El lucro de reservas ecológicas, desde las filas del PRD

Rosa María Ayala en el lucro de los predios ecológicos, desde las filas del PRD. Foto: rogelioolvera.com
Rosa María Ayala en el lucro de los predios ecológicos, desde las filas del PRD. Foto: rogelioolvera.com

Por Maurizio Montes de  Oca

MÉXICO, DF.- Sentada en un comedor en lo más alto del sur de la ciudad, Antonia López Alcántara quien trabaja como empleada doméstica en Santa Fe, tiene cuatro hijos, siete nietos y no tiene casa propia, relata: “Yo era incondicional del PRD, nunca acepté tortas ni banderitas. Yo les decía, no, yo vengo por convicción propia. Cuando estuvo postulado Cárdenas nosotros íbamos a votar, a volantear, a apoyar, pero por convicción… una señora de Polanco tenía como diez fotocopiadoras y las prestaba, otro señor tenía una fábrica de papel bond, otros llevaban cartulinas, algunos aportaban alimentos… era una cosa padrísima. Yo iba a volantear a Coyoacán, al Zócalo, a diferentes lugares”.

En el año 2008, Antonia estaba en busca de un terreno económico y supo que en la Delegación Álvaro Obregón había un predio donde se apoyaba a gente con escasos recursos en busca de vivienda. Así llegó a La Nueva Angostura, un terreno que por muchos años fue irregular, ubicado en la Avenida Torres Ixtapaltongo, justo enfrente de la Universidad Anáhuac, una de las más exclusivas de la ciudad (donde el costo de una carrera profesional supera el medio millón de pesos).

“Nos quisieron quitar hasta el nombre”, dicen vecinas de la colonia La Angostura, contigua al predio que quiso adjudicarse el nombre de este barrio que existe desde el año 1959, quienes han visto el proceso de crecimiento exponencial de La Nueva Angostura “antes había mucho bosque, comenzaron como con casitas para gente muy humilde, con puros cuartitos en la parte de enfrente y después ya empezaron a abrir calles”. Otra vecina relata: “era mi área de juegos de niña y en unos cinco años creció muchísimo, ya no se ve la flora, ni los árboles, ni nada… se ve triste”.

Las versiones de los pobladores cercanos varían en torno a la fecha exacta de los primeros invasores, pero según lo dicho por los habitantes de La Nueva Angostura, este predio comenzó a habitarse hace más de 20 años. En el curso de esos años, surgieron supuestos dueños de los terrenos, entre ellos: una empresa propiedad de Santiago Galas (quien donó los terrenos de enfrente a la Universidad Anáhuac, vinculada a los Legionarios de Cristo), una persona de nombre Óscar Pandal, la Comisión Federal de Electricidad, entre otros. Lo cierto es que en 2010 se emitió un decreto expropiatorio en su favor por parte del entonces jefe de gobierno, Marcelo Ebrard, cuya causa de utilidad pública fue la regularización de la tierra, correspondiente a los terrenos reconocidos en el Registro Público de la Propiedad y de Comercio del Distrito Federal, como “Bosques del Cedral, S.A. de C.V.”

Antonia estaba muy interesada en hacerse de un patrimonio propio en La Nueva Angostura.

“Por un año, cada ocho días fui a las juntas… a mí me habían dicho que iban a pedir un pago inicial de 10 mil pesos, aparte tenías que ir a hacer faenas, acudir a las asambleas puntualmente y dar tus cuotas cada semana. Yo me acerqué a un tal Moisés y él fue quien me dijo lo que tenía que hacer. En las juntas se daba un listado de las personas que estaban participando y de las que ya debían mucho dinero, porque se llega a un acuerdo… tienes que cooperar con una cantidad y se iba descartando a las personas que ya tenía mucho tiempo que no participaban o que no apoyaban. A mí al año me dijeron, ¿sabe qué? ya hay un lote, nada más que sí necesitamos que nos traiga inmediatamente 30 mil pesos. Yo sólo contaba con 10 mil pesos”. A ella le ofrecieron un lote de 120 metros cuadrados.

Vista panorámica de La Angostura. Foto: Google
Vista panorámica de La Angostura. Foto: Google

De acuerdo con fuentes consultadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y del antaño Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), Moisés es el nombre del secretario de la lideresa del predio de nombre Rosa María Ayala, quien fue postulada por el Partido del Trabajo (PT) como diputada local en 1997 y 2003, en 2006 comienza a colaborar con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con la designación de Delegada Electoral Pro Voto, según indica la página web de La Nueva Angostura. De acuerdo con empleados temporales contratados para el último censo económico de INEGI, nunca se les permitió la entrada al predio:

“Moisés se sorprendió al decirle que el INEGI tenía información panorámica y que los cartógrafos sabían la cantidad de manzanas que hay en el predio, puesto que ellos no permitían entrar a nadie… un día fuimos un domingo porque ellos nos citaron y estábamos sentados a un lado de la asamblea que realizan en unas canchas y en seguida nos fue a buscar gente de Ayala para decirnos que quiénes éramos y nos sacó de ahí diciendo que nosotros no podíamos estar presentes en su asamblea, que fuéramos de donde fuéramos, la asamblea era privada y caminaron con nosotros hasta la salida”.

Existe una intención expresa de mantener hermetismo respecto a sus actividades. Una manta colgada en las afueras del predio en 2007, advertía:

Se prohíbe el paso a toda autoridad judicial en este predio que es propiedad privada. Amparo número 743, 845, 909, 1007/2006 y 13, 18, 19, 474/2007…Rosa María Ayala Sánchez”.

No obstante, el interés en materia política y electoral de Ayala y los habitantes del predio parece ser amplio. Refieren las fuentes consultadas del IEDF, “a nosotros sí se nos permitió la entrada, cuando son cuestiones de elecciones ahí sí pueden entrar y pueden capacitar. Nunca nos dicen que no.”

Otro aspecto de la invasión de terrenos de La Angostura. Foto: rogelioolvera.com
Otro aspecto de la invasión de terrenos de La Angostura. Foto: rogelioolvera.com

En 2007 los habitantes de este lugar acudieron en masa a un mitin de Andrés Manuel López Obrador portando una playera negra con la leyenda “Rosa Ma. Ayala Predio La Angostura”; así está asentado en un monitoreo de medios realizado por la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT), en el que también se documentan agresiones en contra del personal de esta dependencia, a quienes se les impidió concluir una visita al predio “se presentó la C. Rosa María Ayala Sánchez, en compañía del C. Rodolfo Padilla Pérez, este último identificado como Juez Cívico en el juzgado AOB-4, quienes iniciaron acciones agresivas en contra del personal de la PGJ y de la Fiscalía de Delitos Ambientales, reteniéndolos por más de una hora y media”. La PAOT tuvo una gran injerencia en el predio debido a que los habitantes estaban invadiendo parte de la Reserva Ecológica Torres de Potrero, la cual es considerada un puente natural entre las zonas altas Álvaro Obregón, Cuajimalpa y Magdalena Contreras.

Los domingos son de asamblea en La Nueva Angostura. Comienza a las 10:30 de la mañana, los habitantes y solicitantes de vivienda se reúnen en las canchas del predio a esperar a Rosa María Ayala, quien entra con una comitiva de cuatro personas abriéndose paso entre la gente para tomar el micrófono en donde ya la esperan alrededor de 15 personas de pie sobre un montículo de tierra en el que se realiza el mitin, las cuales se suman a varios cientos que observan atentos bajo el sol.

Un joven moreno se pone a su servicio corrigiendo fallas en el audio para que comience a hablar Ayala y luego éste se coloca a su lado, flanqueándola con una sombrilla. En la asamblea realizada el 7 de noviembre Ayala invita a los oyentes a que no se gasten su ahorro para la vivienda que pretende asignarles y les informa los pormenores de un encuentro con Héctor Serrano, secretario de Gobierno del Distrito Federal y las autoridades del INVI, además de comentarles sobre otros terrenos que planean ocupar para cubrir la demanda de vivienda de los presentes: el predio El Tejocote y el predio Aguascalientes, ubicados en Lomas de Becerra y Colonias del Sur, en la Delegación Álvaro Obregón (se constataron sus nexos con un total de seis predios con similares características, entre los que se encuentran los denominados “El Charro”, “Conciencia Proletaria” y “Emancipación del Pueblo”).

El lucro de la tierra, en manos de los partidos. Foto: rogelioolvera.com
La Angostura, lucro de Rosa María Ayala, ahora en las filas del PRD. Foto: rogelioolvera.com

También existió una orden directa de las autoridades del INEGI para que los empleados no ingresaran al predio durante el Censo de Población y Vivienda en 2010, y en 2014 tampoco se permitió realizar sus labores al personal contratado para los Censos Económicos que además de registrar establecimientos comerciales, tenía que hacer un pre conteo de viviendas y un registro de cuántas de éstas había en cada manzana. No obstante, esta actitud cambia en tiempos de elecciones, en los que se habilita el salón de usos múltiples para dar capacitaciones a funcionarios de casilla, mismas que normalmente realiza el personal de los institutos electorales en las casas de aquellos que fueron seleccionados para participar, sin embargo, en La Nueva Angostura todo pasa por el filtro de Rosa María Ayala y sus allegados; los nombramientos de los ciudadanos seleccionados se dejan en sus oficinas y ellos se encargan de hacérselo llegar a quien corresponde. “Todos participan, nunca te dicen que no, todo el tiempo están a la expectativa pero por obligación, no porque realmente les interese participar”.

En un recorrido realizado por Los Ángeles Press se constató que existe una manta colgada afuera del predio en la que se anuncia un nuevo proyecto de vivienda iniciado por La Nueva Angostura para habitantes de la demarcación. Hace unos meses podía encontrarse otra manta con el mismo contenido a varias cuadras de ahí, en la Avenida Toluca y otra más, en el mismo lugar, con el nombre de Rosa María Ayala en la que se le identifica con la corriente perredista Alternativa Democrática Nacional, la cual también se suma a un camión al interior del predio con un altavoz en la parte superior que está cubierto en la mayor parte, por un vinil alusivo a Ayala con los colores del PRD. Al preguntar en la puerta del predio sobre el supuesto proyecto de vivienda, se pide al interesado pasar a las oficinas en las que se indica que los domingos a las 10:30 de la mañana se dan los informes en la asamblea y se pide como primer requisito una copia de la credencial de elector y el nombre de un “beneficiario”.

Ayala vociferó durante la asamblea celebrada el 7 de diciembre de 2014 a la que Los Ángeles Press tuvo acceso: “siempre entramos a los procesos electorales, por un interés: que la gente tenga su vivienda y sus servicios y juntos hemos logrado acuerdos importantes como la expropiación (del predio) en 2010, sucedió porque nosotros tuvimos una cobertura política con el PRD a través del Licenciado Marcelo Ebrard que fue quien dio la firma de la expropiación y con el secretario de Gobierno (José Ángel Ávila) que lo reafirmó en el Diario Oficial”.

“Si no nos hubiéramos ido a favor de la Supervía, en acuerdo político, no estuviéramos aquí, estuviéramos en el bote”, expresa la lideresa de estos terrenos que en 2011 contrastaban notablemente con la posición política de un gran número de vecinos de los alrededores que protestaban contra la construcción de dicha vialidad a causa de su impacto ecológico, de la expropiación de sus inmuebles, y de la falta de una consulta vecinal para sondear la voluntad de los afectados; entre los inconformes se contaban José Emilio Pacheco, Margo Glantz, Carlos Payán, Cristina Pacheco o Alberto Castro Leñero. Una manta revelaba la postura de La Nueva Angostura en aquel entonces, “¡Sí a la  Supervía poniente! ¡Sí a mejores vialidades para todos!”, mientras al otro lado de la reserva ecológica, los habitantes de La Malinche formaban un movimiento de resistencia civil contra la que consideraban una cantidad ridícula por la expropiación sus hogares.

Cerca de 20 mil votos distribuidos en cinco mil familias, es el cálculo aproximado que hace la propia Ayala en el mitin, cifra con la que se congratula de haber participado bajo el emblema “Ganamaz”, en la pasada elección perredista. Gracias a los votos que es capaz de movilizar, Rosa María Ayala afirma al micrófono que le fueron etiquetados 17 millones de pesos a La Nueva Angostura por parte de la Cámara de Diputados para urbanización y acondicionamiento de áreas deportivas. Pero Ayala está inconforme.

Hemos estado en otros partidos y no nos han dado nada, pero eso sí, ahí andamos votando, nos estamos afiliando… firmando para el petróleo, para que ganen otros. Pero como siempre nos han utilizado, decidimos registrarnos”.

Así anuncia Rosa María Ayala su candidatura independiente a la jefatura delegacional de Álvaro Obregón también el de su hija Cecilia Ayala Sánchez y una dentista que ofrece consulta al interior del predio, ambas son sus candidatas independientes por el Distrito XXV, también tiene un candidato para el Distrito XVIII (en donde se ubican los predios “El Charro” y “El Tejocote”, bajo su control) todos se encuentran arriba del improvisado templete con Ayala, asimismo, anuncia a Moisés como coordinador de todas las campañas y lanza una advertencia “Sí deben de saber que no los van a comprar con despensitas, ni con nada de eso… ustedes recíbanlo, pero el voto es para Rosa María Ayala”. Sin embargo, la lideresa es precavida y advierte a los solicitantes de vivienda: “y si no se logra, pues negociamos ¿por qué no? esto se presta para negociar y lograr algo en el mismo PRD”. No obstante, sólo Cecilia Ayala acudió a entregar las firmas necesarias para obtener la candidatura independiente por el Distrito XXV.

Al ser consultada por este diario, la politóloga Milena Ang, quien se ha formado en la Universidad de Auckland, el Centro de Información y Docencia Económicas en México y la Universidad de Chicago, indica que el clientelismo se refiere a una relación entre votantes y políticos cuya principal característica es el intercambio de bienes o servicios por apoyo electoral y suele ser frecuente en los estratos sociales de bajo ingreso. Esto ocurre porque el costo de voto de las personas de estrato social bajo es menor y por ende, indica Ang, la misma inversión puede tener mayores retornos en forma de votos.

–“Piensa por ejemplo, en el costo de bienes que podrían comprar un voto en una colonia de bajo ingreso (bolsas de cementos, pintura, etcétera). Los hogares de clase media tienen el poder adquisitivo para comprar eso, y comprarlos con bienes privados es imposible (¡ni modo de darle iPods a todos!)”

Agrega que es una práctica que tergiversa la relación entre votantes y representantes, en que la estos últimos que tienen acceso a bienes que no tendrían de otra manera y que en muchos lugares las redes clientelares son la única conexión entre ciudadanos y políticos. “Por tanto, si se quiere una política pública que erradique el clientelismo se debe pensar también en fortalecer los vínculos entre ciudadanos y gobernantes y que aumente la provisión de servicios públicos en comunidades de bajo ingreso”.

De izq. a der: Jesús Zambrano (PRD) en la firma del Pacto por México con Peña Nieto. Foto: archivo red
De izq. a der: Jesús Zambrano (PRD) en la firma del Pacto por México con Peña Nieto. Foto: archivo red

“Uno de los mayores incentivos para el clientelismo es el grado de opacidad con el que se manejan los recursos dentro de los partidos políticos… una reforma que transparente los recursos asignados a los partidos, y que los obligue a rendir cuentas de cómo, cuándo y dónde se gastan esos recursos sería ideal, aunque entiendo que es casi imposible que se apruebe”, abunda Ang.

Ayala finaliza su mitin con una evocación a la entrada de las tropas revolucionarias a la Ciudad de México y la fotografía de Villa y Zapata ocupando la silla presidencial, les recuerda a los presentes que otro de los predios bajo su control se llama Aguascalientes por la convención del mismo nombre y les recomienda leer sobre la epopeya… al minuto siguiente las mujeres con la copia de su credencial de elector en mano se repliegan a buscar su turno para formarse y pagar su cuota. Todo indica que habrá noticias de Ayala y la Nueva Angostura en julio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *