Elecciones 2015: Las más violentas, sucias e intrascendentes de México

Quema de boletas electorales en Guerrero. Foto: José Méndez/EFE
Quema de boletas electorales en Guerrero. Foto: José Méndez/EFE

Amador Rodríguez Lozano

Las elecciones intermedias 2015, pasaran a la historia como las más grises, más sucias, más violentas y más intrascendentes de México. Estas elecciones serán comentadas y tal vez analizadas únicamente por el triunfo de Jaime Rodríguez “el Bronco, en Nuevo León, quien como candidato independiente, enfrento al sistema de partidos y lo derroto. Tal vez sean recordadas porque el Partido Revolucionario Institucional va a perder Nuevo León, Sonora, Baja California Sur, Michoacán y Guerrero. Tal vez también Querétaro. Únicamente ganara Campeche, Colima y San Luis Potosí.

Serán también recordadas porque millones de mexicanos en edad de votar, no pudieron hacerlo porque no cambiaron a tiempo su credencial 2009 y 2012. Nadie, ni autoridades o partidos, hicieron un esfuerzo serio por evitarlo. Según el INE, 6.7 millones de micas, perdieron su vigencia. No es sólo la oportunidad perdida, sino lo que hay detrás de esta apatía electoral y la enorme desconfianza hacia la institución que organiza las elecciones.

Serán también recordadas por ser las más grises, porque ningún partido o candidato presentó una propuesta seria y posible para cambiar el actual estado de cosas del país. Solo frases huecas, propuestas genéricas y demagógicas de todas las fuerzas políticas nacionales. Nadie hizo un esfuerzo real por convencer al electorado de que otro México digno es posible con dignidad. Los partidos minimizaron la inteligencia ciudadana, y los ciudadanos son indiferentes a los partidos. La comunicación entre estas dos entidades está rota y tiene consecuencias serias en la representación política.

Serán también las más sucias de nuestro tiempo, por las violaciones a Ley de todos los partidos, por las grabaciones ilegales a candidatos, gobernantes y líderes partidistas y por su difusión en los medios masivos de comunicación, a pesar de ser un delito federal. Queda otra vez de manifiesto la ineficiencia del INE para hacer valer leyes electorales y hacer valer los principios de un Estado de Derecho.

Protestas en Guerrero contra las elecciones por la desaparición de lso 43 estudiantes de Ayotzinapa. Foto: José Mendez/EFE
Protestas en Guerrero contra las elecciones por la desaparición de lso 43 estudiantes de Ayotzinapa. Foto: José Mendez/EFE

Serán también las más violentas de los últimos años, porque se asesinaron a 21 candidatos, de diferentes rangos y nadie se escandalizó, ni siquiera los partidos políticos a los que pertenecían las víctimas. Hubo represión de policías federales en Guerrero y abrieron fuego contra civiles, dejando un muerto y varios heridos; en Oaxaca, hubo 79 detenidos; en Yucatán, dos muertos y otras tantas decenas de detenidos. En Michoacán, quema de autos y protestas, en fin, los medios registraron más de mil denuncias por todo el país. Así estamos tan acostumbrados a la violencia, que nuestra indiferencia la ha normalizado en la vida pública. Serán también las más violentas, porque se permitió que un grupo de profesores, violentara la Ley, agraviara a la sociedad, limitara las libertades, robara, quemara propiedades de personas y oficinas públicas, sin la menor intervención de la autoridad y ningún castigo para los agresores de la Ley.

Manifestantes incendian alcaldía de Guanajuato por virtual victorial del PRI. Foto: @la_Republica
Manifestantes incendian alcaldía de Guanajuato por virtual victorial del PRI. Foto: @la_Republica

Serán también elecciones donde se aplicó el más estúpido y represivo de los códigos electorales de los últimos tiempos, donde toda actividad política es prohibida y los árbitros electorales no tuvieron la autoridad moral ni los conocimientos y sensibilidad política para una conducción imparcial y objetiva de la elección.

Será también una elección intrascendente, porque cualquiera que sea su resultado, no cambiara el actual estado de cosas, las violaciones a la Ley por altos funcionarios, la corrupción en las altas esferas, la falta de capacidad política y administrativa de la clase gobernante, la entrega de nuestros recursos petroleros, mineros, acuíferos, etcétera a las grandes transnacionales.

A pesar de todo lo anterior, amigos, votar por un partido, por el que quieran, es la única manera de mostrar nuestra inconformidad y producir un cambio en nuestro país, aunque este no sea de inmediato ni acorde a las grandes necesidades por las que atraviesa México.

En Yucatán, quema de boletas, dos muertos y varias decenas de heridos. Foto: Jesús Villaseco/24 horas
En Yucatán, quema de boletas, dos muertos y varias decenas de heridos. Foto: Jesús Villaseco/24 horas

Fuente: Blog del autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *