Expertos de CIDH piden tratar caso Ayotzinapa como desaparición forzada

Ángela Buitrago, Carlos Beristáin y Francisco Cox, integrantes de la comisón de expertos de la CIDH cso Ayotzinapa. Foto: Jesús Villaseca/La Jornada
Ángela Buitrago, Carlos Beristáin y Francisco Cox, integrantes de la comisón de expertos de la CIDH cso Ayotzinapa. Foto: Jesús Villaseca/La Jornada

Por Sergio Ferrer

MÉXICO, DF.-En su primera visita a México, efectuada del 1 al 19 de marzo, los integrantes del Grupo Interdisciplinar de Expertos Independientes (GIEI), creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitaron al Estado mexicano tratar el caso de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa como desaparición forzada además de requerirle copia digital del expediente que se encuentra en la Procuraduría General de la República (PGR).

La información esta vertida en el informe sobre su primera visita a México para la investigación y asesoría sobre el caso Ayotzinapa, en el cual el grupo pide establecer un dispositivo de atención médica para los familiares en la zona y contar una segunda evaluación neurológica urgente para el normalista Aldo Gutiérrez Solano que se encuentra en estado de coma, además de apremiar a resguardar toda la información relevante y continuar con las búsquedas.

El GIEI se creó en el marco del acuerdo entre México, los peticionarios del caso Ayotzinapa y la CIDH, centrando su trabajo en cuatro líneas: proceso de búsqueda, investigación, atención a las víctimas y políticas públicas frente a la desaparición forzada. Su próxima visita será el seis de abril.

En conferencia de prensa, Ángela Buitrago, Carlos Beristain y Francisco Cox, tres de los miembros del GIEI, dieron lectura a un informe que engloba varios aspectos.  En cuanto al proceso de búsqueda el mandato del GIEI incluye la evaluación de, “todas las acciones para la localización del paradero de los normalistas desaparecidos” y la verificación de si se han implementado “todos los dispositivos urgentes y protocolos desarrollados por las instituciones federales”. De estas acciones han recibido información del nivel estatal y federal exhortando a que dichas acciones continúen.

Para la GIEI es importante que todas las autoridades que tengan información sobre los grupos que se mencionan como involucrados en la desaparición; sus inmuebles, propiedades o rutas sean proporcionadas con el objeto de establecer hipótesis de búsqueda que no sólo se basen en información brindada por los familiares.

El Grupo señaló que analizó sin dar mayor detalle, fotos satelitales incorporadas al expediente y presentadas públicamente tanto por la PGR como por parte del Equipo de Antropología Forense de Argentina (EAAF)  relativas al basurero de Cocula. Por otro lado, considera importante utilizar la tecnología satelital a través del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi) el cual tiene vínculo con los satélites de otros países, solicitando a la PGR que gestione fotografías.

Asimismo, pide al Estado un mapa de fosas clandestinas  actualizado y casos relacionados con ellas, para nuevas búsquedas que pudiera hacer la PGR respecto al caos de los estudiantes detenidos desaparecidos en Iguala.

También, solicitan que en la búsqueda de nuevos lugares se considere el uso de tecnología láser (LIDAR, entre otros posibles), que en parte ya había sido propuesta, para identificar perturbaciones en el terreno de los alrededores de Pueblo Viejo, La Parota y otros lugares.

En la investigación criminal el GIEI ha identificado elementos y diligencias muy importantes de la investigación que deben resguardarse o desarrollarse. Analizando declaraciones ministeriales de testigos e inculpados, evaluarán en qué áreas solicitarán peritajes específicos. Otro punto señala la necesidad de concentración y fortalecimiento del registro del movimiento de la evidencia recogida en la PGR.

El GIEI ha solicitado una entrevista con personal militar del Batallón 27 de Iguala, Guerrero, respetando independencia exhortan a los jueces sea realizada bajo la modalidad de desaparición forzada, haciendo hincapié por otra parte de la necesidad de  copia digital completa del expediente.

Sobre la atención a víctimas, el GIEI ha hecho diversas reuniones de presentación de su mandato y ha escuchado las tareas llevadas a cabo por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) respecto a  la atención a las víctimas, en el marco de sus respectivas competencias.

LA GIEI considera fundamental la re-victimización de las víctimas y los familiares y solicita de forma urgente la reactivación de la atención médica para los familiares que desde hace casi seis meses están concentrados en la Escuela Normal de Ayotzinapa, la dotación de medicamentos y el establecimiento de mecanismos de referencia, en caso necesario, hacia otros niveles de atención sanitaria.

Una demanda específica de salud que han hecho a las autoridades de México, a través de la Cancillería, es agilizar el contar con una segunda opinión y una evaluación clínica de un especialista en neurología para el normalista Aldo Gutiérrez Solano, quien se encuentra en coma como consecuencia de las heridas de bala que le causó la policía municipal de Iguala. Esta petición ya había sido hecha por la familia desde hace tres meses.

En cuanto a las políticas públicas frente a la desaparición forzada el GIEI además de enfocarse en el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa hará recomendaciones a nivel general del tema de desapariciones. Asimismo saludaron las iniciativas actuales en el Senado mexicano y otras instituciones para establecer una legislación sobre la desaparición forzada, y esperan que sean aprobadas con atención a la urgencia de este problema en México, conforme a los estándares internacionales en la materia.

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *