Holanda deja sin cuidados intensivos a adultos mayores con coronavirus

El país pionero de la eutanasia manda señales encontradas a sus ciudadanos de la tercera edad ¿Pueden elegir todavía ir a cuidados intensivos o solo pueden optar por una muerte asistida?

Por Dianeth Pérez Arreola

“Si usted se contagiara de coronavirus no sería tomado en cuenta para ingresar a cuidados intensivos”, informó el médico de familia vía telefónica a Cor Fransen, de 82 años. La noche del sábado 28 de marzo el programa EenVandaag transmitió por la televisión holandesa la experiencia de Fransen.

“¿Fue consejo o informe?”, se preguntaba el reportero, pues ya había trascendido que los médicos estaban informando a la gente mayor –la de mayor riesgo de morir en caso de contagio– que tenían la opción de recibir cuidados paliativos y una dosis de morfina, lo que les permitiría una muerte acompañada y sin dolor en caso de contagio, comparada con el tratamiento invasivo en cuidados intensivos, donde visitas y despedidas no están permitidas. Se les preguntaba si habían pensado ya en la decisión que tomarían en caso de contagio: cuidados paliativos o cuidados intensivos.

La eutanasia es ampliamente aceptada en Holanda, y muchos mayores prefieren una muerte sin dolor antes de largos y dolorosos tratamientos que verían afectada su calidad de vida, y la mayoría así lo tienen ya asentado en su expediente médico. Por otra parte, medios holandeses informan sobre el pánico que las llamadas están generando en los ancianos.

“El jueves me llamó el médico para informarme que dadas las circunstancias en caso de que me contagiara de coronavirus debería permanecer en casa. Y si necesito ayuda para respirar ¿me traerían un aparato a casa?”, preguntó Fransen. “No, no, se quedaría en casa. No puede ir al hospital. Siento mucho decirle esto”, fue la respuesta del médico.

¿La propuesta a los adultos mayores ha dejado de ser opción? El programa de televisión mostró un documento con los lineamientos a seguir para rechazar a alguien en cuidados intensivos: gente con enfermedades del corazón o pulmonares, pacientes terminales con expectativa de vida menor de un año, personas de la tercera edad y vulnerables que necesiten ayuda para actividades dentro y fuera de casa como hacer las compras, bañarse o vestirse.

Bianca Buurman, especialista en cuidados intensivos geriátricos, dijo en el diario De Volkskrant: “de todos los mayores de 70 años que requieren cuidados intensivos, la mitad muere en seis meses. Y eso en circunstancias normales, donde la permanencia promedio en cuidados intensivos es de diez días; ahora imagine algo tan severo como el coronavirus, donde hay que estar semanas conectado a un respirador, perdiendo de dos a tres por ciento de masa muscular todos los días”.

La capacidad de cuidados intensivos llegará a su límite en los próximos días y las autoridades no dudan en tomar medidas poco ortodoxas como dejar las camas de hospital para los más jóvenes, cuando apenas el 13 de marzo se había acordado en la Cámara baja la no discriminación por edad en cuidados intensivos. Holanda no quiere verse en la misma situación que Italia y España, quienes también se han visto en la necesidad de dejar de lado a los ancianos, pero sobre la marcha y en medio de una situación de caos.

Otros países

El porcentaje de muertes en Alemania es del 0.74% mientras que en China es del 4.02%, en España 7.82%, en Italia 10.56% y en Holanda más del 6%. La diferencia es que Alemania ha hecho miles de pruebas y gracias a ello ha encontrado muchos casos positivos y asintomáticos, evitando la propagación y la muerte con cuarentenas y tratamientos a tiempo. Como parte de las medidas holandesas, se gestiona un eventual envío de pacientes a hospitales alemanes.

Según el sitio Business Insider, Christian Drosten, director del instituto de virología del prestigiado hospital berlinés Charité, estima que Alemania hace 120 mil pruebas por semana. Ante la insuficiencia de tests para detectar el coronavirus, Holanda pidió a la farmacéutica Roche que liberara la fórmula para que otros laboratorios pudieran hacer las pruebas. Primero se negó, pero al hacerse pública la petición y la negativa, finalmente cedió.

Alemania gasta más de cinco mil euros por persona por año en atención médica, uno de los mejores del mundo, con opciones tanto públicas como privadas. En Holanda los servicios médicos están privatizados y en manos de las aseguradoras. Es uno de los primeros en términos económicos, pero uno de los últimos en términos de atención primaria y medicina preventiva.

Por su parte España e Italia ocupan la cuarta y la quinta posición en países de la OCDE que más han recortado en sanidad en la última década, lo que los dejó muy mal preparados para crisis como la causada por el coronavirus.

Los euro-líderes sostuvieron una videoconferencia para tratar la situación de crisis causada por el Covid 19 hace un par de días. Ahí Alemania y Holanda representados por Merkel y Rutte se opusieron firmemente a abrir la llave del dinero para ayudar a España e Italia, pues sus líderes Sánchez y Conte quieren un rescate sin condiciones. Alemania y Holanda, quienes manejan sus finanzas con mano de hierro, no quieren soltar fondos a países que han demostrado poca disciplina con sus finanzas. No hubo acuerdo y la discusión seguirá en dos semanas.

Mientras tanto las cifras de contagios, hospitalizados y muertos siguen aumentando con mayor o menor rapidez dependiendo del país. La epidemia del Covid 19 pasará factura política a los líderes de cada nación, quienes pasada la tormenta serán llamados a justificar sus medidas, su manejo de la crisis y los presupuestos asignados al sector salud.

Dianeth Perez Arreola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *