Connect with us

África

Una ola de manifestaciones sacude al mundo

El mundo se sacude por manifestaciones multitudinarias, desde Europa hasta Medio oriente y Latinoamérica.

Published

on

Manifestaciones contrra medidas de austeridad en Portugal 15 de septiembre de 2012 Foto: EFE

Niko Schvarz*

Artículo

Como en pocos períodos de la historia, el mundo está sacudido por oleadas de manifestaciones multitudinarias, que abarcan todos los continentes, en protesta contra el orden existente y contra las intervenciones de EEUU y de la OTAN. Las motivaciones son variadas, pero confluyen en un punto esencial: exigen un cambio en una situación que agobia a sectores muy amplios de la población mundial.

Por una parte, en Europa se despliegan grandes marchas y concentraciones (en el último período en España, también en Grecia y Portugal) contra los planes de austeridad impuestos por la troika, traducidos en una desocupación galopante (que en España orilla la cuarta parte de la población activa y el 50% entre los jóvenes), en despidos y en el cercenamiento de la legislación social. A esta altura rompe los ojos que los planes viabilizados para reducir el déficit fiscal en los países mencionados no han conducido a una solución sino a agravar las agudas carencias de los sectores populares. El sábado 15 una manifestación de más de medio millón de personas confluyó en la madrileña Plaza Colón en protesta contra los recortes de Rajoy.

Las marchas, también denominadas mareas, se organizaron por colores que representan a los distintos sectores: roja (sindicatos, en unión de la UGT y Comisiones Obreras), verde (educación), naranja (servicios sociales), blanca (sanidad), negra (servicios públicos en general), y violeta (asociaciones de mujeres). Convocada por la Cumbre Social, la marcha constituyó una respuesta a “la fractura social sin precedentes que ha ocasionado el gobierno, la involución de carácter conservador y los síntomas preocupantes de autoritarismo político”, y reclamó un referéndum que juzgue esa política.

El mismo día, 100.000 personas desfilaron en Lisboa, al igual que en distintas ciudades portuguesas, en rechazo al anuncio del gobierno de nuevos impuestos, que se suman al duro recorte del gasto público impuesto por las autoridades comunitarias.

Por otro lado, en EEUU el creciente movimiento “Occupy Wall Street” celebró el aniversario de su nacimiento (17 de setiembre 2011) con tres días de movilizaciones masivas, que fueron duramente reprimidas, con cientos de detenidos. A Nueva York llegaron delegaciones de Houston, Chicago, Portland, Seattle, California, para protestar contra la corrupción y avaricia de los banqueros y denunciar el poder del dinero en la vida política.

Manifestaciones de Occupy Wall Street por primer aniversario de haber salido a las calles 16 de septiembre de 2012 Foto: Seth Wenig/ AP

En tercer término, en todo el mundo islámico se han extendido como un reguero las protestas y los actos de enfrentamiento a Estados Unidos y otros países occidentales con motivo del video “La Inocencia de los Musulmanes” difundido desde California en una provocación de baja estofa de matriz yanki-israelí. EEUU envió dos barcos de guerra con misiles a la zona. Esto llevó como represalia a un ataque a la embajada estadounidense en Libia (Bengazi) que provocó la muerte del embajador y otros tres funcionarios.

Esta semana la protesta se extendió a todo el mundo islámico, a Afganistán en forma reiterada, a Indonesia (Yakarta) al grito de “¡EEUU, vete al infierno!”, a Yemen, a Pakistán, a Cachemira y a Tailandia; se registró una enorme manifestación en Beirut y ataques a las embajadas del Reino Unido y de Alemania en Sudán y al consulado USA en Sydney, Australia. Las imágenes de TV reflejaron la masividad y la furia desbordada de estas manifestaciones, donde se quemaron las banderas de EEUU y se condenó el intervencionismo de su política exterior.

En los últimos días descollaron los ataques a una gran base militar de la OTAN en Afganistán, que tuvo destaque mediático porque allí se encontraba el príncipe Harry de la Casa Real británica (cuyo hermano William también ha estado en primera plana aunque por tareas menos gloriosas, con su consorte exhibida en topless). En la base penetraron personas disfrazadas con uniformes del ejército de EEUU, mataron a integrantes de las fuerzas de ocupación (que se mantienen en número de 112.600 con la promesa de retirarse a fines de 2014) y destruyeron aviones en tierra, puestos de abastecimiento y hangares.

Posteriormente se produjeron mortíferos atentados cerca de la embajada estadounidenses. “En 10 años de intervención en Afganistán –dice un oficial- las fuerzas de la OTAN jamás sufrieron semejantes pérdidas”. EEUU resolvió enviar más marines a los países de Medio Oriente y otras regiones convulsionadas por las revueltas.

nikomar@adinet.com.uy

Autor colaborador de Barómetro Internacional

África

Europa mira hacia otro lado ante drama en el Mediterráneo

Published

on

Europa cierra cada vez más sus puertas a los migrantes que huyen del hambre, guerras civiles y otras calamidades en África y son rescatados por organizaciones humanitarias cuando fracasan al tratar de cruzar el Mediterráneo en frágiles botes de goma.

GINEBRA, 3 sep 2020 (IPS– Los países de Europa se desentienden y arriesgan la vida de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo que cruzan el Mediterráneo en frágiles botes de goma, y cargan esa responsabilidad sobre Italia y Malta, deploró en una declaración este jueves 3 la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF).

La situación en el mar “es terrible. En los últimos 11 días hemos sido testigos de cómo los estados europeos condenan a las personas a ahogarse y bloquean las acciones para salvarlas”, sostuvo Hassiba Hadj-Sahraoui, asesora de MSF en la sede de la organización en esta ciudad suiza.

Indicó que hace apenas dos semanas 45 personas perecieron al naufragar un bote, los migrantes apiñados en otro vieron ahogarse a cuatro de sus compañeros , y en lo que va de año se sabe de más de 350 personas que han muerto en el Mediterráneo central.

“Los Estados europeos están jugando con la vida de los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo. Debe prevalecer el imperativo moral y legal de salvar vidas. Los países europeos deben desplegar una capacidad adecuada de búsqueda y rescate en el mar y responder a las llamadas de socorro”: Hassiba Hadj-Sahraoui.

La mayoría de estos migrantes proceden de África sub-sahariana, se embarcan en frágiles botes de goma que usan traficantes desde las costas de Libia, y tratan de alcanzar las costas del sur de Europa, cuyos puertos les son habitualmente cerrados.

MSF y la ONG alemana Sea Watch se abocan al rescate de los migrantes para llevarlos a puertos seguros, y en cuatro operaciones de agosto rescataron, en el buque Sea Watch 4, de 60 metros de eslora, a 353 personas que finalmente desembarcaron el lunes 31 en el puerto de Palermo, en la isla italiana de Sicilia.

De ellas, 152 procedían del pequeño buque Louise Michel, financiado por el artista británico Bansky, cuyo arribo Malta no permitió y en cambio ordenó que los ocupantes fuesen trasladados al Sea Watch 4.

Malta e Italia “han estado ignorando las llamadas de auxilio y retrasando los rescates en áreas del Mediterráneo que están bajo su responsabilidad. Pero no son los únicos estados de la UE que miran para otro lado”, dijo Hadj-Sahraoui.

Para la experta “todos los estados de la Unión Europea comparten la responsabilidad. Los que miran para otro lado tampoco están ayudando a Italia y Malta, que están a la vanguardia”.

Agregó que “Italia, por ejemplo, se ha quedado prácticamente sola al responder a los cientos de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo que han llegado por su cuenta al puerto de su isla de Lampedusa en los últimos meses”.

Los Estados europeos “están jugando con la vida de los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo. Debe prevalecer el imperativo moral y legal de salvar vidas. Los países europeos deben desplegar una capacidad adecuada de búsqueda y rescate en el mar y responder a las llamadas de socorro”, según Hadj-Sahraoui.

“El fracaso de los Estados ha obligado a las oenegés a tratar de llenar el vacío estableciendo operaciones de búsqueda y rescate. Pero, a causa de la incautación de barcos y de bloqueos administrativos confusos y poco claros, son pocas las que pueden estar en el mar en este momento”, agregó la asesora de MSF.

La actual pandemia covid-19 complica la situación tanto en los botes que intentan el paso como en los barcos de rescate, con migrantes, muchos de ellos niños, afectados por quemaduras, hambre, sed, y los traumas que incluyen no solo la penosa travesía sino los malos tratos recibidos principalmente de los traficantes en Libia.

Por eso, MSF justifica la no-devolución de esas personas a Libia, porque sus puertos no reúnen las condiciones de seguridad que estipula el Derecho Internacional para la devolución o repatriación.

Según a Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), un promedio de 72 personas han muerto desde 2018 tratando de cruzar desde las costas africanas a las europeas en el Mediterráneo.

Para MSF “tal como están las cosas, la única opción de puerto seguro son los Estados costeros al otro lado del mar. No hay una ideología detrás, es solo geografía”.

A-E/HM

Foto: Hannah Wallace Bowman/MSF

Continue Reading

África

Marruecos: Pacto Mundial sobre Migración

Marruecos es la sede donde se reúnen más de 150 países para firmar el Pacto Mundial para una Migración segura, ordenada y regular, para dar salida a crisis humanitarias

Published

on

Raúl Ramírez Baena

Hace 70 años, el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de la ONU aprobó en París la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, documento magno que dio origen al Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

La Declaración se propone como ideal común de la humanidad, la consecución de la libertad, la justicia y la paz, el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, e inscribe dos principios fundamentales: la UNIVERSALIDAD y la PROGRESIVIDAD de los derechos humanos.

En este marco, la ONU ha convocado en Marruecos a los países miembros a debatir el acuerdo global sobre migración, llamado “Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular” (cuyo acuerdo inicial, a excepción de los Estados Unidos de América, fue aceptado en julio para su discusión los días 10 y 11 de diciembre), teniendo como objetivo “ayudar a aprovechar los beneficios de la migración y proteger a los inmigrantes indocumentados.”

Como una manifestación de “aporofobia” (rechazo al pobre), países industrializados de Europa occidental y de Norteamérica no simpatizan con este Pacto Mundial, países de destino de la migración, que han girado sus políticas económicas hacia corrientes nacionalistas, conservadoras y proteccionistas de su planta laboral y mano de obra nativa, en contraste con la Globalización y el liberalismo del mercado, hoy en declive.

Son destacables las posiciones de Donald Trump, del Brexit en Inglaterra, de la Ley de Extranjería en España y de los duros controles migratorios en Sudamérica, en Alemania y en los países de Europa del Este, que bloquean y criminalizan la migración masiva de los países en crisis.

Recientemente, se calcula que 68 millones de personas desplazadas han salido de sus países, provenientes del Medio Oriente y de América Latina y el Caribe, huyendo de la pobreza y de los fenómenos naturales, pero más, de la guerra y de la violencia que los asola.

Este Pacto constituye el primer intento para gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional; “refleja el entendimiento común de los Gobiernos de que la migración que cruza fronteras es, por definición, un fenómeno internacional y que para gestionar con efectividad esta realidad global es necesaria la cooperación para ampliar el impacto positivo para todos”, apuntó el Secretario General de la ONU, António Guterres.

Se busca cambiar las políticas de rechazo y criminalización de la migración hacia una visión más positiva y propositiva donde todos los países ganen, los de origen, los de tránsito y los de destino de la migración.

Hay algunas metas genéricas del Pacto como la cooperación para abordar las casusas que motivan la migración o mejorar las vías de migración legal. Pero también hay compromisos concretos, como medidas contra la trata y el tráfico de personas, evitar la separación de las familias, usar la detención de migrantes como última opción y reconocer el derecho de los migrantes irregulares a recibir salud y educación.

Los Estados se comprometen también a mejorar su cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes, con misiones de búsqueda y rescate, garantizando que no se perseguirá legalmente a quien les dé apoyo de carácter exclusivamente humanitario.

Además, los Estados que suscriban el Pacto prometen garantizar un regreso seguro y digno a los inmigrantes deportados y no expulsar a quienes enfrenten un riesgo real y previsible de muerte, tortura u otros tratos inhumanos, como es el caso de los hondureños hoy refugiados en México en espera de la resolución de asilo en los Estados Unidos de América

Destaco dos cosas en lo que se refiere a México: primero, en razón de su campaña de reelección, la no adopción por Donald Trump de este mecanismo mundial, impidiendo entre otras cosas ayudar a resolver la crisis de los migrantes centroamericanos en la frontera con Tijuana (crisis que, por el contrario, ha exacerbado), éxodo cuya responsabilidad recae en las políticas económicas, sociales y de seguridad impuestas por los EUA en América Latina y el Caribe.

Por otro lado, la muy lamentable posición intolerante, xenófoba y racista (no les gusta que les digan así) que sin el menor recato y análisis de contexto ha asumido buena parte de la población tijuanense, que denota una deficiente cultura de los derechos humanos y una falta de sentimientos de empatía y solidaridad para con los migrantes hondureños, a quienes se ha rechazado, discriminándolos y estigmatizándolos negativamente.

Según Juan José Gómez Camacho, embajador de México en la ONU, “los migrantes hacen una contribución económica extraordinaria en los países donde están trabajando. Las remesas representan un 15% de los ingresos del migrante; el otro 85% se queda en el país de destino”. Además, existen hoy 250 millones de migrantes que representan un 3,4% de la población mundial, que contribuyen con un 9% del PIB mundial con casi 7 trillones de dólares al año.

Por lo pronto, el Canciller Marcelo Ebrard se encuentra ya en Marruecos asistiendo al Pacto Mundial sobre Migración. Doy por seguro que México suscribirá este importante acuerdo y que se traducirá en una política migratoria humanitaria, no criminalizante.

Fotografía:  El presidente del Gobierno de España Pedro Sánchez Castrejón, saliendo de la conferencia. (Tomada de su perfl de Twitter).

Continue Reading

África

Vivir sin miedo, la explotación sexual en el tránsito a Europa

La migración de africanos a Europa para salvar sus vidas de la violencia de dictaduras y miseria enfrenta la explotación y violencia sexual a niñas y mujeres

Published

on

Por J. Marcos y Ma. Ángeles Fernández
@desplazados_org

MADRID.- La nigeriana Juliet nunca llegó. Su camino fue siniestro y la meta, imposible. Murió en el mar, con su hija, huyendo de la organización que le obligaba a prostituirse. Su tránsito a Europa es otra historia más teñida por la explotación sexual. Partió de Nigeria, cruzó Benín y llegó a Bamako, la capital de Malí, donde la obligaron a vender su cuerpo. Sus planes hacia una vida mejor nunca imaginaron la esclavitud.

No hay imágenes de mujeres saltando las concertinas de Ceuta y Melilla, esas mallas de alambre que seis metros por encima culminan en afiladas cuchillas. No las hay porque, según confirman los registros, ellas no intentan saltar la valla. Apenas se conocen unas pocas excepciones. Pero la ausencia de espinas metálicas no evita que niñas y mujeres ingresen en Europa a través múltiples fronteras que también rasgan sus cuerpos y sus vidas.

Su entrada al territorio europeo se produce sobre todo a través de embarcaciones o a nado, con Almería, Motril, Cádiz, Ceuta y Melilla como los principales puntos de llegada en el caso del Estado español. Y ahí ya sí que existen fotografías, incluso de embarazadas y con bebés en sus brazos. Pero el mar es apenas el penúltimo obstáculo fronterizo en su camino.

“En Bamako es horroroso. Allí comienza lo que será tu vida en Europa. Te tienes que acostar con todos los hombres que quiera el connection man [también conocidos como captador, pasador o patrón] y no hay preservativos y hay muchas enfermedades”, cuenta Precious en la investigación Vivir sin miedo, publicada por CEAR-Euskadi.

Habla Precious, pero bien se podría hablar de las congoleñas Charlotte (“en la frontera es obligatorio acostarse con policías marroquíes y argelinos. Me han violado delante de la niña”), Hope, Dorcas y tantas otras mujeres que encuentran barreras, violencia y agresiones físicas y sexuales en un trayecto que nunca imaginan tan cruel.

Fronteras blindadas

El blindaje de las fronteras europeas se traduce en el surgimiento de vías alternativas, rendijas del sistema que se traducen en el incremento de las violencias para las migrantes. El tránsito de personas no merma mientras sí crecen los peligros e inseguridades. FRONTEX, la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembro, lidera en el ámbito europeo las variadas estructuras para la vigilancia y el castigo, encargadas de la violencia en las líneas divisorias: patrulleras, estancias de detención en terceros países, devoluciones en caliente, Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE), acuerdos de readmisión, vuelos de deportación.

Solo en 2016 y solo por la llamada Frontera Sur, que apenas concentra el cuatro por ciento de las entradas irregulares en la UE, llegaron a España 14.128 personas. De ellas, cerca de 1.500 mujeres, 65 embarazadas. Y más de un millar de niñas y niños. Los datos de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) se completan con 295 muertes, que se elevan a más de 5.000 ampliando el área a toda la frontera mediterránea del bloque comunitario, la ruta más mortal del mundo y eso que se desconocen las cifras que deja la travesía por el desierto norafricano.

“En el camino he trabajado de chacha, he cuidado cabras, he sido víctima de violaciones y como resultado de ellas he tenido un embarazo. Cuando di a luz no tenía ni dónde dormir. Soy una mujer llena de cicatrices, cicatrices de mis deportaciones al desierto, del camino, de todas las violaciones. He sufrido mucho y eso ha dejado señales en mi cuerpo y en mi alma”, cuenta Charlotte y recoge Vivir sin miedo.

El endurecimiento de las condiciones de entrada infringe un golpe extra a las niñas y las mujeres, tal y como atestigua la Comisión Española de Ayuda al Refugiado en el País Vasco (CEAR-Euskadi): “En estos contextos de militarización, el sistema de dominación patriarcal se refuerza, haciendo más profundas las desigualdades de género. Las mujeres y las niñas se ven expuestas a las relaciones de poder, dominación y abuso sexual por parte de personas en tránsito, por las fuerzas de seguridad y control fronterizo, y por las redes de trata de personas”. Las redes de tráfico y trata de seres humanos se convierten con frecuencia en su única llave de entrada a Europa, en el sacrificio necesario para escapar del sufrimiento en sus países de origen: el conflicto armado, el matrimonio forzado, la mutilación genital o el terrorismo son algunas de las razones que les obligan a migrar. Sin duda el género es un motivo de marcha.

Los embarazos y abortos forzados también funcionan como control de los cuerpos en ese purgatorio migratorio. “Muchas no conocen el significado del término ‘violación’ y tampoco tienen el mismo concepto del embarazo y del aborto que manejamos en Europa. Las redes no les facilitan anticonceptivos, sometiéndolas a prácticas sexuales de alto riesgo y obligándoles a interrumpir sus embarazos en condiciones de extrema insalubridad. Pero también les obligan a gestar cuando lo consideran conveniente para alcanzar Europa”, añaden desde Women’s Link Worldwide. Esta violencia reproductiva en ocasiones termina con la apropiación de su maternidad, con los bebés al servicio de sus fines, tal y como denuncian desde el colectivo Caminando Fronteras.

La trata, una parte del tránsito

“La posibilidad de emprender un proceso migratorio sin sufrir violencia sexual o acabar en manos de las redes de trata es casi inviable para quienes vienen de África subsahariana”, añaden desde CEAR-Euskadi. Nigeria es, por cierto, el país de origen que, según sus datos, presenta los peores registros: en 2016, más de 40 mujeres nigerianas han sido atendidas en el País Vasco por la organización de refugio con síntomas de haber sido víctima de trata con fines de explotación sexual.

De acuerdo con Women’s Link Worldwide, en la travesía aparecen figuras tan controvertidas como el ‘marido del camino’, una especie de ‘protector’ que ‘cobija’ a las mujeres a cambio de ejercer de esposas sexuales, pudiendo además estar vinculado con redes de trata.

Las evidencias recogidas confirman que gran parte de las que transitan por la Frontera Sur son víctimas de estos entramados, como sucede por ejemplo con quienes llegan al CETI de Ceuta, según recoge Amnistía Internacional. Porque las que consiguen llegar no escapan a la vulneración de sus cuerpos: la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) estima que 140.000 niñas y mujeres sufren trata con fines de explotación sexual en Europa. Los guarismos en el Estado español tampoco son mejores: el año pasado se han detectado el 12.419 personas en riesgo de explotación sexual (la mayoría, entre el 80 y el 90 por ciento, de origen extranjero), a pesar de que únicamente se identificaron 591, según el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), Rumanía, Nigeria y China son los principales países de captación.

Un derecho de asilo condicionado

Todos estos hechos, que podrían dar pie a establecer un protocolo especial en la frontera, no brindan para las mujeres la opción preferencial de ser refugiadas ni de recibir protección, pues no son consideradas como un grupo de especial vulnerabilidad. Hasta 2016, apenas seis personas (cuatro mujeres y dos menores) recibieron protección internacional por esta haber sido víctima de trata en el Estado, si bien es cierto que en el último cuatrimestre del pasado ejercicio el Ministerio del Interior se la concedió a 19 africanas, cuentas que refleja CEAR-Euskadi en #Refugiadas. La trata con fines de explotación en el contexto de militarización y cierre de fronteras, asegurando sin embargo que “aún es pronto para ver si esta protección se afianza o se circunscribe a circunstancias especiales de carácter político”.

Por sí solos, ni el género ni la orientación sexual justifican para la legislación un motivo de marcha

La legislación española vigente (Ley de Asilo de 2009) por primera vez incluye expresamente como causa de asilo la persecución por motivos de género y orientación sexual, pero ninguna de estas dos causalidades tiene el mismo nivel de protección de la que gozan otros motivos de persecución como la raza, la religión, la nacionalidad, el grupo social y las opiniones políticas. Por sí solos, ni el género ni la orientación sexual pueden dar origen a la aplicación de la legislación, siendo necesarias otras circunstancias que justifiquen la salida de los países de origen. Todas estas solicitudes suelen ser rechazadas sin un estudio individual.

Además, esta normativa excluye a las personas comunitarias, así como a las que procedan de un país considerado seguro. En definitiva, denuncia CEAR-Euskadi, “son muy pocas las mujeres que, superados los obstáculos, acceden al procedimiento de protección internacional”. El Defensor del Pueblo recoge en uno de sus informes esta realidad: en 2015 y en la primera mitad de 2016 no hubo resoluciones favorables a la concesión del estatuto de refugiado o protección subsidiaria a las víctimas de trata.

Y cuando las autoridades aceptan revisar las peticiones de estas mujeres, el camino sigue cuesta arriba, subrayan desde la delegación vasca de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado: “El miedo a exponer su verdadera situación, especialmente cuando aún se encuentran bajo la influencia de la red, las lleva a ocultar información o a mentir sobre su procedencia y sobre los motivos de persecución. Como consecuencia, sus solicitudes son inadmitidas o denegadas por inverosímiles o incoherentes”.

Fuente: publico.es

Continue Reading

El Falso Caso Wallace

Solidarízate con Los Ángeles Press.

Los Ángeles Press es periodismo independiente y sin fines de lucro. Tú puedes ayudarnos a mantenerlo vivo, para seguir informando con libertad.

Desde Estados Unidos, por Wells Fargo Zelle al correo glizarraga27@hotmail.com

Desde México, por BBVA Bancomer a la cuenta num. 4152 3135 0116 2270

Desde cualquier otro país por Paypal




Desaparecidas de la morgue

Trending

A %d blogueros les gusta esto: