Corridos al óleo

Por Elina Chauvet*

La primer alusión musical que recuerdo haber hecho en mi obra fue en el año de 1999. Sucedió en Culiacán, Sinaloa, con una obra a la cual no puse título, pero en la parte superior escribí “Pareces amapolita cortada al amanecer”. En la obra hay una mujer bonita, de cuyo vientre emergen varios hombres, algunos muertos y otros armados; ella se sostiene en un pie sobre un cráneo del que surgen flores de amapola; en la mano izquierda sostiene una bandera de México y en la derecha, la virgen de Guadalupe.

Cuando estaba creando la obra, se vino repentinamente a mi memoria el pequeño verso de esta canción que escuchaba frecuentemente en el trayecto de mi casa a la escuela, cuando era niña y vivía en la ciudad Camargo, en Chihuahua, México. Esta canción la interpretaba Cornelio Reina, y para mí, era música prohibida pues en casa no se escuchaba música ranchera ni popular, era una prohibición hecha por mi padre amante de la música clásica, mas sin embargo, extrañamente mis recuerdos de Camargo siempre están acompañados de:

Ya vine de donde andaba
Se me concedió, volver
A mí se me a figuraba
Que no te volvería a ver
Pareces amapolita cortada al amanecer.

Mis recuerdos no están acompañados por Mozart, Beethoven, Mendelsson, o Bach, por decir algunos. A ellos los tenía a la mano, disponibles de escuchar, los permitidos.
Esta linda mujer que pinté era Sinaloa, o mi visión de Sinaloa, un estado hermoso y de una gran generosidad. Su pie hace equilibrio sobre la muerte y se sostiene con una sola pierna, una pierna fuerte que representa la fortaleza de sus habitantes para no caer. También sus brazos, como una balanza, hacen equilibrio entre la fe y el patriotismo. Los hombres emergen de sus entrañas y casi son expulsados de ella, son sus hijos, los del narcotráfico, los hermanos, primos, amigos, vecinos, a los que se le quiere y a veces no, pero que están aquí y son parte de ella.

Once años más tarde, esta pintura sigue representando lo mismo. Es tan actual como si la hubiera terminado de pintar ayer, lo cual no es el caso de algunas otras obras que he pintado en años posteriores. Algo parecido sucedió con la obra que inicié en el 2006, año en que obtengo una beca del Fondo Estatal Para la Cultura y las Artes del Estado de Sinaloa. El proyecto consistía en pintar 10 obras basadas en corridos y narco-corridos interpretados por el grupo norteño Los Tigres del Norte, originarios de Mocosito, Sinaloa.

Dicen que “nadie es profeta en su tierra”, pero también es cierto que conquistar un lugar en tierra ajena es difícil. En alguna ocasión me sentí atormentada y culpable por ser una artista a la cual algunos colegas catalogaban de “anecdótica”. Siempre me sentí culpable de serlo, pero por más que lo intenté cambiar, mi obra terminaba contando una historia. Y fue por eso que en cierta ocasión al escuchar un corrido interpretado por Los Tigres del Norte, las imágenes no esperaron para llegar a mi mente. Pero lo que más llamó mi atención fue el alto contenido social de la letra. “Contrabando y traición“ este legendario corrido que los hiciera tan famosos en los años ochenta. Y el de “José Pérez León”, que cuenta la historia de un joven migrante que deja a su familia para ir a los Estados Unidos a trabajar y encuentra la muerte. Para mí fue contundente esa imagen, toda una revelación. Esta música que me fue prohibida en mi infancia contenía una temática con un alto interés para mí y mi obra.

Al investigar más sobre estos corridos, descubrí variedad de temas de suma importancia del devenir del país y, para mi sorpresa, encontré una fuente informativa de muchos tópicos de los cuales, la prensa no habla. Entiendo muy bien que no todo es veraz, y que hay mucho de imaginación; sin embargo, para mí ha sido una fuente de inspiración grande.
Luego de escuchar y leer una buena cantidad de corridos, interpretados por este grupo musical seleccioné los temas que pintaría, pues eran muchas las narraciones que me agradaban pero quería hacer un balance entre los temas que propondría, así que seleccioné temas políticos, sociales y obviamente de narcotráfico.

La neta de las Netas, Crónica de un cambio, Los tres gallos, El dolor de un padre, Pakas de a kilo, La reina del sur, Jefe de jefes, La bronco negra, Pedro y Pablo, Las mujeres de Juárez, Contrabando y traición y José Pérez León.

En el 2008, el gobierno del estado de Chihuahua acepta mi propuesta de exhibir mi obra en mi tierra natal: “La Neta de las Netas“, como titulé este proyecto, fue inaugurada en septiembre en la Casa de la Cultura Municipal Antigua Estación del Ferrocarril, e inaugurada por el entonces presidente municipal. Todo parecía estar bien hasta el momento en que el presidente inició el recorrido para ver la obra y se encontró con el retrato del “Jefe de Jefes”. Desde mi perspectiva y a sabiendas perfectamente que el Jefe de Jefes fue el narcotraficante Félix Gallardo, actualmente preso, yo hice una lectura diferente con la obra y pinté el retrato de un joven sicario. Imaginé el poder que debía sentir al tener en sus manos las poderosas armas, como un R-15 o Cuerno de Chivo. El presidente municipal se puso muy molesto y sin despedirse abandonó la exposición. Yo no comprendí en ese momento su molestia. Pero, al día siguiente, me enteré, por diversos medios, que lo había sido amenazado de muerte.

La guerra contra el narcotráfico desbordaba la violencia. A Chihuahua habían decidido militarizarla. “La Neta de las Netas” fue censurada y las puertas de la sala de exposición permanecieron cerradas al público durante los quince días que duró el festival.
Fueron casi dos años que la obra permaneció guardada en mi estudio, oculta, culpable, silenciosa. Los acontecimientos de los últimos años en México, la convirtieron en indeseable. La saqué a la luz pública nuevamente, en 2010, y la obra se exhibió durante cinco días en una de las más cortas exposiciones individuales que ha tenido Mazatlán en los últimos diez años.

* Elina Chauvet es artista plástica, originaria de Casas Grandes, Chihuahua. Entre sus exposiciones destacan Vírgenes y milagros (1996), Corazón al filo (2001), La Neta de las netas (2009) y Zapatos rojos (2009). Para comunicarse directamente con la artista: elinachauvet@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *