen.

Es factible que el color partidista de quien asuma la presidencia de México sea lo que menos importa a Estados Unidos; empero, la crisis de seguridad que afecta a México produce una preocupante inestabilidad social que ya impacta en la Unión Americana, y eso sí enciende las luces de alerta en Washington. Felipe Calderón y Barack Obama bien pudieron haber discutido el asunto en la reciente reunión del G20 en Los Cabos. El mexicano ya se va pero Obama tiene la opción de repetir en la presidencia, de manera que la elección mexicana debe importarle; lo mínimo que debe cuestionarse es qué tipo de vecino al sur conviene más y qué candidato ofrece mejores garantías de estabilidad social.

A lo anterior hay que agregar que, luego de la reunión del G20, la declaración de Calderón haciendo votos porque la elección presidencial sea limpia y apegada a la ley muestra a un presidente interesado en dejar el cargo con decoro y reconocimiento por parte de la comunidad internacional. Tiene razón, esa sería su mejor tarjeta de despedida de la presidencia, y de presentación en una posible actividad en el exterior.

Volviendo al debate, entre otros temas adicionales, dos se abordaron de manera suave y con franco oportunismo: La atención a las comunidades indígenas y el sector de los jóvenes. Sobre el primero, se vio a una Josefina Vázquez Mota aseverando que conoce perfectamente cada rincón del país, y que los usos y costumbres “tienen que apegarse a los derechos humanos”. A un Andrés Manuel López Obrador reafirmando su trabajo sobre los asuntos indígenas en su estado natal y en sus recorridos por toda la República. Y a un Gabriel Quadri visionando un México indígena trilingüe. Veremos si la próxima administración trata la cuestión indígena, finalmente, con la seriedad que amerita.

El segundo aspecto, la atención a los jóvenes, fue utilizado por los candidatos para posicionarse ante sus interlocutores, pretendiendo recibir su beneplácito y, por supuesto, su voto en la jornada del 1 de julio. En esto hay que subrayar un endeble entendimiento de la emergencia del movimiento juvenil. A la candidata del PAN habría que señalarle que el #YoSoy132 no se integra por menores de edad o huérfanos buscando el regazo materno, como para merecer expresiones condescendientes como “queridos jóvenes” (que nos hace recordar aquel de “querida amiga”); mucho menos se merecen ocurrencias como la de sacar de la manga un gabinete de potenciales colaboradores que, como ella misma reconoció, no estaban enterados, y que por cierto, alguno se pronunció de inmediato rechazando tal posibilidad.

Al candidato del Panal vale decirle que el #YoSoy132 no está conformado por ingenuos como para aceptar la insinuación que ser joven es coincidir con “propuestas liberales” y ser viejo es sinónimo de quedar estancado en principios estatistas. Similarmente al señor López Obrador hay que aclararle que el movimiento sostiene no estar contaminado por ideologías partidistas y voluntarismos como para ser acrítico de sus propuestas y lugares comunes; no se conforma con eso y se lo hizo saber. En resumen, si alguno de los candidatos se presentó al tercer debate pensando que iba a convencer a los jóvenes con palabras melosas, tecnicismos o retórica, pienso que se equivocó.

Es de lamentar la ausencia en el debate del puntero en las encuestas “serias”, el candidato Peña Nieto. Creo que aunque el movimiento se declaró en un momento anti-Peña, no todos compartieron ese pronunciamiento; y aunque así haya sido, los asesores de Peña Nieto debieron considerar su participación en el evento. El argumento insostenible de que no estaban dadas las condiciones para asistir fue contraproducente para Peña (aunque él no lo ve así), pues perdió la oportunidad de mejorar su imagen ante quienes han sido sus más fuertes y auténticos críticos. Al despreciar el encuentro, perdió prácticamente toda oportunidad de tener algún voto de ese importantísimo sector social, justamente el que ahora acelera el cambio democrático que el país demanda. Sobre la excusa para no asistir, habrá que decirle a Peña Nieto que el #YoSoy132 aglutina solamente belicosos pensadores, fabricantes de visiones y planes para cambiar el país. No está constituido por porros que le pudiesen haber representado un peligro mayor, como al parecer supuso.

En lo inmediato, el debate sirvió para que los jóvenes del #YoSoy132 tuvieran una posición clara, y diría yo, definitiva, sobre qué candidato(a) merece su voto. Porque a diferencia de lo que algunos aseguraron de que el movimiento es pro-AMLO, en realidad se integra por una pluralidad de posiciones. Los tres aspirantes lo sabían y por eso atendieron la invitación. Tal vez quienes en un primer momento apoyaban a López Obrador hoy apoyen a Vázquez Mota, o viceversa; o tal vez elijan a Quadri de la Torre. Incluso puede ocurrir que, a escasos días de la elección, el movimiento llegue a consensar hacia quien inclinará su preferencia; porque el voto informado, razonado y conveniente, es una opción real, como lo demuestra el desplegado aparecido ayer en el periódico La Jornada, firmado por personajes de distintas trincheras, partidistas y apartidistas.

Coincido con quienes afirman que quien ganó el debate fue la ciudadanía, y si hubo un perdedor fue precisamente quien rehusó debatir y dejó una emblemática silla vacía.

Concluyo apuntando que hubo fallas técnicas para ver el debate. No obstante, peor que eso fueron los reprobables obstáculos impuestos para tal fin por gobernantes autoritarios. Un ejemplo es lo que ocurrió en el puerto de Veracruz, donde las autoridades locales coartaron a los ciudadanos la posibilidad de ver el evento en la plaza pública. No cabe duda, en estos días, Veracruz es noticia.

*El autor es investigador del Colegio de la Frontera Norte en Baja California

Twitter: @RicSantes

Con voz propia

Sobre el Día de la Independencia, desde el Caracol Bushwick en Brooklyn, NY

Posicionamiento de un activista de derechos humanos en NY sobre la celebración de Independencia en México

Published

on

Francisco Ramírez

Parte del problema de la comunidad mexicana en los Estados Unidos es que tenemos poca memoria. Así soportamos los abusos y la falta de respeto hacia nosotros mismos por nuestras autoridades.

Hablaré sólo por los recientes hechos ocurridos en Nueva York, y tocando la nula y pobre colaboración y reacción del Consulado Mexicano en esta tremenda crisis de pandemia, en donde mientras algunos buscábamos impotentes, a veces, de manera autónoma y con nuestras propias formas y recursos, el cómo apoyar a nuestros paisanos, arriesgando la vida de forma literal.

Nuestras autoridades y servidores públicos, en el confort de su sillón se atrincheraban mudos en sus casas, llenos de terror por la mortal enfermedad. No fue si no hasta el mes de abril que -quizás movidos por nuestra labor en las calles- se animaron a transmitir en Facebook Live para educarnos de cómo teníamos que lavarnos las manos  y así evitar la contaminación.

Más adelante, al mes y medio o casi dos meses, y una vez por el ejemplo ciudadano, se atrevieron a salir a las calles a dar despensas con la falsa bandera de que les importaba la comunidad. La realidad es que no les importamos; la prueba está en que varios paisanos fallecieron y quizás algunos pudieron haberse salvado con la pronta intervención del consulado. No es mentira. Créanlo, con la simple entrega de bebidas energizantes y vitamínicas -como el Ensure- se salvaron algunos.

Más adelante, y sacando pecho, les rendían honores a esas cenizas, esos desconocidos migrantes y trabajadores, como tú y como yo. Se referían a ellos como héroes, en una ceremonia celebrada en la iglesia de San Patricio, en Manhattan. Y ahí no acabó el maquillaje, ya que de manera irrespetuosa y hasta burlona, el cónsul fue directamente a dejar las cenizas a México, pretendiendo demostrar que los migrantes le importamos, y repitiendo el mismo discurso de que eran héroes. En un artículo que describe toda la cronología de estos hechos se refieren a él como “el sepulturero de Nueva York”.

Hoy, en una fecha importante en la historia de México, se prepara un festejo también virtual en el Consulado Mexicano. Parece ser que en esa transmisión echarán la casa por la ventana. Van con todo para hacernos creer que nosotros, los inmigrantes, tenemos patria, y que les importamos. Por ello mi descontento, ya que muchos de nosotros aún les creemos a políticos, al gobierno y sus consulados, cuando en realidad están para ayudarnos. Nos dan atole con el dedo y festejos de “Independencia” como contentillo.

Muchos somos cómplices y solo algunos críticos. Pero la pandemia ha demostrado que para nada los necesitamos, que fue el trabajo de la comunidad que se solidarizó al cien por ciento para enfrentar y aliviar esta crisis que lastimosamente muchos migrantes perecieron.

Los invito a reflexionar, y que mi palabra no se me tome como radical, mal intencionada, divisoria o problemática.  Ya que lo único que vierto es mi pensamiento de lo que veo y vivo, porque yo sí estoy incrustado en la lucha de campo por ya casi tres décadas y jamás me acobardaré para tenderle la mano a un migrante, compañero, necesitado, sea de donde sea.

LOS POBRES NO TENEMOS PATRIA !
LA PATRIA ES DEL RICO!
NO HAY ABSOLUTAMENTE NADA, NADA QUE CELEBRAR!

Continue Reading

Con voz propia

Ante la pandemia, Trump busca votos, no cura

El oportunismo de un mal gobierno

Published

on

Amy Goodman y Denis Moynihan

La humanidad se enfrenta a la peor pandemia en un siglo y se ve obligada a participar en una carrera colectiva sin precedentes por encontrar una cura. Bajo la articulación de la Organización Mundial de la Salud, el desarrollo de vacunas avanza sustentado en una vasta colaboración global. Sin embargo, Estados Unidos está notablemente ausente. En este país, el presidente Donald Trump tiene la intención de lanzar una vacuna antes de las elecciones presidenciales de noviembre, colocando su ansia de poder por encima de las urgentes demandas de la salud pública. Millones de estadounidenses podrían resultar perjudicados si Trump fuerza el lanzamiento de una vacuna antes de que se demuestre que es segura y eficaz.

El contagio del coronavirus afecta de manera desproporcionada a las comunidades afroestadounidenses, latinas e indígenas, exponiendo las desigualdades de larga data y el racismo sistémico en el sistema de salud del país. A pesar de esto, las comunidades de color en Estados Unidos han estado subrepresentadas en los ensayos clínicos de posibles vacunas contra la COVID-19.

Siglos de trato abusivo a manos de investigadores médicos han dejado a las personas de color, con razón, escépticas respecto al proceso experimental. Todo el mundo quiere una cura para la COVID-19 y volver de a poco a la vida tal como la conocíamos. Pero el camino a seguir debe ser inclusivo, ético e inequívocamente libre del racismo y la violencia política de Donald Trump.

El abuso más notorio hacia los afroestadounidenses a manos del sistema médico fue el llamado “Experimento Tuskegee sobre sífilis”. En 1932, el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos reclutó a cuatrocientos hombres afroestadounidenses con sífilis para estudiar cómo era la progresión de la enfermedad cuando se dejaba sin tratamiento. Los sujetos reclutados recibieron placebos sin utilidad para tratar la enfermedad y fueron analizados durante décadas a medida que empeoraban sus síntomas, a pesar de que la penicilina fue identificada como un tratamiento confiable en 1945. La sífilis puede causar desfiguración, demencia, ceguera, dolor crónico extremo y la muerte. Las reiteradas preocupaciones esgrimidas en relación con el nada ético estudio fueron ignoradas, hasta que cuarenta años después de su inicio, en 1972, un investigador médico filtró detalles del experimento a la prensa y se logró finalmente su clausura.

En una entrevista para Democracy Now!, Harriet Washington, autora del libro Medical Apartheid: The Dark History of Medical Experimentation on Black Americans from Colonial Times to the Present (Apartheid médico: la oscura historia de la experimentación con negros estadounidenses de la época de la colonia al presente), expresó: “Es importante entender que había una actitud científica sesgada, a la que podemos llamar ‘racismo científico’. Esta [teoría] postulaba que los negros eran muy, muy diferentes a los blancos, médica y biológicamente. Esto brindó un fundamento no solo para la institución de la esclavitud (la esclavitud probablemente no podría haber persistido sin esta base médica), sino también para el uso de personas negras en la investigación”.

Harriet Washington describe en el libro el experimento de Tuskegee y sus antecedentes históricos; cómo los afroestadounidenses esclavizados, mientras soportaban trabajos forzados, violencia, desnutrición y agotamiento, también fueron sometidos a experimentación médica. Las mujeres esclavizadas sufrieron dolorosos experimentos ginecológicos a manos del Dr. J. Marion Sims, considerado el “padre de la ginecología”. La ciudad de Nueva York finalmente retiró una estatua de Sims del Central Park en 2018. Tras la emancipación, los afroestadounidenses siguieron viéndose obligados a ser parte de estudios médicos, a menudo siendo forzados a participar mientras estaban encarcelados.

La desconfianza hacia las investigaciones médicas creció en la comunidad afroestadounidense después de que se revelara que una línea celular utilizada durante décadas en todo el mundo para la investigación, las llamadas células HeLa, en realidad se tomaron de una paciente afroestadounidense con cáncer llamada Henrietta Lacks, sin conocimiento de ella ni de su familia.

Los afroestadounidenses tienen al menos 2,4 veces más probabilidades que los blancos de morir por COVID-19 y representan al menos el 21% de las muertes por COVID en Estados Unidos. Sin embargo, constituyen solamente el 13% de la población estadounidense, según un estudio de la organización The Covid Tracking Project. Latinos, indígenas estadounidenses e indígenas de Alaska tienen 1,5 veces más probabilidades de morir a causa de la enfermedad que los blancos. En una edición reciente de la revista médica New England Journal of Medicine, un grupo de investigadores escribió: “Mientras nos esforzamos por superar las causas sociales y estructurales de las disparidades en la atención médica, debemos reconocer la subrepresentación de las minorías étnicas en los ensayos clínicos de COVID-19”.

El presidente Trump ha manejado manifiestamente mal la respuesta federal a la pandemia y ha mentido al respecto. Las conversaciones grabadas entre el periodista Bob Woodward y el presidente revelan que Trump había sido informado sobre la gravedad de la pandemia ya para el 7 de febrero, pero decidió restarle importancia a la crisis en declaraciones públicas. En su lugar, realizó incontables mítines para su campaña de reelección en todo el país y no declaró la emergencia nacional hasta el 13 de marzo. Investigadores de la Universidad de Columbia informaron en mayo que más del 80% de las muertes y contagios de COVID-19 en Estados Unidos podrían haberse evitado si el distanciamiento social y otras medidas de control se hubieran implementado solo dos semanas antes.

En medio de una pandemia histórica, una gran recesión que devasta a la clase trabajadora mientras aumenta la riqueza de la clase inversora, con movilizaciones masivas sin precedentes contra el racismo y la brutalidad policial, más unas elecciones críticas a menos de dos meses de distancia, lo último que necesitamos es un aspirante a autócrata como Donald Trump pervirtiendo el esfuerzo mundial para crear una vacuna contra la COVID-19. La investigación debe tener solidez científica, debe ser transparente e inclusiva. Toda vacuna así desarrollada debe distribuirse de manera equitativa en todo el mundo y de forma gratuita.

Continue Reading

Con voz propia

López Obrador devolverá a Chiapas más de 6 mil pesos por cada peso que este estado aportó para sus giras

A pesar de los críticos, López Obrador hará lo que ningún otro presidente hizo para reducir la desigualdad en México

Published

on

Historias para Armar la Historia

Ramsés Ancira

La difusión de un video de la nueva empresa binacional México- Estados Unidos, Latin US menciona cuatro cantidades: 900 mil pesos, de los cuales hay un faltante de 30 mil; luego un millón y dice que con un millón de pesos más se completa el apoyo para los mítines, micrófonos y templetes de Andrés Manuel López Obrador, presumiblemente en Chiapas o tal vez más ampliamente, en el sureste del país.

Sin embargo, casi de inmediato cientos de personas publicaron en sus redes sociales que ellos por voluntad propia, donaban pequeñas cantidades para los gastos de López Obrador. Lo particular es que la entrega de dinero está fechada el 15 de junio de 2015, fuera del tiempo de la campaña electoral presidencial, que habría de empezar 21 meses después. En marzo de 2017.

La razón es que López Obrador no dejó de recorrer el país, con o sin campaña presidencial.

El Presupuesto Federal de Chiapas para 2020 asciende a poco menos de 48 mil millones de pesos, que representan el 3.6 por ciento del total nacional.

Sin embargo, esto es aparte del proyecto del Tren Maya, que cruzará 42 kilómetros de suelo chiapaneco: de Palenque descenderá a Bosque del Cerro y nuevamente ascenderá a Tenosique Tabasco, en este tramo trabajarán más de 10 mil personas pertenecientes a mil 078 comunidades indígenas, lo que tendrá un derrame por concepto de inversión de 13 mil 394 millones de pesos. Esto significa que en caso de que Chiapas hubiera contribuido con 2 millones de pesos para los recorridos de López Obrador en la entidad, recibirá un retorno de 6 mil 697 pesos, por cada peso que le donaron, contando exclusivamente la inversión en los 100 primeros kilómetros del tren maya.

Si las cantidades mencionadas en el reportaje de Carlos Loret de Mola fueran ciertas, ya que no se puede contar el dinero que aparece en sobres cerrados, esto significaría que un solo proyecto de López Obrador, el Tren Maya, le estaría dando al Estado un rendimiento de casi 7 mil por ciento, al mismo tiempo que en plena crisis del Coronavirus se crean miles de empleos.

Por otra parte, la inversión en el Tren Maya, sumada al proyecto de la refinería de Dos Bocas, representa un total de 35 mil millones de pesos. Según el área de estudios económicos de Citibanamex sobre las economías regionales, estas inversiones amortiguarán de manera muy importante los efectos sobre el desempleo que ha causado el Coronavirus.

Pero hay una circunstancia de la que muy poco se ha hablado, con una carretera de menos de 100 kilómetros podría unirse la refinería de Dos Bocas con el tren maya, de tal manera que se podrían establecer rutas de combustible hacia el centro del país, y desde ahí a los estados del Norte y a Centroamérica, con lo que se agilizaría el transporte de combustible dentro y fuera del país; agilizando el movimiento económico y creando miles de nuevos empleos.

Y algo más; aunque se habla de que México está en crisis, esto no es verdad para todo el país, durante 2019 Baja California Sur creció 17 por ciento, y Quintana Roo, gracias al turismo principalmente, 5.2 por ciento, al mismo tiempo que Tabasco, Chiapas y Campeche, entidades por las que atravesará el Tren Maya perdieron el 8.2, el 2.1 y el 1.6 por ciento de su Producto Interno Bruto respectivamente, esto a pesar de ser los estados con más agua y recursos minerales y petroleros.

De esta manera, a pesar de los críticos, López Obrador hará lo que ningún otro presidente en la historia reciente, reducir la desigualdad de los estados del país.

La otra cara de la moneda

Hay por otra parte aspectos legales que representan un problema particular. Dado que el video de Pío López Obrador se grabó en 2015, cuando no había campaña presidencial, el Instituto Nacional Electoral, tiene poca materia jurídica para sancionar.

Por su parte David León, que entrega el dinero, no desempeñaba en ese momento labores de función pública. No se le puede acusar de cabildear para alguien en particular.

El 12 de febrero de 2009, en el Diario Oficial de la Federación se estableció que los partidos políticos podían financiarse  “de las aportaciones obligatorias ordinarias y extraordinarias de sus afiliados, de sus organizaciones sociales, de las cuotas voluntarias y personales que los candidatos aporten exclusivamente para sus campañas, de sus actividades de autofinanciamiento, y los obtenidos mediante colectas realizadas en mítines o en la vía pública, no podrá ser mayor al diez por ciento anual del monto establecido como tope de gasto de campaña para la elección presidencial inmediata anterior, de conformidad con lo establecido en el artículo 78, párrafo 5, del Código”. Los videos no prueban por sí mismos que el dinero haya sido aportado por el entonces gobernador Manuel Velasco Coello,

En las elecciones de 2012, MORENA aún no contaba con registro como partido político, por lo tanto, no recibió presupuesto para la campaña de López Obrador. En 2015, en consecuencia, los dos millones de pesos de los que se hablan en estas grabaciones no representan un porcentaje cuantificable, con relación al financiamiento oficial.

Por otra parte, sería necesario demostrar, como en el caso que se le sigue a Lozoya Thalmann que las grabaciones fueron proporcionadas con el consentimiento de alguien o por orden judicial.

Si fue Pío López Obrador quien utilizó una cámara oculta o un celular ¿Quién las hizo llegar a Latin Us? ¿El propio Pío, o sus comunicaciones fueron intervenidas ilegalmente?

Y hay otro resquicio legal, las Leyes Electorales hablan de donativos de particulares realizados a Partidos Políticos, con penas de prisión de 5 a 15 años, sin embargo, aquí las donaciones, según la grabación, están hechas a una persona física (Andrés Manuel López Obrador) fuera de tiempos de campaña electoral.

Existe un precedente de los diputados perredistas, que el 20 de junio de 2019 demandaron al presidente López Obrador que la extinta Fiscalía Especial para Delitos Electorales había dejado sin efecto el castigo por los cerca de 13 millones de dólares que habría aportado la empresa Odebrecht en 2012 para la campaña de Peña Nieto, porque el delito ya había prescrito.

Así que diga lo que diga el testigo protegido Emilio Lozoya Thalmann y como nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito, Enrique Peña Nieto no sería sujeto a proceso de acuerdo con la Ley, al menos no por los sobornos de Odebrecht.

En cambio, para Rosario Robles a quien no le encuentran propiedades, ni cuentas por su presunta participación en la omisión de delitos cometidos y documentados en la investigación de la Estafa Maestra le quieren imponer 21 años de prisión, porque “ni canta”, ni es “chivata” ni tiene una propiedad en Bosque de Ciruelos, una de las zonas más caras de la Ciudad de México, como sí la tiene Lozoya Thalmann.

Rosario Robles está presa con el argumento de una licencia de manejo, con una dirección falsa, documento que ni los bancos aceptan como identificación para cambiar un cheque de 100 pesos.

Así que ni los principales acusados de Lozoya, ni Pío, tendrán consecuencias de sus actos, pero Rosario sí, no porque se le haya comprobado enriquecimiento ilícito o por delinquir en su beneficio, sino por omisión. Una interpretación muy conveniente de las palabras de Benito Juárez, cuya nueva versión es “a los amigos justicia y gracia, a los enemigos justicia a secas, aunque sea con licencias de manejo hechizas con fotos tomadas de Internet”, como sucedió con Rosario Robles Berlanga, a consideración del juez que casualmente también es sobrino de la diputada Dolores Padierna, casualmente también, esposa de otra persona grabada con portafolios donde sí se ve el dinero y no solo sobres amarillos. 

Continue Reading

El Falso Caso Wallace

Solidarízate con Los Ángeles Press.

Los Ángeles Press es periodismo independiente y sin fines de lucro. Tú puedes ayudarnos a mantenerlo vivo, para seguir informando con libertad.

Desde Estados Unidos, por Wells Fargo Zelle al correo glizarraga27@hotmail.com

Desde México, por BBVA Bancomer a la cuenta num. 4152 3135 0116 2270

Desde cualquier otro país por Paypal




Desaparecidas de la morgue

Trending

A %d blogueros les gusta esto: