Latinoamérica a la Izquierda

 

Manuel Aranda

No hay desperdicio en el análisis puntual de la realidad histórica y actual latinoamericana, cuando la misma está basada en hechos concretos, grosera y dolorosamente reales, innegables y absolutamente tangibles.

Lo curioso es que sus críticos naturales, los afectados reales y directos son los dueños del gran capital, y no tenemos conocimiento de la participación de ellos a favor de ningún proceso democrático de  país alguno de este lado del mundo en, al menos, los últimos 200 años.

Todo este fenómeno histórico que ha tomado un renovado y furioso cauce con la más viva que nunca resaca de la crisis económica global de 2007 que aún padecemos y que ha llevado a los países del llamado primer mundo a retomar viejas recetas como echar a andar las insostenibles maquinitas de hacer billetes, por un lado, y, por el otro, debido a que países como India y China que -de alguna manera- siempre habían sido fuente manipulable de recursos para los países “occidentales”, han dejado de ser aquellas naciones mansitas, y ahora son potencias que se yerguen orgullosas y dignas sin dejarse explotar.

No muchas opciones quedan para la clase depredadora y opresora del capitalismo mundial rampante. Intentan desesperadamente recurrir a otra de esas añejas formulas, con la que aventando unos cuantos puñados de dólares en la cara a varios indignos líderes o títeres en Latinoamérica, compraban sus voluntades y podían a sus anchas disponer de tierras, recursos naturales y humanos, así como carta libre para instalar toda clase de industrias contaminantes y de productos basura para venderlos a los consumidores de ese mismo país, sin enterar casi impuestos a las arcas del anfitrión y claro,  pagando salarios miserables en trabajos que desde siempre han sido más bien parecidos a la esclavitud.

Pero la evolución del mundo ha sido notoria y LATAM no es la excepción. De hecho son ya varios los países que han virado hacia la Izquierda, siempre por la vía pacifica y electoral. Están Ecuador que, aunque con un presidente qué traicionó sus orígenes, su pueblo apela a retornar a lo que sembró el Correismo.

Bolivia, que mantiene una acertada dirección con Evo, un destacado presidente indígena, situación que no le perdonan sus opositores siempre racistas en un pueblo predominantemente indígena que lo acaba de reelegir aún contra las fabricadas protestas artificiales de una minoría muy marcada.

Chile, que está ahora mismo dando muestras de que el espíritu indomable de Salvador Allende está más vivo que nunca en su amado pueblo combativo.

Venezuela, que a pesar de tantos problemas ha logrado soportar brutales embates internos e internacionales aún a pesar de la traidora intervención de títeres sin dignidad como Guaidó. México, que conquistó una muy anhelada e histórica revolución pacífica de la mano de AMLO, un dirigente a quien se le empieza a mencionar como liderazgo natural en el continente precisamente en este tipo de cambios, pero que no podrá concretar como desea esa transformación si no logra corregir el camino torcido que ha tomado su creación, MORENA, para hacer frente a los grandes intereses que buscan sin descanso la manera de hacerlo caer.

Brasil, que caminó en reversa al permitir la imposición dictatorial de Bolsonaro a costa incluso de la libertad del histórico Lula y del sometimiento de Dilma. Argentina, que después del apátrida arribo fraudulento de Macri al poder, no duda en volver al Kirchnerismo.  Colombia, que comienza una transición lenta pero inexorable a la izquierda que ya conquista algunas de sus más importantes ciudades.

Cuba, la digna, que incólume resiste el vendaval de seis décadas de bloqueo imperialista norteamericano El Salvador con Nayib Bukele, un joven presidente de vanguardia muy acorde al siglo XXI en sus métodos de cercanía al pueblo, y entre otros más, Uruguay que junto con Paraguay también alinean sus miras a políticas sociales que son sin duda la única y tal vez última opción que le queda a la Patria Grande para lograr el sueño libertario de Bolívar con la doctrina ética y procesal de Juárez.

Es eso o mantenerse en la indigna sumisión a la que obliga el extremista capitalismo atroz que ya no es opción en el orbe, si pensamos en función de toda la población y no sólo en los pocos millonarios egoístas y sus fortunas.

Emmanuel Ameth

Emmanuel Ameth es colaborador de Los Ángeles Press y propietario de Emmanuel Ameth Noticias, cuyo nombre comercial es EA Noticias, un medio crítico y de izquierda que tiene como misión ser el portal de mayor credibilidad de la región y referente en materia económica, política y empresarial.

Latest posts by Emmanuel Ameth (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *