Galeano fortalece campaña contra la violencia doméstica en América Latina

www.eduardogaleano.org

MONTEVIDEO.- “El lugar más inseguro para una mujer es su propia casa”, dice uno de los integrantes del grupo musical No te va a gustar, quien grabó hace un año la canción de la campaña contra la violencia doméstica en Uruguay ‘Nunca más a mi lado’. Esta campaña fue abanderada por el escritor Eduardo Galeano, por el número creciente de feminicidios en su país y dieron una serie de conciertos en diferentes ciudades de Suramérica. Sin embargo, el éxito de la campaña ha trascendido las fronteras geográficas y hoy se dirige a toda América Latina, calificándose de pandemia del 2011 la violencia contra las mujeres.

Galeano inicia el video con el siguiente fragmento:

“Hay criminales que proclaman tan campantes ‘la maté porque era mía’, así no más, como si fuera cosa de sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al hombre dueño de la mujer.
Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de los supermachos, tiene la valentía de confesar ‘la maté por miedo’, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”.

Eduardo Galeano (1940), es uno de los escritores más destacados de América latina, y comprometido con los derechos humanos. Uno de sus últimos premios literarios fue septiembre de 2010, con el Stig Dagerman, uno de los más prestigiosos galardones literarios en Suecia. Galeano por estar  “siempre y de forma inquebrantable del lado de los condenados”.

3 thoughts on “Galeano fortalece campaña contra la violencia doméstica en América Latina

  1. “Hay criminales que proclaman tan campantes ‘la maté porque era mía’, así no más, como si fuera cosa de sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al hombre dueño de la mujer. Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de los supermachos, tiene la valentía de confesar ‘la maté por miedo’, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”.

    Es una visión muy simplista de las cosas. He leído a Galeano, pero no lo sigo porque tiende hacia el lugar común pero de una forma que no acepta la crítica. Es decir: ¿Quién podría estar en contra de acabar con la violencia que sufren las mujeres en sus propias casas? Pero criticar el discurso de Galeano no es criticar el propósito de Galeano. Estoy de acuerdo con el fin, no con la descripción del fenómeno.

    No todo el que violenta a una mujer es por miedo a la autonomía de ésta. Las causas son múltimples, y no se puede señalar una sola como la principal de ellas. Cada caso es sui generis, no es posible arrojar generalizaciones en esto. Decir que el macho golpea por miedo, es igual a decir que todos los hombres son machos. Ridículo.

    La otra cuestión es que no debemo hablar de violencia doméstica (no importa cómo la llame usted). La violencia que se ejerce en la familia, en el hogar, no nace ni termina en el hogar. Sin hacer apología ni justificar a nadie, hay que considerar aspectos como los bajos sueldos, la pobre calidad de vida que se generaliza, la tensión constante en la vida diaria, los trabajos alienantes y poco satisfactorios, la pésima calidad de la televisión, el tiempo que se necesita para ir de la casa al trabajo y de regreso, la delincuencia, la forma de vida capitalista cuyos valores son, entre otros, la posesión de valores y objetos, la búsqueda de status, la competencia (no es extraño que el varón también compita con otros no sólo por un mejor empleo o sueldo, la carrera también llega a los objetos de pertenencia, de quién es el mejor carro, quién tiene más dinero, quién tiene más mujeres, etcétera.

    Las relaciones humanas son un reflejo de las relaciones económicas y de los valores de una civilización. En un estado capitalista, las relaciones de pareja también serán capitalistas: relaciones de poder en forma de dueños y esclavos.

    El concepto de violencia doméstica es uno que sirve de chivo expiatorio a los gobiernos, a las corporaciones, a las instituciones. Con ellos se exclpan de toda responsabilidad, dejando entender que la violencia no nace, o on crece, o no se relaciona de ninguna forma con ellos, cuanod ellos son los motores principales de ella; la agresión al interior de la familia o casa, es sólo la culminación. El trabajador no puede ir a darle una madriza a su patrón ni a su presidente ni al burócrata que lo hace esperar horas formado mientras bebe su café. No quiere decir ello que golpear a la esposa sea sustitución del deseo de golpear al que nos ha hecho un mal. A veces es así, pero la mayor parte de las veces, esa agresión sólo es parte de una relación de agresiones que vive el sujeto con su realidad.

    Nos relacionamos con nuestro entorno de la forma en que nuestro entorno nos lo permite. A mayor violencia, mayor violencia en las respuestas.

  2. Estimado Jorge:
    Coincido contigo en que la Violencia Doméstica es multicausal, pero las razones que tú das, entiendo yo una violencia social y estructural, las padecen tanto hombres como mujeres. Y me pregunto entonces, ¿por qué el hombre descarga contra la mujer? ¿Por qué la mata? (sin justificarlo, por supuesto)
    “No todo el que violenta a una mujer es por miedo a la autonomía de ésta”. También la violenta porque considera que es un bien propio. Esto pasa en el Capitalismo y en el Socialismo. En cada uno adoptará formas diferentes; pero tenemos que encontrar un elemento común: el patriarcado, la mentalidad machista, que atraviesa ambos sistemas de organización económica. Es una ideología.
    “Cada caso es sui generis, no es posible arrojar generalizaciones en esto. Decir que el macho golpea por miedo, es igual a decir que todos los hombres son machos”. Lo que no podemos es homogeneizar el grupo de varones. No podemos decir que la violencia machista la ejercen los varones… todos los varones. Tampoco considero que toda violencia contra una mujer es violencia de género. Hay una violencia que sufren las mujeres por el sólo hecho de ser mujer, difícil de percibir, difícil de trasmitir.

    1. Totalmente de acuerdo con Carina B. Además me parece importante insistir en que esta actitud, la de querer invisibilizar la violencia específica contra nosotras las mujeres, por el sólo hecho de serlo, es parte en muchas ocasiones de una estrategia silenciosa de ocultamiento de la realidad, que también se les enseña tanto a hombres como a mujeres, dándole así carta de naturalidad a esta violencia, con lo cual justamente se acrecienta el problema de invisibilidad de la violencia exclusivamente dirigida hacia nosotras, y se la hace pasar como parte de la Violencia generalizada. Gracias a ello, la irresponsabilidad de los hombres en relación a este fenómeno, se podría eternizar por los siglos de los siglos…. Es parte del peligro de dejar pasar estos comentarios así nada más, y de no llamar la atención de los hombres al respecto! JORGE JARAMILLO, por favor lee y oye el video en este mismo sitio en el siguiente link:
      http://www.losangelespress.dreamhosters.com/la-violencia-domestica-es-un-asunto-de-hombres-katz/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *