Gobierno de Portugal pide a ciudadanos que emigren por crisis económica

Por Mario Queiroz

Primer Ministro Pedro Manuel Passos

 

LISBOA.- Una ola de indignación se ha levantado en Portugal desde que el primer ministro Pedro Manuel Passos Coelho sugirió a los ciudadanos que emigraran para salvarse de la crisis. El ministro se dirigió a los profesores a quienes les planteó, como alternativa, radicar en países de lengua portuguesa, en especial Brasil y Angola, ante el creciente desempleo que afecta de manera muy dura a los jóvenes y al sector de la educación.

Varios ministros de su gabinete aplaudieron las declaraciones del gobernante al señalar que era una solución válida, empezando por los profesores. Pero esa sugerencia fue respondida por los gobiernos de Angola y de Brasil, que afirmaron no tener necesidades inmediatas en esa área. Encuestas indican que los jóvenes de 25 a 34 años son los que más desean emigrar, y de ellos más de la mitad son mujeres.

João Peixoto, investigador del Instituto Superior de Economía y Gestión (ISEG), declaró a un diario de Lisboa que para emigrar “no basta que estemos mal aquí, también es necesario que tengamos donde ir”. Para una persona, la decisión de dejar su país “no es fácil, es pesada y dolorosa, y no porque un dirigente político diga lo que la gente debe hacer es que la emigración ocurre”, dijo Peixoto, quien calificó el exhorto de Passos Coelho de declaraciones “nada frecuentes en un gobernante”.

Una de las abanderadas en las críticas al gobernante fue Ana Maria Gomes, diputada del Parlamento Europeo. Al escuchar esas declaraciones “sentí una gran furia, porque es la última cosa que un primer ministro puede decir”, dijo. “Peor que la impotencia es la renuncia, porque, por muy complicada que sea la situación, se debe y se puede salir adelante, ya que contamos con una juventud calificada, que es el resultado de la inversión en la educación realizada en las últimas décadas”, añadió Gomes, quien se encuentra entre los dirigentes más destacados de la llamada ala izquierda del Partido Socialista.

Passos Coelho gobierna aceptando todas las imposiciones de la troika de acreedores del país, compuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Unión Europea (UE) y el Banco Central Europeo (BCE), y de la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, “sin intentar negociar nada en beneficio de los portugueses”, acusó Gomes.

En su óptica, el gobierno conservador “ha puesto de lado el desarrollo de una estrategia de crecimiento económico y de creación de empleo, centrando todo en la “austeridad financiera”, con el objeto de pagar la deuda de 110.mil millones de dólares asumida con esa troika. “Pero sin crecimiento económico y sin empleos, no se conseguirá pagar esta deuda”, aseveró la diputada.

Explicó que “la estrategia de la derecha es justamente convencer a la gente que no se puede encontrar soluciones y que hay que resignarse a abandonar lo que un secretario de Estado designó como la zona confortable”.

Fernando Gomes, presidente del Consejo de las Comunidades Portuguesas, un órgano independiente y consultivo del gobierno para la emigración, fustigó el exhorto de Passos Coelho, porque convierte “la imagen política del país a nivel internacional en bastante vergonzosa”.

Lo cierto es que las cifras de emigración no paran de crecer, pese a que no existe una contabilidad certera, debido a que en el espacio de la UE no hay obligatoriedad legal de registrar los flujos de ciudadanos de un país a otro del bloque. Unos 120.mil portugueses se radicaron fuera del país en 2011, confirmando la “tendencia creciente de los últimos años”, indicó el viceministro de Relaciones Exteriores para las Comunidades, José Cesário.

Según la Secretaría Nacional de Justicia de Brasil, los pedidos de residencia permanente de portugueses pasaron de 276.703 a 328.856 entre diciembre de 2010 y junio de 2011, y también se concedieron visados para trabajos temporarios, estudios e investigaciones. En tanto, según últimos datos disponibles de 2010, Angola registró 91.900 portugueses que fijaron residencia en la que fue la mayor colonia portuguesa en África.

( Con información de la agencia Inter Press Service).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *