Feminismo y fe católica

Rigoberto Vargas E.

Los labios de la sabiduría permanecen cerrados, excepto para el oído capaz de comprender”.
El Kybalion

Por el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Ellos, los acusados de pederastia, de violar niños detrás del altar, de visitar y abusar de monjas, de traficar con su hipocresía desde el púlpito, y en la vida privada se desprenden de su halo de santidad y “muchedumbre”. Los que en privado son tíos, padrinos y en público sacerdotes, los que alzan sus bardas e impiden que miradas indiscretas conozcan sus hábitos familiares. Los que se toman unos días para irse con sus amantes, para vivir el mundo como todos, salvo por la hipocresía que venden desde la sinagoga.

Ahora, con ánimo de atacar y descarrilar un proyecto que de consolidar su éxito los llevará a la marginalidad del protagonismo político, se dicen defensores de los derechos de la mujer. Y no, no se les cree porque desde el origen son de una evidente misoginia en grado superlativo.

Cada que se anuncian nuevos decomisos, congelamiento de cuentas, historias de corrupción y sus protagonistas en México, los conservas se ponen en un estado de alteración de la conciencia, que están dispuestos a mentir sin pudor. No parpadean ni se cuidan del ridículo. Tapan ídolos y dicen que es en apoyo a los movimientos feministas, pero las tapan porque las vírgenes son símbolo del pecado, son, para esa milenaria congregación machista, las culpables de la expulsión del edén de que fue objeto el hombre.

Toda la tradición de esta casta de “elegidos” por la divinidad, han sido exhibidos una y otra vez y hoy, en el ocaso de su dominación de mas de dos mil años, se aferran de cualquier falo ardiendo para no perder su dominio sobre las naciones emergentes, sobretodo del continente americano de donde tantos recursos y vidas han sustraído en los últimos 500 años.

Recordemos que los españoles, al no poder dominar a los pueblos indios con el poder de la espada y el arcabuz, mandaron a miles de frailes, unos buenos y otros muy jodidamente inmorales para colonizarlos desde la fe. No se olviden lo que se descubre desde siempre en las paredes de los conventos: fetos y neonatos. Las monjitas hasta hoy, y muy aisladamente, empiezan a acusar a los curitas como violadores. Mujeres que por la fe eran sometidas a vejaciones y abuso sexual, para “enseñorearse sobre ellas”, porque en su pecado, Dios, su dios, las condena a que la víbora del mal les muerda el carcañal, y queden condenadas al dolor del parto como producto del pecado de la carne. El que llaman muy convencidos: el pecado original.

En Génesis 2:18 el Señor dijo: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”. “Ayuda idónea” significa una ayuda adecuada para el hombre. El hombre fue creado para los propósitos de Dios, pero la mujer fue creada para el hombre, cumpliendo así el propósito de Dios para ella. “Y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón” (1 Corintios 11:9).
Cualquier “virtud” que no nace de este fundamento, no es virtud. Cualquier obra o ministerio de la mujer que no sea basado sobre este principio, distorsiona el propósito de Dios para ella.

La mujer verdaderamente virtuosa hallará su cumplimiento en ayudar al hombre a cumplir con la responsabilidad que Dios le ha dado. Él le dio al hombre la responsabilidad de enseñorear sobre los animales y toda bestia (Génesis 1:26); después de la caída le dio la responsabilidad de enseñorear sobre su esposa: “tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti” (Génesis 3:16). También le dio al hombre la responsabilidad de gobernar bien su casa: “Que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción” (1 Timoteo 3:4).

La mujer es, una subespecie para la iglesia católica, hasta la sacaron de la costilla de Adán, y así despertó con una compañera, que “le fue dada” para que se “enseñoreara sobre ella”.

Note usted, el lenguaje de sometimiento, subordinación, desprecio y misoginia por la mujer, que no puede ser ministra de culto… asi de machista es la casa de Pedro.

¿Hoy los ministros de “Francisco y el Vaticano” se hacen feministas?

El catolicismo es el precursor de la violencia contra la mujer, históricamente le ha negado sus derechos, la ha colocado en la condición de preservadora de la especie, el vientre necesario para la continuidad de la especie, y por eso le niegan toda opción de desarrollo, y colocan a la víbora, tras “la caída”, como la enemistad que le mordera el carcañal, mientras el reptil será golpeado por ésta en la cabeza. De ese nivel el castigo a la mujer por incitar al hombre bueno a probar la fruta del árbol de la ciencia.

El feminicidio tiene origen en esta vieja cultura machista. Y se debe desterrar desde la familia y desde las aulas, desde el modelo de lenguaje hasta las razones y modelos de Estado. Se debe ir a esas razones multifactoriales para cambiar el modelo y empoderar al género sin soslayar el derecho del otro. Armonizar la coexistencia requiere leyes, convicciones y apuntar alto, mirar lejos, poner las bases de una auténtica cultura de la “equidad”, y educarnos para ver emerger un nuevo modelo de sociedad igualitaria. Su lucha es nuestra lucha, su derecho a la libertad y la realización es la nuestra. ¿Cómo armonizamos esta nueva realidad? He ahí el corazón de la razón humana.

Hay tantas historias que ilustran la hipocresía de algunas congregaciones religiosas y la proclividad a mentir, violar, emparedar neonatos, fetos, mujeres y niños, y cuando se conocen las historias, los poderosos intereses de esas instituciones accionan para borrarlos. Ejemplos: https://www.univision.com/noticias/noticias-del-mundo/hallan-800-esqueletos-de-bebes-en-un-antiguo-convento-de-irlanda

https://elpais.com/internacional/2017/03/03/actualidad/1488564397_762100.html

En fin, este día internacional de la mujer, bien vale la pena conocer historias, ideologías, luchas, tropiezos y decirles que acompañamos su lucha, sus rabia y su justo reclamo a quienes queremos, y no corregir una herencia vergonzante.

 

 

Rigoberto Vargas

One thought on “Feminismo y fe católica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *