Academia de Seguridad Pública, entre la corrupción y la ignominia

gendarmes
Gendarmes en entrenamiento. Foto: sipse.com

Tomás Borges

El expresidente de México, Felipe Calderón, dejó en operación 26 cárteles de la droga, sin contar a los independientes que operan a lo largo y ancho del territorio nacional. Con el arribo del PRI a la presidencia del país, la situación continúa en los mismos términos, ante el hartazgo ciudadano.

Al final del sexenio del también panista, Vicente Fox Quezada (2000-2006) había sólo siete cárteles oficialmente registrados y al inicio de éste sólo tres. Gracias a un pacto secreto celebrado por la administración Foxista y Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” (Cártel de Sinaloa o del Pacífico), quien tras su supuesta fuga del Penal de Puente Grande, Jalisco, en enero del 2001, declaró la guerra a sus cárteles rivales (Golfo y Tijuana). Este hecho, a todas luces, desencadenó una vorágine de violencia, que devengó en dos sexenios fallidos en materia de seguridad pública, mientras la ciudadanía clamaba por un cambio de timón en el país.

Enrique Peña Nieto, sin amplio consenso, anunció, con bombo y platillo, una reingeniería en materia de seguridad, en el marco de la 34 Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, celebrado el pasado mes de agosto en la Ciudad de México, donde a través de un “Decálogo” indicó las medidas a seguir:

1. La prevención del delito y reconstrucción del tejido social.

2. Una justicia penal eficaz. Acelerar la transición del nuevo modelo de justicia penal.

3. La profesionalización de la policía y la creación de la Gendarmería Nacional.

4. Transformación del sistema penitenciario, que impulse la reinserción social.

5. Promoción y articulación de la participación ciudadana.

6. Cooperación internacional.

7. Información que sirva al ciudadano. Transparentar la información de las instituciones de seguridad y justicia.

8. Coordinación entre autoridades de todas las dependencias.

9. Regionalización.

10. Fortalecimiento de la inteligencia.

Siendo el tercer punto, el que motivó a que iniciara la convocatoria para la integración de este grupo paramilitar, cuyos primeros mil integrantes desde el pasado mes de septiembre se encuentran concentrados en la Academia Superior de Seguridad Pública.

Reingeniería de la simulación

Como todo lo anunciado por la actual administración, es sólo un cambio de discurso, más no de estrategia, ya que debido al empecimiento del actual gobierno de sacar adelante las llamadas “Reformas Estructurales” para hacer más competitivo al país y seguir con los dictados del Fondo Monetario Internacional, la seguridad pública se sigue hipotecando a los vientos políticos actuales, ya que no se trata de una reingeniería como tal, sino de una simulación total.

Lo anterior viene confirmado por los nulos cambios en materia de seguridad, ya que los cambios tan vitoreados por los canales oficiales, sólo son de forma, más no de fondo, ya que sólo se cesaron a los titulares de las dependencias encargadas de velar por nuestra seguridad (sin que se castiguen a los responsables de las pifias como a la Ex Procuradora Marisela Morales Ibañez, actual Cónsul en Milán, ni al Coronel Avigaí Vargas Tirado, responsable de la detención del General Tomás Ángeles Dauahare, entre otros, acusados falsamente de pertenecer al Cártel de los Beltrán Leyva), cuyas acciones desacreditaron a la justicia y sus instituciones al perseguir a opositores y crear culpables a granel mediáticamente.

Asimismo, sigue incólume la estructura ineficaz que llevó en las pasadas administraciones a la vorágine de violencia cuyo saldo rojo llegó a rebasar las más de las 130 mil víctimas. Siguen en sus puestos, personajes como Vidal Diazleal Ochoa, al frente de la Policía Federal Ministerial (PFM) impuesto por Genaro García Luna, así como toda la estructura ineficaz del Centro Nacional de Análisis, Planeación e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI), cuyo titular Lic. Mayolo Medina Linares fue removido a principios de mes por no dar resultados satisfactorios en materia de seguridad e inteligencia, al seguir teniendo toda la estructura intacta legada por Vargas Tirado y Marisela Morales.

Tras el cese antes mencionado, se nombró a Tomás Zerón de Lucio, quien quedará al frente de la reestructuración de una PGR anquilosada por la corrupción y el influyentismo, pero con un nuevo nombre, cubierto con visos de legalidad a través de un servicio civil de carrera inoperante que impide el cese de los ineficaces, aun cuando no cuenten con el perfil para desempeñar el cargo, como es el caso del Médico Veterinario Zootecnista Paulo César Gutiérrez Delgado, encargado de las bases de datos del Centro de Inteligencia, y quien todavía reporta al citado Avigaí Vargas Tirado, sin olvidar al Jefe de Departamento que funge como chofer, Ricardo Martínez Alegría, denunciado en una nota publicada por este medio informativo por acosar sexualmente a una abogada en dicha institución.

Siguiendo con la costumbre de la simulación oficial, se puso en marcha el reclutamiento de personal para que formen parte de la Gendarmería (siguiendo el modelo colombiano, que será el eje rector de la actual administración bajo la asesoría del General Óscar Naranjo, quien participó en la persecución y muerte del capo colombiano Pablo Escobar Gaviria, líder del Cártel de Medellín), desde el pasado mes de septiembre se encuentran concentrados los primeros mil elementos de este nuevo cuerpo de élite que fungirá como una división más de la PF, pese a que en campaña, se hablaba de un ente autónomo.

Desafortunadamente como todo proyecto, todo queda en papel (que todo lo soporta) y en buenas intenciones, debido a que existen denuncias envidas vía mail a diversos medios informativos, para hacer del conocimiento de la ciudadanía la situación imperante en la Academia Superior de Seguridad de San Luis Potosí, donde el Dr. Manuel Mondragón y Kalb nombró titular de la misma a Pablo Filiberto Camacho Aguirre, señalado de actos de corrupción a través del siguiente mail, mismo que se incluye íntegramente:

“Esto es un exhorto a las autoridades, al personal de la Academia Superior de Seguridad Pública, al Cuarto Poder (prensa), para que no callemos nuestra voz y levantemos la mano y denunciemos o pidamos explicaciones de por qué está este “señor” Pablo Filiberto Camacho Aguirre y el “señor” Lázaro Gaytán Aguirre, quienes salieron despedidos de la Academia de Puebla por actos de corrupción y desvío de fondos y ahora son directivos en la Academia Superior de Seguridad Pública Federal, situación que afecta a la sociedad y al sistema de gobierno y de seguridad que tenemos. Lo hago anónimo con el fin de no ser afectado en mi persona y no por cobardía. Gracias.”

Por presuntos actos de corrupción cesan al director de la Academia de Policía Municipal. Por su relevancia reproducimos parcialmente la nota publicada en El Sol de Puebla, el 14 de marzo de 2013, del periodista Joel Arcega:

La ola de renuncias y despidos de funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM) de la ciudad de Puebla, ha trascendido, se debió a dos razones: la pérdida de un recurso de 3.8 millones de pesos del Subsemun y posibles actos de corrupción.

Lo que llama la atención es que entre los funcionarios que han sido cesados, se encuentran personas provenientes de Chihuahua, de donde también llegó el aún director de la Policía Municipal, Gilberto Loya Chávez; tales son los casos del director de la Academia de la Policía local, Capitán Pablo Filiberto Camacho Aguirre, este por supuestos actos de corrupción; de igual forma habría sido despedida Adriana Báez Sosa, directora de Prevención del Delito, quien trabajó en Chihuahua con Lázaro Gaytán Aguirre cuando él era secretario de Seguridad Pública y con quien logró la certificación Calea, misma que la SSPTM busca (o buscaba) para Puebla.

También se reportó la salida de Josué Negrete Gaytán, quien se desempeñaba como Secretario Técnico de la dependencia policíaca.

Otra de las “bajas” que se habrían dado son la de Claudio Limón de Unanue, quien carecía del certificado de control de confianza, requisito obligatorio para un funcionario de su nivel, situación que admitió conocer el propio titular de la SSPTM, Amadeo Lara Terrón, durante su comparecencia ante el Cabildo Municipal ante el cuestionamiento del regidor panista Jaime Zurita García.

Quien también cuestionó fuertemente a Lara Terrón fue José Luis Carmona Ruiz, presidente de la Comisión de Seguridad del Cabildo, preguntándole por qué en el 2012 tuvo un subejercicio (pérdida) de 3.8 millones de pesos provenientes del Subsidio de Seguridad para los Municipios (Subsemun).

Amadeo Lara admitió que dicho recurso estaba destinado para la adquisición de balas y la creación de un manual de operaciones; sin embargo, no cumplieron en tiempo con los requisitos.

A Limón de Unanue, se le atribuye ser uno de los implicados en la pérdida de los 3.8 millones de pesos del Subsemun.

A Camacho Aguirre, versiones no confirmadas, apuntan a que su cese se debió supuestamente a un posible desvío de recursos por 2.5 millones de pesos. Todo su equipo de trabajo también ha sido despedido y este día saldrán trabajadores administrativos, se anunció de manera extraoficial. (Fuente El Sol de Puebla).

Por su parte el periodista Gerardo Ruiz del periódico poblano Cambio, menciona que debido a “la crisis de seguridad pública que vive la capital poblana provocó que el edil poblano, Eduardo Rivera Pérez (actual Presidente Municipal de Puebla), entregara el control del área a un cártel de policías chihuahuenses apadrinados por Lázaro Gaytán Aguirre, quien colocó al director de la Policía municipal, Gilberto Loya Chávez, y al responsable de la Academia de Policía, Pablo Camacho Aguirre, con el objetivo de recibir la certificación norteamericana CALEA (Commission on Accreditation for Law Enforcement Agencies) y con ello acallar los críticas acerca del índice de criminalidad en la capital”.

De acuerdo al diario en comento, Lázaro Gaytán Aguirre se desempeñó en el periodo 2004-2007, como titular de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Chihuahua de donde renunció, supuestamente por haber sido amenazado de muerte por parte del crimen organizado…además, durante su gestión estuvo involucrado en el escándalo de Jesús José Reyes Aldáz, alias “El Chuy” (presunto asesino de Humberto Medina Vela, sobrino del gobernador de la entidad, César Duarte Jáquez y sentenciado a 40 años de prisión en diciembre del 2010), líder de la banda de secuestradores “Del Señor”, perteneciente al cártel de Sinaloa y quien fue escolta de Lázaro Gaytán Aguirre.

Tras haber recibido el citado mail, Los Ángeles Press en búsqueda de la veracidad, viajó a la ciudad de San Luís Potosí, donde se entrevistó a un instructor, quien no sólo corroboró la presencia de los futuros integrantes de la Gendarmería, sino proporcionó las fotos que acompañan al texto.

Debido a que el instructor (quien se acreditó fehacientemente con credencial expedida por la CNS/PF con su fotografía, además de mostrar talones de pago que lo acreditan como miembro activo) se encuentra laborando en la Academia, se omite su nombre, más no lo valientemente vertido a este medio en entrevista realizada en un centro comercial de la capital potosina, donde dijo lo siguiente:

“Desde el arribo de los “cadetes”, el desorden predomina en la Academia de la Policía Federal (PF), ya que el nuevo director de apellido Camacho, prohibió que los cadetes corran y hagan ejercicio para que “no se lastimen mucho”, además de instruir que a ningún cadete se le puede llamar la atención, por lo que la indisciplina está más que latente en este nuevo grupo de “elite” que no es más que pan con lo mismo”.

Por un lado, dice la fuente, “siguen los despidos hacia el personal que muestra algún signo de inconformidad hacia los nuevos mandos, quienes sólo vinieron para llenarse los bolsillos”, “además el actual director, ya dio luz verde para permitir la venta de golosinas por medio de los “casinos” (tiendas concesionadas) de corte militar, siendo todas las ganancias de las ventas, para el dizque general Camacho”.

academia de seguridad
Instalaciones de la Academia de Seguridad Pública. Foto: cortesía

Para orillar a que los nuevos “Gendarmes” consuman lo que vende la gente del nuevo director, ha menguado la higiene y la limpieza en el comedor, al grado de que la comida, ya no cumple con los valores calóricos y nutricionales para el personal, además de que la higiene de la cocina y del comedor, brilla por su ausencia. “Hay una gran proliferación de gatos corriendo en las mesas del comedor, eso sin mencionar las ratas que pululan en los vertederos de basura que están por la pista de infante.”

Respecto al personal docente contratado para tal efecto, el entrevistado manifestó que está compuesta por “pseudoinstructores externos amigos del mando”, quienes cobran 700 pesos la hora por dar en las aulas información bajada de internet y sin que tengan experiencia policial alguna”.

Tal parece agrega el entrevistado, que “el nuevo director tiene planeado meter su casino, creyendo que sigue en el ejército y que los chavos comiendo Sabritas (frituras) y golosinas aprenderán más”.

Respecto a las remodelaciones, se está arreglando el patio principal, “sólo para justificar gastos, ya que no había razón de ser de levantar el piso que se encontraba en óptimas condiciones” (Ver foto).

A los futuros “Gendarmes” no se les puede molestar antes de las 6 am por que no se paran, dejando que éstos vayan a desayunar a las 10 am tras echar la fiaca”, comenta la fuente, quien agrega; “sin disciplina, ¿cómo van a estar a la altura de la encomienda que les espera?, en lugar de oficiales, están formando carne de cañón” enfatiza con un cierta ironía.

Por lo anteriormente citado, la llamada “Gendarmería Nacional” sólo será una mera división de la Policía Federal (PF), sino un apéndice más de las Fuerzas Federales, cuerpo de donde se están despidiendo indiscriminadamente a elementos molestos para el mando, tal como se informó por este medio.

Como dijo Albert Einstein; “Es un tonto el que espera resultados diferentes haciendo siempre lo mismo”…a lo que agregaría; “Ya basta de simulaciones y ensayos. Las notas incluidas en el presente trabajo, y que pueden ser localizadas íntegramente en el internet, infieren que la seguridad pública seguirá estando secuestrada por grupúsculos en el poder (por no decir mafias), como estos Chihuahuenses que no sólo han demostrado ineficacia en sus encomiendas en Chihuahua y Puebla, sino que son llamados a repetir el fracaso en una institución federal, donde el daño será mayor y los costos inmensurables.

Basta de que se reciclen mandos ineficaces y corruptos y que la Seguridad Pública y sus recursos, sigan siendo administrados por pocos en detrimento de muchos. Tal parece que la mafia policial llamada “La Hermandad” en el DF y “La Hermandad del Polvo Blanco” compuesta por elementos de la extinta Federal de Caminos, juntas crearan el “Cartel de la Charola”, el cual no sólo lucrará con nuestra seguridad, sino con las instituciones, haciendo que éstas sigan siendo sólo ensayos de fracasos premeditados.

La información es poder y es responsabilidad de Los Ángeles Press de dar voz a aquellos testigos de la impunidad y la opresión. Estamos presenciando el preludio de un fracaso mayor en materia de seguridad, lo que a todas luces nos revela que los temores de un narco estado, como el soñado por el difunto Pablo Escobar, no será una quimera, sino una realidad, no en su natal Colombia, sino en un país llamado México, que a 200 años de existencia, sus instituciones están a merced del crimen.

En espera de que despertemos y alcemos la voz…¡seguiremos informando!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *