El verdadero informe de Felipe Calderón

José Amador Serrano Villalobos

“Mi sexenio estuvo marcado por el sello del infortunio. Comenzó con el origen ilegítimo de mi mandato, usurpé el poder entrando al recinto legislativo por la puerta de atrás, entre enérgicas protestas del pueblo, con un país dividido y enfrentado. Lo cual solo fue posible, gracias a la ayuda de los miembros del PRI, de ahí provino mi pecado original, el pacto de apoyar a Peña Nieto como mi sucesor.

Goberné protegido por vallas, cercas, policías, militares y el silencio cómplice de la mayoría de los medios de comunicación. Termino mi periodo dejando un México tanto o más fracturado y polarizado como el que existía cuando me fue colocada la banda presidencial. Fue tan trágico mi sexenio, que solo faltó que el volcán Don Goyo, hiciera erupción el volcán para completar el cuadro de calamidades que ha enfrentado mi administración, entre las que se encuentran: la peor crisis económica, la epidemia de influenza A/H1N1, inundaciones, sequías, por no citar desde luego la virulencia, la irracionalidad, la brutalidad de la delincuencia que afecta principalmente las actividades de comercio.

Para “legitimarme” al igual que Bush tuve que crear una psicosis, un miedo al narcotráfico y al crimen organizado, haciendo la lucha contra estos, el eje principal de mi gobierno. El combate al crimen organizado me proporcionó durante cierto tiempo una vía de legitimación que las urnas me negaron. La militarización de la política le dio las herramientas para administrar el país con medidas de excepción.

El balance final de mi mandato hasta el presente, es desastroso, trágico: 88 mil 361 homicidios y más de 13 mil desaparecidos, miles de mutilados, huérfanos, desplazados, regiones enteras del país en llamas, ciudades asoladas por la violencia, las fuerzas armadas sumidas en el desprestigio. Como señaló Javier Sicilia: Que yo, Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, seré recordado como el presidente de la violencia, como el presidente de una guerra inútil, de una guerra estúpida, una guerra perdida; como el presidente de la obstinación de la violencia y de la negación de la vida humana (…) me voy como responsable directo y/o indirecto de todas esas muertes, contrario a lo que anunció en televisión, tuve un pésimo y trágico sexenio, un pésimo y trágico gobierno, tanto así que mi partido reprobó en el examen de las elecciones del pasado 1 de julio de 2012.

Quise pasar a la historia como el presidente del empleo y sólo logré mayor desempleo, mayor pobreza. Y sin querer mi gobierno vino a engrosar las filas de la economía informal, con el menor crecimiento económico en el país desde hace 24 años según la CEPAL. Hice que México fuera el único país latinoamericano en el que entre 2006 y 2011 registró una contracción del PIB por habitante. Pero gracias a mi Gobierno una treintena de familias en México, concentran la mayor parte de la riqueza.

No escatimé recursos para acabar a López Obrador, quien cosechó casi 16 millones de votos, más de los alcanzados por el partido del gobierno. Mi gobierno, se recordará como uno de los más tristes, uno de los peores, de los más trágicos de la vida nacional: el sexenio negro de México, a menos que Peña Nieto rebase mi récord”.

 

3 thoughts on “El verdadero informe de Felipe Calderón

  1. Le faltó mencionar que duplicó la deuda, que subió los impuestos, que la corrupción se disparó, que siguió con la privatización, etc, etc, etc. Ah! y que se va con una pensión vitalicia cuya generosidad raya en lo obsceno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *