Comercio sexual de niños en México, una realidad creciente

Asociación Mexicana de niños robados dice haber recuperado 809 niños en 15 años, Foto: AMNDRAC
Asociación Mexicana de niños robados dice haber recuperado 809 niños en 15 años, Foto: AMNDRAC

Rafael López Mérida

De todas las agresiones que puedan sufrir niñas, niños y adolescentes la explotación sexual es la más cruel de todas. Lamentablemente, no existen datos exactos sobre este tipo de crímenes, aunque según datos de la ONU hablan de más de un millón de víctimas al año, esto se debe en parte a que muchos países ocultan esta información, por lo que desconocemos el verdadero alcance y naturaleza del fenómeno, pero lo que sí sabemos es que es un problema creciente.

Existen diferentes formas de captar a las niñas y adolescentes, una de las más comunes se conoce como levantón, el cual consiste en abordar a la víctima, casi siempre muy jóvenes y de complexión delgada, para subirla de forma violenta a un auto o camioneta.

Por lo regular, las organizaciones criminales dedicadas a este delito están formadas por hombres que controlan determinadas zonas o barrios, quienes localizan a una posible víctima y la vigilan unos días para conocer su rutina antes de atacarla; en otras ocasiones no hay vigilancia previa, simplemente ven una muchacha que les gusta y la levantan para abusar de ella y después la obligan a prostituirse o incluso solo la matan.

Estas bandas también recurren al ardid de ofrecer empleo a través de anuncios públicos que atraen a sus víctimas necesitadas de trabajo, quienes acaban siendo secuestradas y explotadas por sus captores.

También están los llamados padrotes, que son hombres dedicados a enamorar a mujeres jóvenes, la mayoría de las veces menores de edad, para alejarlas de sus familias y trasladarlas a otro estado para prostituirlas. Estos delincuentes ahora se apoyan en las redes sociales para seducir a sus víctimas.

Así como no hay cifras exactas de los afectados, tampoco conocemos quiénes son los delincuentes, pero sí sabemos que además de su presencia local también hay flujos internacionales que van de los países ricos a los países pobres, por ello cada vez hay más denuncias contra ciudadanos de Estados Unidos y Canadá, así como de Europa, por aprovecharse de la vulnerabilidad de niñas y adolescentes en Latinoamérica y el Caribe.

En este contexto sobresale México como el país latinoamericano con más mujeres desaparecidas que son convertidas en esclavas sexuales, especialmente niñas y adolescentes. Según María de la Luz Estrada Mendoza, presidenta del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, han desaparecido en sólo nueve estados del país 9.200 mujeres y niñas, sin embargo no existe una cifra oficial fiable de desaparecidas, porque los gobiernos maquillan los datos.

Marchan mujeres en Chalco, Estado de México, por los feminicidios perpetrados en su comunidad. Foto:  reporteros en movimiento
Marchan mujeres en Chalco, Estado de México, por los feminicidios perpetrados en su comunidad. Foto: reporteros en movimiento

El informe sobre las Condiciones de vulnerabilidad que propician la trata de personas en México, elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y el Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social señala que en los últimos años, el tráfico de mujeres con fines de explotación sexual ha pasado a ser el segundo negocio más lucrativo en el país, después de las drogas.

En este tema sobresale el Estado de México que entre junio de 2011 y junio de 2012 registró 955 casos, de los que el 60 por ciento eran menores de 17 años; mientras que el estado de Veracruz reconoció de forma extraoficial que en su territorio hay 6,000 desaparecidas. El resto de estados se negaron a dar información al respecto, a veces porque “no cuentan con estos datos” y en otras ocasiones porque temen el impacto negativo que tendrá dar a conocer estas cifras.

Es necesario destacar que los delitos sexuales contra las mujeres en el Estado de México han venido creciendo desde por lo menos mediados de los años 90, bajo el gobierno de Emilio Chuayffet Chemor, actual secretario de Educación Pública; pero el incremento de feminicidios, desapariciones y violaciones sexuales fue más notorio durante el gobierno de esta entidad del hoy presidente Enrique Peña Nieto, de 2005 a 2011.

Por ejemplo, entre 2005 y 2010, se registraron 922 asesinatos de mujeres, mientras que de marzo de 2011 a diciembre de 2012 hubo 563, de acuerdo con el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.

Además, el 54 por ciento de éstos se concentraron en diez municipios: Ecatepec de Morelos; Netzahualcóyotl, Tlalnepantla de Baz, Toluca, Chimalhuacán, Naucalpan de Juárez, Tultitlán, Ixtapaluca, Valle de Chalco y Cuautitlán Izcalli; todos ellos conurbados a la Ciudad de México.

Mención especial merece Ecatepec, donde más mujeres desaparecen de todo el Estado de México, además de que hay claras evidencias de que algunos policías del municipio participan en estas redes.

Es necesario señalar que el actual gobernador de la entidad mexiquense, Eruviel Ávila Villegas, fue, en dos oportunidades edil de Ecatepec, municipio que ha desplazado a Ciudad Juárez como el más peligroso para las mujeres en el país.

La situación es tan grave en este estado que dos veces, la primera en 2011, y la segunda en 2013, se quiso activar la alerta de género que es una aviso público sobre la grave inseguridad que padecen las mujeres, pero primeramente Peña Nieto y después Ávila Villegas se opusieron a que ésta se emitiera.

Ante la displicencia e indiferencia aunadas a la incompetencia de las distintas autoridades, la explotación sexual de niñas y adolescentes continuará creciendo en el país a menos que sea la propia sociedad civil, la iniciativa privada, las iglesias y los medios de comunicación, la que asuma su combate, tal como ya ocurre hoy día.

*El autor Director de Proyectos Especiales de la Fundación Nacional de Investigación de Niños Robados y Desaparecidos IAP. Su sitio digital: www.ninosrobados.org.mx  

Tw: @Lomer61

 

One thought on “Comercio sexual de niños en México, una realidad creciente

  1. es una verguenza para todos nosotros que las autoridades no hagan nada al respecto, pero que me puedo esperar de un pais como mexico donde impera la impunidad y es el pais que no pasa nada, desaparecen 43 y nadie sabe nada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *