Connect with us

Últimas noticias y en vivo

Jordania abre refugio para miles de sirios desplazados

Un nuevo refugio fue construido en Jordania en tiempo récord para asistir a miles de sirios que huyen de la guerra civil de su país

Published

on

Acnur Siria Foto Mc Donell /PES

PES.- Mientras continua el flujo de salida de sirios, la vecina Jordania abrió el domingo un nuevo campo en tiempo récord para aliviar la presión en los asentamientos de la frontera que están acogiendo a miles de refugiados sirios, informa la Agencia para los Refugiados de Naciones Unidas (Acnur).

Hasta este fin de semana, unos 10.000 refugiados sirios estaban viviendo en cuatro centros de tránsito saturados cercanos a la frontera entre Siria y Jordania. Otras 1.500 personas están llegando cada noche a través de cruces fronterizos no oficiales, la mayoría procedentes de Deraa, en el sur de Siria. Se ha informado de que ha habido tiroteos contra refugiados que intentaban huir. La cifra de refugiados procedentes de Damasco también ha aumentado tras los acontecimientos de la semana pasada.

Muchos de los refugiados han sido alojados y apoyados por la comunidad local jordana. Pero dado el gran flujo de llegadas los limitados recursos y las frágiles infraestructuras de la comunidad local han alcanzado el límite de su capacidad.

Teniendo en cuenta que las instalaciones y las familias de acogida están al límite, las autoridades de Jordania y las organizaciones locales han pedido a Acnur y a sus socios que levanten un nuevo campo, el primero desde que comenzó la crisis de refugiados iraquíes . Los trabajos empezaron el primer día del mes sagrado de Ramadán, el 20 de julio. El gobierno de Jordania, la Organización de Caridad Hachemita de Jordania, la Sociedad Jordana de Asistencia Sanitaria, Acnur, Unicef, el PMA y otros socios han trabajado incansablemente para acelerar la apertura del campo. Con temperaturas abrasadoras de hasta 45ºC, los equipos han tenido que trabajar por la noche para levantar las tiendas, poner a punto las instalaciones de agua y saneamiento y levantar grandes almacenes.

Nueve días después se abrió Za’atri, un campo situado en medio de un desierto azotado por el viento y cercano a Mafraq, en el norte de Jordania. Más de 750 refugiados han sido trasladados hasta ahora desde dos centros de tránsito hasta el nuevo campo. Muchos de los movimientos se hacen entre las 9 de la noche y las 5 de la madrugada para evitar el calor del día. El campo, que puede albergar por ahora a 10.000 refugiados, podrá acomodar hasta 113.000 personas una vez sea completado.

“Cada vez vemos más mujeres y niños, la mayoría han sufrido enormemente en Siria. Obviamente no queremos alojar en Za’atri a refugiados que ya han sufrido tanto, pero no tenemos otra alternativa” dice Andrew Harper, representante de Acnur en Jordania. “Somos los primeros en admitir que este es un espacio caluroso y desolado. Nadie quiere trasladar a una familia que ya ha sufrido tanto a una tienda de campaña en medio del desierto, pero no tenemos más opciones. Estamos preparados para ofrecerles asistencia básica y la máxima protección, pero tenemos que trabajar con lo que hay”.

El gobierno de Jordania estima que unos 140.000 refugiados sirios han entrado en el país desde marzo del año pasado. Más de 38.883 de ellos están recibiendo protección y asistencia; el resto no están registrados.

En total, unos 130.000 refugiados sirios han sido registrados en la zona hasta ahora. La mayoría de ellos dependen completamente de la ayuda humanitaria. Para responder a sus necesidades en Jordania, Líbano, Irak y Turquía, las Naciones Unidas y las ONG han solicitado 193 millones de dólares bajo el Plan de Respuesta Regional para Siria. Este plan sólo se ha financiado al 33% y probablemente sea revisado en los próximos meses para reflejar las crecientes necesidades de la población refugiada siria.

Fuente: Periodistas en Español

Investigaciones

IPPNW- México no reconoce a Alfredo Jalife como Premio Nobel de la Paz 1985 ni como miembro

La Asociación Internacional de Médicos por la Prevención de la Guerra Nuclear, en su sección México, aclara que Jalife no es reconocido como Premio Nobel de la Paz 1985

Published

on

Por Guadalupe Lizárraga

CIUDAD DE MÉXICO.- El destacado médico cirujano oftalmólogo y coordinador de la asociación internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear (IPPNW-México), Jans Fromow Guerra fue consultado por Los Ángeles Press, sobre la polémica que se ha despertado entre la comunidad intelectual mexicana respecto a si Alfredo Jalife Rahme Barrios es, realmente, Premio Nobel de la Paz 1985, duda que surgió después de que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) confirmara la inexistencia de su historial académico como médico cirujano y de posgrado en Psiquiatría, tal como lo ha sostenido en diferentes foros públicos y ante diversos juzgados de la Ciudad de México.

Fromow-Guerra, miembro de la campaña antinuclear ganadora del Premio Nobel de la Paz 2017, explicó que el señor Jalife Rahme había sido muy cercano al doctor Manuel Velasco Suárez –referido como “médico, neurólogo-neurocirujano, político mexicano, fundador del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía de la Secretaría de Salud que lleva su nombre, y Gobernador del estado de Chiapas”– participante del activismo contra las armas nucleares por lo que recibiría el Premio Nobel de la Paz 1985, otorgado a IPPNW, a través de Bernard Lown y Eugene Chazov”. Evento, al que lo acompañó Alfredo Jalife Rahme.

De acuerdo con la información aportada por el investigador clínico, Velasco Suárez fundó en 1981-1982 la asociación Médicos Mexicanos para la Prevención de la Guerra Nuclear (MMPGN), filial de la federación de asociaciones médicas supranacionales, fundada en 1980, la International Physicians for the Prevention of Nuclear War

El doctor Fromow Guerra recordó que fue donde conoció a Jalife en 1991, cuando Fromow se incorporó al IPPNW, siendo todavía un estudiante, invitado directamente por Velasco Suárez. En ese entonces, Jalife “ya se dedicaba al análisis internacional, de allí que estuviera en el círculo interno del doctor Velasco”.

También señaló Fromow Guerra que la última vez que convivió con Jalife fue en un Congreso Mundial de IPPNW, en París, en el año 2000, donde Jalife acompañaba nuevamente al doctor Velasco.

“Al poco tiempo del 2000, muere el doctor Velasco y nadie del grupo original continúo trabajando en los aspectos nucleares salvo mi persona y el grupo de médicos jóvenes que formé. La AC de MMPGN quedó dentro de la familia del Doctor Velasco y nunca pudimos hacer que se transfiriera su control para seguir laborando en este objetivo de abolir las armas nucleares”, mencionó.

Fromow Guerra, quien lideraba el grupo de activistas contra las armas nucleares, continuó el trabajo de Velasco Suárez, por medio de la creación de una nueva asociación, que fue oficialmente reconocida por la IPPNW, llamada IPPNW-México Bienestar Sin Armas Nucleares. En esta filial, enfatizó el investigador, que nunca ha participado Jalife Rahme.

Sobre los principios ideológicos y de ética de la IPPNW

Manuel Velasco Suárez, de acuerdo con artículos de la revista de la asociación, publicados en el 2000, era un activista antifascista. Sin embargo, para entonces, Alfredo Jalife Rahme era auspiciado por organizaciones de Lyndon Larouche, connotado fascista en Estados Unidos, a través del Schiller Institute, de la fundación Lauroche. A la pregunta de esta periodista de si era posible que los afiliados a la IPPNW pudieran tener posturas ideológicas opuestas y convivir en los mismos proyectos, el investigador Fromow Guerra explicó que el único objetivo de la IPPNW global, de la que fue vicepresidente, es la abolición de las armas nucleares.

“Puede participar todo aquel que aporte siempre y cuando sea desde la no violencia, el respeto a los derechos humanos, la equidad de género y el respeto al medio ambiente. Cualquier postura fascista, totalitaria, violenta o sus variantes son incompatibles con nuestros objetivos y nuestros métodos”, señaló el investigador. 

En La Declaración de Moscú, presentada en 1987, en el Séptimo Congreso Mundial de la IPPNW, el cual no está firmado por Alfredo Jalife, se ratificaba el apoyo a todas las propuestas orientadas a prohibir nuevas armas nucleares y a eliminar o restringir las existentes. También se señalaba en el pronunciamiento su firme oposición a todas las armas nucleares en todos los lugares, principios que declaran seguir en la actualidad.  

Sobre la membresías a la IPPNW

Respecto a la membresía a la IPPNW , explicó Fromow Guerra, que es a través de sus filiales, y en el caso de México de IPPNW-Mexico, “se requiere una solicitud, pedimos curriculum, documentos probatorios, y claro que debe ser gente que no tenga negativos de conductas contrarias a nuestros principios y objetivos”. 

Jans Fromow Guerra, Consejero Internacional IPPNW -ONG Premio Nobel de la Paz 1985 y Miembro Activo de la International Campaign for Abolishing Nuclear Weapons (ICAN), organización no gubernamental que obtuvo el Premio Nobel de la Paz 2017. Es Médico Cirujano Oftalmólogo Especialista en Retina y Vítreo, Investigador Clínico. SNI 1. APEC, Presidente del Comité de Investigación APEC, Presidente 2013 de la Asociación Mexicana de Retina, y Presidente 2013 del Colegio Nacional de Investigación en Ciencias Visuales MARVO.

La IPPNW es una federación mundial de organizaciones médicas, apartidistas, dedicadas a la investigación, educación y lucha concerniente a la prevención de la guerra nuclear. En sus principios, señala la búsqueda de prevención de todas las guerras, promueve la resolución no violenta de los conflictos, y procura minimizar los efectos de la guerra y la preparación para la guerra en la salud, el desarrollo y el medio ambiente.

Continue Reading

Con voz propia

La Honorabilidad de Vicente Serrano y la del Capitán Malagón

En un contraste de honorabilidades, sobre Vicente Serrano y el capitán Malagón, podemos saber quién es quién

Published

on

Enrique Domínguez Gutiérrez

Vicente Serrano se ha erigido como un referente para un buen sector de la población que vive “harta” de las noticias tradicionales. Hay realidades interesantes en los temas abordados, ha tenido la tenacidad para crecer sus canales “Sin censura Media” y “Sin Censura TV” con más de millón y medio de suscriptores en el primero y 635 mil en el segundo. La información por lo general se transmite a través de su programa “Sin Censura TV” y realiza pequeñas cápsulas en “Sin Censura Media” con una duración no mayor a 15 minutos que se gesta a partir de su llamado a David con una peculiar frase: “Grábeme Don David”.

En honor a la verdad, resulta digno señalar que en lo particular hay puntos de coincidencia y participación de colaboradores que enriquecen y hacen ameno el programa. El lenguaje coloquial empleado es magnético como una manera pronta de obtener seguidores y admiradores, la identificación es el efecto logrado para quienes tienen la intención de vociferar desahogos de difícil articulación, sobre todo para quien no es ducho en la cuestión política. 

Hay elementos que proveen una consecuencia esencial para lograr hasta cierto punto un éxito por cuestiones cuantitativas, aunque ello no implique lo cualitativo. Ciertamente, hay logros señalados con antelación, sin embargo, hay puntos oscuros donde esa idea errónea de crecimiento solo es un espejismo fundamentado en una frívola visión de fama sin alma, aprovecharse de ella para el golpeteo es una perversidad.

El poder del micrófono representa un arma de doble filo, basta un pronunciamiento viperino hacia alguien, para que la consecuencia sea devastadora para la víctima, muchos seguidores a ultranza suelen ser más violentos que la razón misma, actos irreflexivos y ataques despiadados suelen ser la panacea para alguien carente de reflexión, por ello, la responsabilidad debe de ser parte importante en ese rigor periodístico y hacer las conexiones “necesarias” antes de emitir juicios y ataques despiadados a colegas que simpatizan por la causa pero no en los modos.

“Ya estamos listos para hablar como los chayoteros no se atreven, no les interesa o no les conviene porque no van a morder la mano que les da de tragar”, “no deje que le den más de lo mismo”, “Le duela a quien le duela, le pese a quien le pese” “No tengo amigos en la política” y “no tengo pelos en la lengua”, son frases “pegadoras”, incluso “populistas”, como dirían los de la hoy oposición.

La crítica siempre es algo halagador cuando se trata de asimilar y como área de oportunidad; a diferencia de las críticas sin argumento ni sustento que quedan en difamaciones y calumnias.

Pero hay situaciones que son difíciles de entender con Serrano, que no se pueden concebir como parte de una trayectoria de quien se pretende vender como “honorable” cuando hay errores garrafales que ponen en entredicho esa virtud, las bases para sustentar sus dichos son inexistentes en la mayoría de las veces. En ocasiones tienen el criterio y la luz naturalmente razonable genera en el lector informado la jerarquización de prioridades, y tener un sentido crítico a cualquier periodista, escritor o político.

Serrano y el capitán Malagón

Una declaración del Capitán de Infantería Vladimir Ilich Malagón Rendón, sobreviviente de tortura y encarcelamiento injusto, puso entredicho la verborrea de su “honorabilidad” al citar a Gunter Castillo (colaborador de Serrano) solicitando -a nombre de él- 10 mil pesos para “sobornar custodios y un lugar para la entrevista”. Como el capitán no contaba con ese dinero en prisión, la información del capitán sobre Javier Lozano Alarcón, como lavador de dinero de Cártel de Sinaloa, no salió por el micrófono de Serrano, hasta después de que Guadalupe Lizárraga lo hiciera público. Como consecuencia ante la denuncia, los ataques a Lizárraga fueron feroces a tal grado que hacían señalamientos, juicios, insultos, calumnias y alusiones sexuales hacia la periodista, guardando absoluto silencio frente al capitán, a quien hasta el momento ha ignorado. Pero no es el único caso. A raíz de ello, salieron otros denunciantes más, incluyendo varias cuentas de la Cooperativa del Cruz Azul, quien alega haberle dado a Serrano sobornos para sembrar información en la conferencia matutina del presidente López Obrador y entregas semanales de recursos para promover entrevistas a abogados, entre otras situaciones sin transparencia que están denunciando en las redes. Otros relatos y experiencias de personas que en su momento fueron cercanas a Vicente Serrano, lo señalaron como un individuo con gran apego al poderoso caballero Don dinero y una débil ética periodística. Así fue el comentario del periodista Rubén Luengas, quien  afirmó a tercera personas que Serrano pretendía cobrarle comisión por su participación en su canal de YouTube., por lo que jamás se volvió a presentar Luengas en ese espacio.

La honorabilidad, entre otras virtudes, dejan de ser plausibles cuando el “yo” las describe; un elemento grácil y honesto es la calificación que se obtiene por terceros, eso, incluso da legitimidad y llega a constituirse como un postulado. Serrano se autodefine como honesto, pero es denunciado por un sobreviviente de tortura durante el gobierno de Calderón, miembro del ejército que sirvió a la patria incondicionalmente, y –por hacer su trabajo con honestidad–, se encuentra en prisión, denigrado, calumniado, con denuncias formales de la corrupción de exsecretarios y miembros de SEDENA desde 2010. Su palabra la avala un protocolo de Estambul, obtenido por científicos forenses y psiquiatras que valoraron la honestidad de su palabra y el resultado fue positivo, además de puño y letra firma su testimonio bajo protesta de decir verdad. Contrastando ambos casos, el de Serrano y el del capitán Malagón, no es difícil saber el nivel de honorabilidad que tiene cada uno y quién dice la verdad.

Al mero estilo de Joseph Goebbels y sus campañas mediáticas para el convencimiento, Vicente Serrano se autodefine como honesto, incorruptible y fabuloso, entre muchas otras virtudes; es evidente su egocentrismo para anteponer su yo ante cualquier mísera circunstancia, logrando a través de una repetición inquisitiva llegar a la mente de quien le mantiene una admiración sin reproche, y en consecuencia actúa de manera autómata sin la posibilidad de la duda o el cuestionamiento.

Éntrale sin miedo

Serrano se despidió de La Octava con este discurso: “Para cerrar esta transmisión quiero decirle que este es el último programa que conduce este servidor en la octava, por solidaridad y porque no vamos nunca a recibir línea de nadie y porque siempre estamos comprometidos con la verdad y porque nunca permitiré que se me impongan los temas que debo de abordar ni el tono con el que tenga que analizar las cosas, hasta aquí ha llegado “éntrale sin miedo”, por su apoyo, por su confianza, gracias y de mi parte solamente me queda decirle que siempre, no importa el dinero, no importan las cosas, lo más importante es su apoyo, siempre, siempre estoy aquí para hablar como los chayoteros no se atreven, no les interesa, no les conviene porque no van a morder la mano que les da de tragar, por mis compañeros por aquellos que han dado su vida por hablar con la verdad no nos van a callar, con mucho respeto para quienes nos han apoyado en este espacio; gracias. Nos vemos en donde siempre, en las redes sociales, en “sin censura”, con mucho cariño gracias por aguantarnos estos meses, gracias por la oportunidad a la familia Aguirre, a la familia de la octava y a la familia de radiocentro, pero, por convicción: hasta aquí la dejamos… como amigos; vale más, vale más que aquí la dejemos y espero que acepten la renuncia a través de este medio, porque no hay nada más importante que la dignidad y porque no hay nada más importante que hablar con la verdad porque me puedo jactar que: los joaquinitos, los lópez dóriga  los ciros gomez leyva, nos la persignan, porque no pueden tener la dignidad y el valor para hablar como yo hablo, hoy, a través de este espacio que agradezco se me ha conferido hasta el día de hoy con el nudo en la garganta y a pesar de las amenazas de muerte, les digo gracias por aguantarme, gracias por apoyarme, pero sobre la dignidad de este servidor y la de mi equipo nada. Buenas noches”. Ésta fue la frase póstuma de Vicente Serrano en su último programa a finales de enero del año en curso del programa, pero omite aspectos muy importantes:

  • La firma de un contrato laboral donde él acepta la línea editorial.
  • Otro contrato mercantil donde da la oportunidad a la Familia Aguirre de adquirir su canal por 3 millones USD. (poco más de 2 USD por suscriptor).

Podrá haber otros motivos adicionales, pero claramente Serrano faltó a su palabra firmada.

Chichikov y Vicente Serrano

Pável Ivánovich Chíchikov, quien se ostentaba como un terrateniente que a su paso por la Rusia Zarista comerciaba con los esclavos muertos, sí, se dedicaba a comprar aquellos esclavos ya fallecidos, aprovechándose de vacíos y huecos burocráticos en los sistemas de censos y contabilizarlos como parte de sus pertenencias, era su forma de enriquecerse, de obtener poder, favores y prebendas del poder Ruso.

A diferencia de Chichikov, Vicente no intentaba comerciar con almas muertas, su intención era vender almas vivas, pero el fin, similar, poniendo a la venta a sus fieles seguidores y el enriquecimiento tácito de sus oscuras intenciones siendo un digno personaje de una novela de Gogol.

“Mi honorabilidad no está a la venta” -pero también Felipe Calderón decía tener las manos limpias, mientras el ejército era torturado y ejecutado para acallar su corrupción- , como dice Serrano “nótese mi sarcasmo“.

Continue Reading

Fabricación de culpables

El ejército mexicano, próximo a rendir cuentas por la masacre de ‘El Charco’

La CIDH emitirá un ‘Informe de fondo’ que puede obligar al Estado mexicano a rendir cuentas ante la Corte Interamericana por los casos de tortura y ejecuciones extrajudiciales en la comunidad mixteca.

Published

on

  • Veintidós años después de los acontecimientos ocurridos en la comunidad mixteca de ‘El Charco’, el estado mexicano sigue sin reconocer las ejecuciones extrajudiciales y los casos de tortura, entre otras acusaciones de los supervivientes.
  • La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, gracias a un informe presentado por Red Solidaria Década Contra la Impunidad, emitirá un ‘Informe de fondo’ que puede obligar al ejército a rendir cuentas ante la Corte Interamericana.

Por José Pedro Martínez

Pasada la medianoche, la obscuridad tiñe de negro los cerros más remotos del interior de la Costa Chica del estado de Guerrero, en la Sierra Madre Sur. El sonido nocturno de la naturaleza, rica y exuberante en estas latitudes mexicanas, oculta el despliegue de decenas de soldados del ejército que se acercan, sigilosamente, a una pequeña comunidad Na’ savi aislada por la geografía.

Es la madrugada del 7 de junio de 1998. En ‘El Charco’ -pueblito rural perteneciente al municipio de Ayutla de los Libres- pobladores y visitantes descansan después de haber celebrado una larga jornada de asamblea. Durante el fin de semana, a esta comunidad mixteca han llegado unos 300 representantes de otras aldeas de la zona, algunos estudiantes universitarios de la Ciudad de México y dos columnas del Ejército Revolucionario Popular Insurgente (ERPI). El propósito de dicha reunión: reforzar la colaboración entre pueblos, organizaciones y académicos para mejorar la producción agrícola, así como la implementación de otros proyectos relacionados con la autonomía indígena y la alfabetización.

“Estábamos durmiendo en el interior de la escuela Caritino Maldonado cuando empezaron a dispararnos”, cuenta Efrén Cortés, entonces un joven treintañero que materializaba su compromiso por la defensa de los pueblos nativos formando parte de la estructura ideológica de la guerrilla. Un batallón de los Grupos Aeromóviles de Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano (conocidos como “GAFES”), surgió de las sombras agarrando por sorpresa a todos los presentes. “Ocultos y con la cara tapada”, recuerda Cortés, rodearon el pequeño edificio para lanzar un ataque sin piedad.

Los militares iban en busca de supuestos integrantes del ERPI, quienes tan pronto brincaron de su letargo trataron de repeler la emboscada. Cortés narra que una granada lanzada al interior de la precaria escuelita logró herir gravemente a una decena de personas; dos guerrilleros entre ellas. Algunas de las que pernoctaban en el lugar, asegura, fueron ultimadas mientras intentaban escapar, “estando heridas, rendidas y desarmadas”.

El asedio del ejército se alargó hasta acabada la noche; unas cinco horas en las que la lluvia de plomo no dio tregua, pese a las advertencias de la presencia de civiles, ancianos y niños atrapados en medio del fuego. Mientras tanto, una cantidad aún incierta de soldados a las órdenes de Alfredo Oropeza Garnica, comandante del  27 Batallón Militar, se desplegaba por todo el lugar -en el que vivían unas 2 mil personas- para establecer un cerco a la insurgencia.

Ricardo Zavala, estudiante de la UNAM que acudió a la asamblea acompañado de Erika Zamora Pardo -otra universitaria- estaba dentro de la escuela donde se centró el ataque. Según cuentan los supervivientes, se ofreció a salir para intentar mediar con los militares, pero éstos le fusilaron sin contemplación.

“A las 7 de la mañana se da la rendición. Ya rendidos y a corta distancia, los soldados empezaron a acribillarlos”, asegura Cortés. Tras finalizar el asalto, la operación del ejército continuó hasta las 6 de la tarde y se extendió a otras comunidades tu’un savi y me’ pah aledañas. El saldo final: 11 muertes, una treintena de detenciones y múltiples heridos, entre ellos algunos niños.

Crímenes de lesa humanidad

Erika Zamora y Efrén Cortés fueron detenidos durante la operación y trasladados a instalaciones castrenses donde, según los testimonios recogidos en el reciente informe de admisibilidad de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), fueron torturados y obligados a firmar declaraciones inculpatorias ante un ministerio militar. Los testigos, que pasaron más de cuatro años en prisión acusados de terrorismo, portación ilegal de armamento exclusivo del ejército e incitación a la violencia, sitúan al general Oropeza Garnica como la persona que encabezó las torturas.

“Éste sería el primer caso en la historia de México ante la CIDH en el que el acusado es el ejército y estamos hablando de tortura y ejecuciones extrajudiciales”. La abogada Magda López trabaja desde 2004 en la Red Solidaria Década Contra la Impunidad, una organización de Derechos Humanos presidida por el obispo Jesús Vera López que trata de elevar ante organismos humanitarios y jurídicos internacionales diversos casos de violaciones y abusos por parte del Estado mexicano. Desde 2011, trabajan por reparación y justicia para las víctimas y sobrevivientes de la masacre de El Charco.

“Que la CIDH admita la petición sobre El Charco supone un gran éxito porque ya hay un informe de admisibilidad previo en diciembre de 2018. Ahora estamos a la espera del ‘informe de fondo’ para que se pueda sancionar al estado mexicano. Que se investigue y se sancione al ejército y a los mandos que estuvieron al frente de esta operación: el general Juan Alfredo Oropeza Garnica y el comandante de la Novena Región Militar, Luis Humberto López Portillo Leal”, explica López.

Policías Comunitarios de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC), desfilan en San Luis Acatlán (Guerrero). La CRAC es una de las organizaciones basadas en usos y costumbres amparadas en la ley 701 de la OIT / Foto: José P. Martínez

La abogada da cuenta de las dificultades que tuvieron para instruir el caso. “Nunca pudimos conseguir el informe que el ejército remitió a la CNDH hasta que nos fue filtrado por una organización de derechos humanos en el extranjero. La copia que conseguimos tiene mucha información subrayada en negro y no pudimos saber qué decía. Pero en la que se puede alcanzar a leer, el propio ejército relata cómo rodearon el lugar y que la gente fue cercada mientras dormía en el interior de la escuela Caritino Maldonado”.

Además de este informe escrito por el propio ejército y el elaborado por la relatora de ejecuciones extrajudiciales de la CNDH con las entrevistas a Erika Zamora y Efrén Cortés, otras organizaciones humanitarias como Human Rights Watch también señalaron la necesidad de investigar lo sucedido en El Charco. “Es muy difícil llegar a una resolución sobre éste y otros casos porque se trata de un poder fáctico en México: el ejército.

Durante estas dos décadas, el asunto ha sido opacado tanto por el estado -que siempre ha negado la existencia de grupos guerrilleros- como por los medios de comunicación, explica la abogada. “El único que se hizo eco de la masacre fue el diario local El Sur. Además, al tratarse de víctimas pertenecientes a un movimiento armado, muchas organizaciones de derechos humanos evitaron entrar en el tema”.

“Hoy, que el caso ya se encuentra en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ya son varias organizaciones las que se han ofrecido a ayudar en la defensa. Pero desde que iniciamos, estuvimos solos debido a la relación del caso con el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI). Esperamos que la CIDH, en los próximos días, nos entregue el informe de fondo para presentarlo ante la Corte Interamericana”.

El Estado contra la insurgencia: la guerra de baja intensidad

El primer desaparecido en América Latina no sucede en Chile, Argentina, El Salvador o Colombia. Según el historiador Fritz Glockner, “fue en agosto de 1969 en el estado de Guerrero”, así como el primero de los ‘vuelos de la muerte’, atribuidos en exclusividad -y erróneamente- a las dictaduras argentina, guatemalteca y chilena, se realizó en la costa del Pacífico guerrerense por parte del ejército mexicano.

La “guerra sucia” (o de “baja intensidad”, como prefiere acuñarla el escritor poblano), se practica en México desde la década de los 40 y se acentuó a partir del asesinato extrajudicial de Rubén Jaramillo, en 1962. El líder agrario fue acribillado junto a su familia por cuatro pelotones de soldados a las órdenes del general Gómez Huerta, apoyados por un grupo de pistoleros pagados por caciques morelenses.

“Puedo asegurar con toda certeza que entre 1969 y 1976 se asesinaron a unos 5 mil mexicanos y mexicanas por razones políticas, sociales o ideológicas”, puntualiza Glockner. Comparado a las aterradoras cifras del presente puede parecer pecata minuta, pero sirven para hacerse la idea de la actitud del estado mexicano frente a este tipo de organizaciones en la historia reciente.

La mal llamada ‘Guerra Sucia’, se trata en realidad de una guerra de baja intensidad que incluía el control de la información, la historia y la memoria. El Estado mexicano se ha encargado de enfangar la memoria histórica de los movimientos armados [insurgentes y/o revolucionarios] de México.

El estado de Guerrero tiene dos de los municipios más pobres de Latinoamérica: Cochoapa el Grande y San Martín Peras / Foto: José P. Martínez

Las guerrillas y otros movimientos armados han supuesto para muchas comunidades rurales de Guerrero la única forma institucionalizada de organización social, procuración de seguridad y justicia, y el único frente de defensa de los intereses de la población. Por ello, Magda López considera que en 1998 todavía se practicaba la ‘Guerra Sucia’.

Tras lo ocurrido en ‘El Charco’, el ejército mexicano mantuvo cerrada la comunidad a medios y periodistas, y solo permitió su acceso días después, cuando las evidencias de lo que había ocurrido en aquel lugar ya estaban totalmente alteradas. “Parecía que en Guerrero, el gobierno podía hacer lo que quisiera con la gente. Dejaron pasar a los reporteros cuando ya habían limpiado la escuela donde se produjo la masacre. Incluso ya habían tapado los agujeros de bala”, afirma.

“Esta masacre se da dentro de una estrategia de contrainsurgencia que el gobierno mantenía en esa región durante muchos años”, reconoce también Efrén Cortés. “Había una motivación política: fue un mensaje de lo que iba a pasar si seguía en la resistencia. Así que el gobierno tiene que asumir su responsabilidad. En esta región, el ejército tiene una trayectoria de saqueo, violaciones a mujeres, tortura y asesinatos que ha favorecito a que la gente se organice”.

“Durante 22 años el gobierno mexicano no ha hecho nada por esclarecer lo que sucedió en la comunidad de El Charco, por lo que hemos tenido que recurrir a instancias internacionales para buscar que se sancione al Estado. Que sirva de precedente para que los gobiernos sepan que si hay impunidad, existen organismos internacionales a los que acudir para que no sigan pasando este tipo de cosas contra la población”.

Continue Reading

El Falso Caso Wallace

Solidarízate con Los Ángeles Press.

Los Ángeles Press es periodismo independiente y sin fines de lucro. Tú puedes ayudarnos a mantenerlo vivo, para seguir informando con libertad.

Desde Estados Unidos, por Wells Fargo Zelle al correo glizarraga27@hotmail.com

Desde México, por BBVA Bancomer a la cuenta num. 4152 3135 0116 2270

Desde cualquier otro país por Paypal




Desaparecidas de la morgue

Trending

A %d blogueros les gusta esto: