Gobernador de Quintana Roo, escándalos y familia polémica

Por José Martínez *

Foto: Fundalex

MÉXICO, DF.- La escena es por demás elocuente en plena madrugada. Apenas comienza el verano y ya se siente el sopor. Son las 2:00 de la mañana y en Puerto Vallarta el bullicio en los antros es parte de la escenografía y de la ambientación. El aspecto de este bar –si se le puede llamar así– es sórdido.

En la oscuridad del lugar todos se confunden, aún cuando se trata de un sitio exclusivo. Tannice que ahí algunos de los principales capos se dan cita y han armado cruentos escándalos con su respectivo saldo rojo. Pero el show de ahora es protagonizado por un singular personaje quien, a como dé lugar, quiere entrar. Anda en busca de emociones fuertes, simplemente anda enfiestado y quiere seguir la parranda. Los cadeneros y los encargados de la seguridad del lugar, les dicen que “sí”, que un “momentito”, que el capitán les va a conseguir una buena mesa, que ya “merito”.

Los visitantes se desesperan y tratan de irrumpir en el lugar, pero son rechazados. Se hacen de palabras, en el altercado alguien vocifera: “no saben con quién se están metiendo”. El señor –dice uno de sus guaruras– es el gobernador de Quintana Roo. ¡Zas! Pues aquí se “respeta” seas quien seas y nadie puede entrar armado. Así que por favor, se me largan de aquí. Finalmente entran y hablan el dinero y las influencias.

 En plena trifulca, la periodista Carolina Gómez Aguiñaga toma nota y capta las imágenes que ella misma se encarga de difundir en las redes sociales y donde aparece el gobernador, Roberto Borge junto con su secretario particular Fabián Vallado como protagonistas de este escándalo. No habían transcurrido ni los primeros cien días desde que tomó posesión de su cargo y el gobernador Roberto Borge ya era toda una celebridad por sus escándalos.

 Así es su tío, Kamel Nacif Borge, el mismo de las “botellitas de coñac” y su compinche el “gober precioso”. En Puebla, Kamel Nacif irrumpía en los antros hasta que estalló el escándalo de la periodista Lydia Cacho y lo hizo uno de los personajes más aborrecibles y repudiables en la política mexicana. Así pasa ahora con su sobrino, el gobernador Roberto Borge quien tiene la misma escuela del empresario señalado de pederasta y uno de los más odiados de México. Ahora donde Kamel Nacif y el “gober precioso” donde ponen un pie, no tienen cabida, son simplemente indeseables.

De “respetable” a “seudoperiodista”, campañas gubernamentales a los que critican

Hace unos días cuando en la principal universidad de Michoacán terminaba de dictar una conferencia con mi amigo, el doctor Ernesto Villanueva, una de las máximas autoridades en derecho a la información y transparencia, recibí una petición a través de un amigo empresario, en la que me decía que uno de los principales colaboradores del gobernador Borge, Alejandro Máiz –hijo de un acaudalado empresario regiomontano enriquecido en el salinismo– me buscó, que el gobernador me pedía que por favor quería parar la bronca, “que lo que usted quisiera”, pero que ya no publicara más críticas, que “comprendiera” que está joven y “está aprendiendo”, que el gobernador es una “gente de decente”, que “quiere ser su amigo”… y bla bla bla.

Como no acepté sus sobornos, entonces del “respetable periodista” que era pasé a la calidad de “seudoperiodista”, de “escritor venido a menos” y, aún peor, comenzó el asedio y a pinchar mi teléfono para escuchar mis conversaciones. Nada más burdo y estúpido.

Entonces el gobernador Roberto Borge recurrió a sus testaferros, a sus “sicarios periodísticos” para denostarme. También entró en acción su director de comunicación Rangel Rosado, para orquestar una campaña para atacar con los más variados vituperios a mis colegas de la revista Luces del Siglo que se publica en Cancún.

El gobernador se ha dado a la tarea de contratar sicarios periodistas. Localizarlos en México es fácil. Su patrón de comportamiento ofrece pocas variantes porque se ciñe a ordenamientos rígidos con origen en las tinieblas del poder político y económico. Los sicarios periodistas como los caporegime de El Padrino –de Mario Puzo- reciben la orden y ejecutan: acribillan honor, reputación, trayectoria, vida privada y honestidad. Carecen de conciencia y ética periodística.

“Los cínicos no sirven para este oficio” 

Los colegas periodistas y lectores de todo el país deben saber que al servicio del gobernador Roberto Borge se encuentran los hermanos Alberto y Heriberto Millar López del Diario Respuesta, vinculados a los Zetas, como recientemente lo denunció el periódico Por Esto! de Quintana Roo.

Por otro lado, incluso hay constancia pública de cómo el vocero del gobernador, Rangel Rosado, organizó una conferencia de prensa al sobrino de Amado Carrillo Fuentes, Luis Carlos Carrillo Cano, quien se ostentaba como “empresario” y recientemente fue ejecutado en Cancún.

Los nombres de los gemelos Millar López también salieron a relucir luego de la detención David Trujillo Zamudio, el pasado 6 de diciembre, declarado integrante de los Zetas, a quien entre sus pertenencias se encontró una ficha delictiva de los hermanos, identificados como “traficantes de cubanos”, “extorsionadores”, “secuestradores”, “violadores” y “estafadores”. La información fue difundida a través de un boletín de la Secretaría de Seguridad Pública de Cancún, del Ayuntamiento de Benito Juárez.

Como se sabe es pública la amistad del gobernador Borge y los Millar López. “Tan estrecha que fuimos de los pocos invitados a su despedida de soltero”, fanfarronea Alberto Millar en sus borracheras. Publicidad, concesiones, negocios poco transparentes, sellan el pacto de esta amistad.

Los negocios de la familia Carrillo Cano

El operador directo de estas campañas es el director de la Unidad del Vocero, Rangel Rosado Ruiz, el brazo ejecutor del gobernador Borge, quien organizó una conferencia de prensa para defender a Luis Carlos Carrillo Cano, empresario al que de manera irregular el ex gobernador Félix González Canto le asignó la obra de ampliación de la Cárcel de Benito Juárez, en Cancún, y ya en el camino surgió su parentesco con el desaparecido Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”.

Luis Carlos es hermano de Ricardo y Alfredo Carrillo Cano, quienes desde 2001 fueron identificados por la Procuraduría General de la República (PGR) como sobrinos de Vicente y Amado Carrillo Fuentes, y se les investigaba por introducir drogas a los Estados Unidos. En 2008, Alfredo Carrillo fue ejecutado en un enfrentamiento con la DEA en El Paso, Texas, cuando intentaban capturarlo, según los propios informes de la PGR.

La licitación para la ampliación de la cárcel fue concedida a Carrillo Cano luego de un proceso en el que se favoreció a la empresa Safie de Quintana Roo (CEE-OP-060/09), a pesar de que no participó en el concurso. El acto se formalizó oficialmente el 11 de agosto de 2009, entre el gobierno de Félix González y el administrador único de la empresa, Luis Carlos Carrillo Cano.

Y cuando la prensa nacional reveló el verdadero parentesco del constructor, la Unidad del Vocero salió a su defensa. “Nosotros tenemos conocimiento de que se trata de un empresario honesto del estado”, justificó el propio Rangel Rosado antes de organizar la conferencia de prensa.

Esa ocasión, Carrillo Cano argumentó: “Quiero dejarles en claro a todos ustedes, afirmarles, que no tengo ningún parentesco ni ninguna relación con Amado Carrillo, con Vicente Carrillo Fuentes, con los Beltrán Leyva. No los conozco. No los he visto en mi vida. No sé si sea un pecado que, aquí en México, se apellide uno Carrillo. Es mi único pecado que tengo yo”, respondió.

Sin embargo más tarde reconoció ser hermano de Ricardo y Alfredo, pero aseguró “no verlos hacía mucho tiempo”. Apenas hace unas cuentas semanas, el pasado mes de octubre, el “empresario” Luis Carlos Carrillo Cano fue ejecutado con siete balazos en una de las avenidas principales de Cancún y las autoridades ministeriales atribuyeron el hecho a vendettas entre los cárteles de la droga.

* José Martínez M., es periodista y escritor. Es Consejero de la Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex) . Es autor del libro Carlos Slim, Los secretos del hombre más rico del mundo.

One thought on “Gobernador de Quintana Roo, escándalos y familia polémica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *