Desapariciones generalizadas e impunes en gran parte de México: ONU

Activistas con los padres de familia de los 43 normalistas víctimas de desaparición forzada en Iguala México. Foto: Masde131/Tw
Activistas con los padres de familia de los 43 normalistas víctimas de desaparición forzada en Iguala México. Foto: Masde131/Tw

Por Sergio Ferrer

MÉXICO, DF. El Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU (Comité CED) criticó al Estado mexicano por la impunidad que prevalece ante la práctica de “desapariciones generalizadas en gran parte del país” y la casi inexistencia de condenas por este delito que caracteriza las desapariciones de la llamada Guerra Sucia hasta la actualidad.

El Comité de la ONU expresó preocupación particular por las desapariciones forzadas de migrantes en territorio mexicano, la intimidación y estigmatización de familias y personas defensoras de derechos humanos que buscan justicia en casos de desapariciones; la falta de un registro confiable de personas víctimas de desaparición forzada; y “la singular crueldad con la que las desapariciones forzadas afectan a los derechos humanos de las mujeres y los niños” ya sea como víctimas o familiares.

Por esto, instaron al Estado a aprobar a la mayor brevedad posible una Ley General contra la Desaparición Forzada con participación de víctimas y familiares. También, el Comité fijó el plazo de un año al gobierno mexicano para rendir cuentas de la implementación de cambios derivados de las recomendaciones finales vertidas después de la primera evaluación del cumplimiento de México con la Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra la Desaparición Forzada,

El caso de la detención desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa en Iguala, “ilustra los serios desafíos que enfrenta el Estado en materia de prevención, investigación y sanción de las desapariciones forzadas y búsqueda de las personas desaparecidas”, en México hay serias dificultades que existen en la práctica en materia de búsqueda de personas desaparecidas”, acusó el Comité, siendo una de las recomendaciones proporcionadas, que el Estado priorice la inmediata búsqueda con vida a una persona ante cualquier denuncia de desaparición.

Por otro lado, según boletín enviado por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan a medios, el Comité constató “una serie de obstáculos” en el acceso a la justicia en casos de desaparición, incluyendo el hecho de que las autoridades no inicien de inmediato la investigación penal, o clasifiquen hechos de desaparición forzada como otro delito.

Según convenios aceptados por el gobierno mexicano, tiene la obligación de “investigar de manera efectiva a todos los agentes u órganos estatales que pudieran haber estado involucrados, así como a agotar todas las líneas de investigación” ante hechos de desaparición forzada, lo cual se aplica a Ayotzinapa, afirma el documento.

Otro punto del ámbito penal que a decir del Comité debe atenderse es la obligación de sancionar a los superiores jerárquicos en la cadena de mando de acuerdo al artículo 6 de la Convención, mismo que establece la responsabilidad penal del mando superior quien “haya tenido conocimiento de que los subordinados bajo su autoridad y control efectivos estaban cometiendo o se proponían cometer un delito de desaparición forzada, o haya conscientemente hecho caso omiso de información que lo indicase claramente”, y teniendo responsabilidad sobre actividades relacionadas con la desaparición, “no haya adoptado todas las medidas necesarias y razonables a su alcance para prevenir o reprimir que se cometiese” o “para poner los hechos en conocimiento de las autoridades competentes”.

El Comité recomendó establecer dentro de la Procuraduría General de la República el análisis final del organismo internacional recomendó una “unidad fiscal especializada en la investigación de las desapariciones forzadas” que cuente con recursos suficientes y “una perspectiva estratégica” sobre la desaparición forzada a nivel nacional, ya que la actual Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas no cumple este papel de investigación penal.

Otra el Comité “alienta enérgicamente al Estado parte a reconocer la competencia del Comité para recibir y examinar comunicaciones individuales” sobre casos concretos de desaparición forzada en México y solicitó visitar nuestro país con el fin de estudiar la situación de cerca y publicar un informe completo sobre la desaparición forzada en México. El año pasado el Comité había solicitado una visita oficial a la cual el Estado no respondió.

Organizaciones de derechos humanos saludaron la decisión del Comité de recomendar que las organizaciones de familiares de víctimas participen en el proceso de implementación de sus recomendaciones. Reiteramos que la dignidad, indignación y lucha de las propias familias ha sido la fuerza que impulsa el acceso a la verdad y la justicia.

Entre las organizaciones que firman el comunicado sobre la postura de la ONU está, la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de violaciones a los Derechos Humanos en México (AFADEM-FEDEFAM), Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (CADHAC), Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), H.I.J.O.S. México entre otras.

Asesinan en Iguala a Norma Angélica Bruno Román, familiar de desaparecida

El viernes 13 de febrero, un sujeto asesinó con dos disparos a la activista Norma Angélica Bruno Román, de 25 años, quien participaba en el Comité de familiares de las otras víctimas de desaparición forzada en Iguala. Bruno Román se integró para buscar a su prima Ivette Melisa Flores Román, desaparecida el 2 de marzo de 2013 por un grupo armado.

Según información del periódico El Sur, la coordinadora del Comité de familiares de búsqueda de desaparecidos, Xitlali Miranda, confirmó que Norma Bruno sí participó en este Comité, pero aseguró que el ataque en el que perdió la vida no está relacionado con su actividad de búsqueda de fosas clandestinas en Iguala desde el 23 de noviembre.

Sin embargo, el 10 de enero los miembros del Comité aceptaron que habían sido amenazados por el crimen organizado para dejar de buscar fosas, después de que la Procuraduría General de la República anunció que dejaría de apoyarlos en su búsqueda.

La subprocuradora de Derechos Humanos de la PGR, Eliana García Laguna declaró el 20 de enero que los policías federales que buscaban fosas junto con los familiares, también fueron amenazados por presuntos delincuentes, “también los peritos de PGR han recibido amenazas, hay una situación en la zona que es conflictiva y no solamente han recibido amenazas, ha habido incluso persecución de grupos y permanentemente hay halcones que están en la zona”, reveló.

La mujer fue asesinada afuera de un panteón privado a donde asistiría al sepelio de José Ramón Bernabé Armenta de 26 años, quien también fue asesinado de cuatro balazos cerca de las 11 de la noche del pasado miércoles en una colonia céntrica de Iguala.

Según testigos, el pistolero revisó las pertenencias de Norma Angélica y sólo se llevó su teléfono celular.

La madre de Norma, la señora Reyna Román, junto con otros familiares informaron que su hija se había integrado al grupo de búsqueda de fosas clandestinas del Comité de familiares de las otras víctimas de desaparición para buscar a Ivette Melisa Flores Román, quien fue desaparecida el 2 de marzo de 2013, a la edad de 24 años, una de las 380 víctimas de desaparición forzada en Iguala, privada de la libertad en su propio domicilio por hombres armados.

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

One thought on “Desapariciones generalizadas e impunes en gran parte de México: ONU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *