Connect with us

Mexico Violento

El “silencio forzado” de los periodistas en México

Un video que da cuenta de los riesgos que viven los periodistas en México al hacer su trabajo.

Published

on

Por Guadalupe Lizárraga

MÉXICO, DF.- “Silencio forzado” es un videoreportaje sobre las precarias condiciones de seguridad de los periodistas en México. La historia es bastante conocida. Versa sobre el acoso de los policías, el hostigamiento por parte del gobierno, de funcionarios, del crimen organizado y de militares para coartar la libertad de expresión. Todo aquél interesado en que la verdad no se difunda tiene motivos para agredir a un periodista, y sabe que su crimen en este país será impune.

Foto:alt1040.com

La cifra de agresiones a periodistas que Artículo 19, la organización productora del documental es espeluznante: 567 agresiones a periodistas en este sexenio que está por concluir. Y sin embargo, con toda seguridad, no están registradas todas las agresiones cometidas. Tan sólo en este espacio, en Los Ángeles Press, hemos dado cuenta, en nuestra corta vida de cuatro meses, seis casos de exilio reciente en Canadá y Estados Unidos y dos expulsados por amenazas de muerte y acoso, más un caso de Oaxaca.

Las autoridades migratorias de Canadá y Estados Unidos dicen que el solicitante de asilo debe mostrar evidencias por las que llega a tener “un miedo real, creíble,” por hacer su trabajo en su propio país. Entre los casos más difundidos de quienes se vieron obligados a salir de México, se encuentra el de Olga Wormat, quien ha sufrido constantes amenazas, ella, sus hijos y su colaborador. Ahora está con la organización Artículo 19, y se encuentra aparentemente fuera de peligro.

Pero hay otros casos inmediatos, cercanos. Karla Lotinni (Canadá), Juan Francisco Belmont (Canadá), Luis Horacio Nájera (Canadá), César Joaquín Luna (Estados Unidos) , Dolores Dorantes (Estados Unidos) y Javier Juárez (España), amenazado este último a través de mi persona, Guadalupe Lizárraga, son periodistas que han sido agredidos o amenazados y que no se han registrado oficialmente en las cifras que recogen los organismos de derechos humanos en México. ¿Podemos preguntarnos por los casos en Texas, en Arizona, en Utah, en Chicago? ¿Y los de España y otros países? ¿Y lo que están aún en México en completo silencio? ¿Qué tienen que hacer los periodistas para que sus agresiones sean consideradas como violaciones a su libertad de expresión, aún cuando ya no se encuentran físicamente en México?

Foto: alt1040.com

¿Para qué denuncio, si son los mismos?

Muchos periodistas prefieren guardar silencio o cambiar de profesión: “esperar a que las cosas se calmen”, dice un periodista de Mexicali, recientemente agredido que pide guardar su identidad. Otro videoperiodista de Ciudad Juárez señala que él prefiere “entrevistar a las madres de desaparecidas, pero a ningún funcionario de la fiscalía”. A este periodista, de quien también guardamos su identidad porque aún se encuentra en peligro, lo torturaron junto con su hijo, a la orilla de una carretera. Fueron “unos hombres vestidos de negro, con botas de militares y algunos vestidos de civiles, pero todos con capuchas”. Los acostaron sobre el suelo y les dieron de tablazos “en todo el cuerpo”. Traían radios y se reían de ellos y los insultaban, para que “le bajara de huevos”, le dijeron, y él sólo pedía que a su hijo de 20 años no le hicieran nada.

Al periodista le quitaron su Ipod, su computadora portátil y su celular. Los amenazaron y los dejaron ir en su mismo auto, “apenas si podíamos movernos”, cuenta. Cuando llegaron a su casa, lo primero que hizo fue hacer las gestiones para cambiar de domicilio y poner a salvo a su familia. “¿Para qué denuncio, si son los mismos?”, dice, y que por eso prefiere cubrir temas sin riesgo.

La periodista Claudia Yadira Alemán Almanza, radicada en Miguel Alemán, Tamaulipas, quien también ha colaborado en nuestro medio, denunció en las redes sociales, el 9 de agosto de 2011, que el presidente municipal de esta ciudad, Ramón Rodríguez Garza, pidió su renuncia al periódico local donde trabajaba. Su jefa de información le envió un mensaje por texto que le decía que “ella ya no debía estar en la ciudad”.

Esta periodista, víctima de acoso,  se refirió a ciudades como Ciudad de Mier, Camargo, y Guerrero, de ser “pueblos fantasmas”, y dijo que eran donde vivían las mujeres y esposas de “Los Zetas”, con sus hijos, y junto con las familias de migrantes, padecían el rechazo de las escuelas y de las iglesias, incluso de cualquier grupo de la sociedad. Nada que no se sepa, pero cuando un periodista lo pone en papel o en línea, la información cambia de tono.

Foto: LAPress

El acoso policial a periodistas digitales

Los periodistas de El Comienzo, en su versión digital, también fueron amenazados y hostigados por policías locales de Oaxaca. La reportera Kerly Cruz Campo, denunció en entrevista a Los Ángeles Press, la información a detalle. Una situación delicada, especialmente cuando ya tienen el antecedente de haber sido físicamente agredidos, en el caso del padre de la reportera, Emeterio Marino Cruz, a quien los policías golpearon brutalmente dejándolo en coma durante quince días.

Para los periodistas digitales, las amenazas de muerte y el hostigamiento no son diferentes. Somos agredidos de igual manera, y algunos casos con mayor saña, porque a través del Internet y las redes sociales, el control de la información es prácticamente nulo por parte de los agresores, pero también   estamos más localizables o más vistos. Además, los agresores utilizan las mismas redes para hostigar. De tal manera, que la única forma de detener la información es directamente agrediendo al periodista.

Por otra parte, hay todavía cierta resistencia en algunos círculos de profesionales a considerar el trabajo de un reportero digital como periodismo. Pese a que las nuevas tecnologías han sido una manera óptima de fortalecer el trabajo en investigaciones sobre todo las de mayor riesgo, se demerita frente al reportero que in situ logra la noticia. Generalmente, ello hace que se ponga menos atención en la seguridad de los periodistas digitales o se cree que el riesgo es menor . La dramática situación de la periodista de Nuevo Laredo, torturada y degollada por denunciar en las redes al crimen organizado, Elizabeth Macías, ha sensibilizado un poco sobre estos riesgos. Pero aún es una batalla abierta.

La burocracia de la denuncia

Situaciones como las de acoso laboral, de policías y de funcionarios públicos, han pasado a ser cotidianas en la vida de los periodistas en México, y no quedan registrados oficialmente. Muchos de ellos quedan en sólo amenazas, pero se quedan sin trabajo, o se ven obligados a cambiar de domicilio o de ciudad para preservar sus vidas y las de sus familias.

Los organismos de defensa de los derechos humanos enfocados en la libertad de expresión y seguridad de los periodistas también son un blanco de agresiones, y prefieren trabajar con los casos más mediáticos, porque saben que la visibilidad de la amenaza es una manera también de protección. Sin embargo, para los periodistas que cubren información local, como en los casos mencionados, están más expuestos a la agresión, sin defensa efectiva.

Para poner una denuncia ante el Ministerio Público, por ejemplo en Ciudad Juárez, describen que es estar hasta cuatro o más horas para que la atiendan. Y los mismos agentes ministeriales, hacen comentarios como “que poquito aguantas”, o “nomás por eso te vienes a quejar”. Son comentarios que después de una amenaza de muerte o de una golpiza, resultan intimidatorios para la víctima y para sus familiares. Una situación similar sucede con la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Chihuahua, con Gustavo de la Rosa, de quien se han quejado, incluso madres de desaparecidas por su falta de sensibilidad y profesionalismo en la atención a estos casos.

En el caso de Javier Juárez, periodista español y colaborador de nuestro medio, fue amenazado indirectamente, estando él dentro de Ciudad Juárez, con las autoridades de la fiscalía de Chihuahua. La amenaza de muerte fue recibida por la editora del medio, en Los Ángeles, California, diciendo que lo iban a secuestrar y a matar por los reportajes de las “Mujeres guardadas en la morgue”. Una vez, que estuvo a salvo, el periodista tuvo que ir a la Ciudad de México a la Comisión Nacional de Derechos Humanos para “levantar” la queja y dejar el registro. Este trámite, sin embargo, no todos lo periodistas, sobretodo los locales, están en condiciones de realizarlo. Ni económica ni anímicamente es posible en todos los casos.

El organismo civil Artículo 19 y el equipo de producción Filmaciones de la Ciudad, mantuvieron el anonimato en sus nombres en este videoreportaje, porque en México, confirman, el riesgo que corren sus vidas al denunciar una realidad muy diferente a la que cuenta el presidente Felipe Calderón es mayúsculo.

 

Estados Unidos

Gobernador de Texas denuncia incumplimiento en pago de agua por parte de México

Reclama Texas incumplimiento en pago de agua

Published

on

Por Federico Martínez Vargas/La Opción de Chihuahua

Chihuahua.- El gobernador de Texas, Greg Abbott, envió una carta al secretario de Estado estadounidense Michael R. Pompeo, en denuncia de la falta del pago de agua por parte del gobierno de México.

De acuerdo al documento, México no ha cumplido con entregar las aguas internacionales del Tratado del Río Bravo que se adeudan desde el quinquenio anterior.

En la carta, con fecha del 15 de septiembre, se hizo mención de que si no se entrega el agua acordada, los productores Del Valle del Río bravo, verán afectados sus cultivos.

Otro de los señalamientos que hace el mandatario texano, es que es imperativo que México cumpla con el tratado de 1944, ya que desde el quinquenio anterior se ha negado a hacerlo.

Continue Reading

Con voz propia

Sobre el Día de la Independencia, desde el Caracol Bushwick en Brooklyn, NY

Posicionamiento de un activista de derechos humanos en NY sobre la celebración de Independencia en México

Published

on

Francisco Ramírez

Parte del problema de la comunidad mexicana en los Estados Unidos es que tenemos poca memoria. Así soportamos los abusos y la falta de respeto hacia nosotros mismos por nuestras autoridades.

Hablaré sólo por los recientes hechos ocurridos en Nueva York, y tocando la nula y pobre colaboración y reacción del Consulado Mexicano en esta tremenda crisis de pandemia, en donde mientras algunos buscábamos impotentes, a veces, de manera autónoma y con nuestras propias formas y recursos, el cómo apoyar a nuestros paisanos, arriesgando la vida de forma literal.

Nuestras autoridades y servidores públicos, en el confort de su sillón se atrincheraban mudos en sus casas, llenos de terror por la mortal enfermedad. No fue si no hasta el mes de abril que -quizás movidos por nuestra labor en las calles- se animaron a transmitir en Facebook Live para educarnos de cómo teníamos que lavarnos las manos  y así evitar la contaminación.

Más adelante, al mes y medio o casi dos meses, y una vez por el ejemplo ciudadano, se atrevieron a salir a las calles a dar despensas con la falsa bandera de que les importaba la comunidad. La realidad es que no les importamos; la prueba está en que varios paisanos fallecieron y quizás algunos pudieron haberse salvado con la pronta intervención del consulado. No es mentira. Créanlo, con la simple entrega de bebidas energizantes y vitamínicas -como el Ensure- se salvaron algunos.

Más adelante, y sacando pecho, les rendían honores a esas cenizas, esos desconocidos migrantes y trabajadores, como tú y como yo. Se referían a ellos como héroes, en una ceremonia celebrada en la iglesia de San Patricio, en Manhattan. Y ahí no acabó el maquillaje, ya que de manera irrespetuosa y hasta burlona, el cónsul fue directamente a dejar las cenizas a México, pretendiendo demostrar que los migrantes le importamos, y repitiendo el mismo discurso de que eran héroes. En un artículo que describe toda la cronología de estos hechos se refieren a él como “el sepulturero de Nueva York”.

Hoy, en una fecha importante en la historia de México, se prepara un festejo también virtual en el Consulado Mexicano. Parece ser que en esa transmisión echarán la casa por la ventana. Van con todo para hacernos creer que nosotros, los inmigrantes, tenemos patria, y que les importamos. Por ello mi descontento, ya que muchos de nosotros aún les creemos a políticos, al gobierno y sus consulados, cuando en realidad están para ayudarnos. Nos dan atole con el dedo y festejos de “Independencia” como contentillo.

Muchos somos cómplices y solo algunos críticos. Pero la pandemia ha demostrado que para nada los necesitamos, que fue el trabajo de la comunidad que se solidarizó al cien por ciento para enfrentar y aliviar esta crisis que lastimosamente muchos migrantes perecieron.

Los invito a reflexionar, y que mi palabra no se me tome como radical, mal intencionada, divisoria o problemática.  Ya que lo único que vierto es mi pensamiento de lo que veo y vivo, porque yo sí estoy incrustado en la lucha de campo por ya casi tres décadas y jamás me acobardaré para tenderle la mano a un migrante, compañero, necesitado, sea de donde sea.

LOS POBRES NO TENEMOS PATRIA !
LA PATRIA ES DEL RICO!
NO HAY ABSOLUTAMENTE NADA, NADA QUE CELEBRAR!

Continue Reading

MÉXICO

Mentiras y violencia contra sus hijas: la otra historia de la activista Kika Flores

La vida de Nicteha Flores, entre mentiras y violencia doméstica hacia sus hijas

Published

on

Por Guadalupe Lizárraga

Erika Nicteha Flores Gutiérrez, conocida en el Estado de México como Activista Kika Flores, se presentó recientemente en entrevistas y redes sociales como madre de una joven asesinada y propietaria de la Fundación Iris, refugio para niñas y niños, víctimas de violencia sexual. Fue una de las convocantes a la toma de las instalaciones de los organismos de derechos humanos de Ecatepec y Ciudad de México, apenas un mes después de la misteriosa muerte de su hija Fátima Chacón Flores, a los 16 años, a quien dijo no haber podido velar por “culpa del Covid”, según su post, y le habían entregado los restos cremados.

La convocatoria de Kika Flores para tomar las instalaciones de las comisiones de derechos humanos inició el 6 de septiembre de 2020, con un sin número de compartidas en Facebook, y la principal difusión fue por activos de FRENA, Movimiento AntiAMLO, dirigido por Gilberto de Jesús Lozano. El objetivo era destituir a las funcionarias públicas Grisel Barrientos, directora del Instituto Municipal de la Mujer, a Sandra Pacheco, de la Fiscalía de Género y a Rosario Piedra Ibarra, presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Después de la toma y quema de las oficinas de Ecatepec, el 11 de septiembre, y de las denuncias por represión de policías estatales, el 14 de septiembre, las activistas se movilizaron en mensajes privados para retirar los mensajes de Kika Flores en los que convocaba al evento. La instrucción era retirar la evidencia de su convocatoria en las redes.

En entrevista radiofónica con Paola Rojas sobre la represión policial denunciada después de la toma de las comisiones de derechos humanos, la conductora de noticias enfatizó a la activista: “además estás embarazada”, y en las redes sociales se escribió que había sido golpeada en la detención por el fiscal de Atizapán, y que su embarazo era de ocho meses. Sin embargo, una fuente –de la que nos reservamos su identidad por el riesgo en que se encuentra– detalló a Los Ángeles Press sobre la simulación del embarazo de Kika Flores, y dijo que ella misma había comentado en un reducido grupo que se había ligado las trompas de Falopio para evitar otro embarazo. Pero “son los mismos miembros de FRENA los que difunden esa información de Kika”, apuntó.

 

Flores tiene seis hijos, y un nieto que adoptó de Fátima Chacón Flores, la hija fallecida a los 16 años, y que tuvo su hijo a los 12. El esposo de Kika, Alejandro Chacón, le quitó la custodia legal de sus hijos por abandono. Pero también Kika Flores demandó a su hija Fátima por maltrato al menor y abandono, y peleó la custodia de su nieto, ya hoy de dos años, de acuerdo con la siguiente evidencia.

Demanda de Erika Nicteha Flores a su hija menor de edad por maltrato abandono a su hijo.

“Nunca el gobierno nos ha apoyado en nada”

Además del nieto, Kika Flores tiene bajo su resguardo a otros tres niños, que estuvieron reportados como desaparecidos con la alerta Ámber en Ixtlahuaca, Estado de México. De acuerdo con su propia información, son los niños que llevó a la toma de las instalaciones de los organismos de derechos humanos. Flores señaló en la entrevista con Rojas que los niños habían sido víctimas de abuso, y los tenía en el refugio de la Fundación Iris para atenderlos.

Flores también destacó que nadie le ayudaba en su manutención ni a darles educación, y que el gobierno nunca la había ayudado en nada. La periodista insiste en la pregunta: “¿Ninguno de los tres niveles de gobierno?” Y Flores responde: “¡Ninguno!”. Sin embargo, entre las evidencias recabadas por Los Ángeles Press, existe un documento oficial del Gobierno de la Ciudad de México, durante el periodo de Enero a Diciembre de 2018, que se corrobora parte de la ayuda recibida por ser “víctima de derechos humanos”, con un monto de 30,300 pesos (1,450 dólares aproximadamente).

Sobre “los golpes a niños”

A pregunta de la conductora, Kika Flores señaló también que sus nietos fueron golpeados por los policías, el de un año, y el de tres (hijo de su hija fallecida). Lo mismo señaló en el caso de su hija Erika, que “fue golpeada por los policías cuando intervino para que no la golpearan a ella”. Los golpes que supuestamente recibió su hija Erika fueron “en las costillas y sangraba de las rodillas”.

Rojas preguntó sobre el caso de Fátima, fallecida hace un mes, si había avanzado en las investigaciones, y si era por lo que se encontraba en la toma de las instalaciones de la comisión de derechos humanos. Kika Flores, sin ninguna alteración emocional, negó que el motivo de su protesta fuera por el asesinato de su hija. Dijo que estaba pidiendo la destitución de la directora del Instituto Municipal de la Mujer, Grisel Barrientos, a quien acusó de haber golpeado a Fátima, provocándole un supuesto aborto. En abril de 2019, fue grabada la trifulca en que supuestamente fue agredida la menor por la funcionaria, pero se observa en el video que fue la joven la agresora.

 

 Sobre la hija muerta

La historia de Fátima Chacón Flores tiene aristas misteriosas. Fue reportada como desaparecida el 10 de noviembre de 2018, cuando tenía 15 años, y se activó el alerta Ámber. Sin embargo, Fátima no sólo había sido demandada por su madre para quitarle la custodia de su hijo, sino además fue exhibida por ella en redes sociales como una joven con problemas de adicción inducida supuestamente por su padre y expuso fotografías de su nieto, aparentemente maltratado y con sangre en la nariz.

Los misterios de la desaparición de Fátima llaman la atención porque su madre Ericka Nicteha Flores ha tenido el apoyo de la senadora del PAN Rosi Orozco, entre otras políticas y activistas dedicadas al tema de la trata. La misma experiencia de Flores le ha valido reconocimiento público como derecho-humanista en la Cámara de diputados por defender presuntamente a menores víctimas de abuso sexual y tráfico. Sin embargo, siendo una activista de poder de convocatoria como recién lo demostró con la toma de instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos en Ecatepec, en la desaparición de su hija no emprendió acción alguna más allá del reporte de desaparecida y en ciertos medios.

Reportada como desaparecida el 2 de noviembre de 2018

En el transcurso del mes de agosto de 2020, en las redes sociales, Flores se ha referido a su hija con tres mensajes amorosos. No obstante, en mensajes privados con personas muy cercanas a Fátima revelaron el maltrato de la activista a su hija para retirarle la custodia del bebé, y cuestionaron el segundo embarazo de la adolescente de 15 años, después de haber sido reportada como desaparecida en 2018.

En el perfil de otra de las hijas de Kika Flores, Iris, le reclama “las mentiras” en las que las ha involucrado, incluso a sus nietos. Y le pide que le regrese el hijo a su hermana Fátima.

Exposición de su familia

Mensajes de despedida a Fátima

Después de señalar a su familia, Kika Flores ha publicado algunas notas amorosas dedicadas a su hija Fátima por su muerte, incluso explica que no la pudieron velar por “culpa del Covid”, poniendo en su red que la imagen de una veladora, un ramo de flores y una cajita. En uno de los mensajes, se refiere a su hija y a la pareja de su hija también como fallecido, y alude que ella cuidará de su hijo.

Reclamos de sus hijas

Una de las hermanas de Fátima Chacón, reclaman a su madre Kika Flores de mentir, de hacerles daño a los hijo sy a los nietos, y el abandono en el que las tuvo.

Mensaje fúnebre de Kika Flores a su hija, en contraste con el de personas cercanas a Fátima.

 

Continue Reading

El Falso Caso Wallace

Solidarízate con Los Ángeles Press.

Los Ángeles Press es periodismo independiente y sin fines de lucro. Tú puedes ayudarnos a mantenerlo vivo, para seguir informando con libertad.

Desde Estados Unidos, por Wells Fargo Zelle al correo glizarraga27@hotmail.com

Desde México, por BBVA Bancomer a la cuenta num. 4152 3135 0116 2270

Desde cualquier otro país por Paypal




Desaparecidas de la morgue

Trending

A %d blogueros les gusta esto: