In memoriam: Rubén Espinosa, fotoperiodista

Funeral del fotoperiodista Rubén Espinosa en México. Foto: Sáshenka Gutiérrez/EPA
Funeral del fotoperiodista Rubén Espinosa en México. Foto: Sáshenka Gutiérrez/EPA

Rigoberto Vargas

Ahí la imagen silenciosa, símbolo, pertrecho, escudo, herramienta, contrapeso a veces y arma…

Son las cámaras fotográficas que de nuevo se resisten a seguir su cometido. Las y los fotoreporteros están ahí: mirada profunda, ira contenida, miedo cierto.

Ha caído un “compa” más del gremio, ha muerto torturado y vejado. Manos anónimas les han quitado la vida en un departamento de la colonia Narvarte, en la otrora “Ciudad de la Esperanza”. La que Mancera convirtió en la ciudad del error y del horror, de la represión y la violencia.

Ahí la imagen de las cámaras fotográficas, angulares, fotozoom, correa, lente, rabia, impotencia, miedo, amargura… dolor de gremio, de amigos, de compas.

A diferencia de los reporteros, el fotoreportero es solidario con sus pares, se pasan la orden, se comparten tips, contactos, fuentes. El reportero guarda todo encriptado y es paranoico, el periodista gráfico vive solidario y confía.

Unas veces cargan al más delgado y le pasan las cámaras, otras sirven de escalón para que suban al árbol, a la barda, al templete del escenario con la misión de bajar con “la foto”.

–Ésta es, se dicen, ¿lo intentas?– Y la respuesta sin matices ni dobles filos:

–No, ya la traes, ojalá te la publiquen.

Ahí están sus herramientas de batalla, su arma de denuncia, su indiciador, su cámara de testimonios, su profesión de vida, su oficio de congelar el tiempo para dejarnos la muestra contundente de la historia. Ahí están en el piso, entre flores, entre dolor y rabia yacen desordenadas. Sus dueños las han dejado ahí, como muestra de solidaridad con el compa caído, abatido a manos de la miseria humana, de los procaces, de los que no perdonan la ofensa de indiciarles en imagen.

Esta vez, sí se confirma, la imagen de la sentencia, es la de un sujeto obeso, mirada estrábica, gestos fascistoides. O la otra, donde exhibe protuberante abdomen, y el fotógrafo lo capta de perfil con gorra de policía y gesto adusto.

Un seboso virrey, de alguna provincia tropical es el principal indiciado por sus dichos y sus hechos.

Las cámaras están ahí, besando la tierra, la misma que ya abraza los restos mortales de un joven que tenía miedo de perder su vida y vino a la Ciudad de México a refugiarse. Pero sus asesinos metódicos, con pertrechos de información precisa, con una labor de infiltración sofisticada, impecable, profesional (si vale la expresión) llegaron hasta su refugio y torturaron ferozmente, sin miramiento, sin viso alguno de piedad. Si asesinan a ‪#‎RubénEspinoza y cuatro mujeres. La colonia Narvarte se hace símbolo de la violencia contra el gremio periodístico.

Mientras los medios buscan otra nota, la ciudad engulle en su rutina una nueva historia; la de un joven periodista gráfico que huyó de Veracruz por miedo a que lo mataran. Y la nota de hoy es que sus victimarios le siguieron hasta la “ciudad de los palacios”, la capital de la república.

Mientras, las fotos del virrey circulan a mandíbula batiente con el cadavérico Enrique Peña Nieto, afuera del Teatro Metropolitan se cantan loas pagadas y porras arregladas al jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Así pasa la vida, así se va la vida en este país de frivolidad, abulia y lambisconería de sobrevivencia.

Las cámaras siguen ahí, entre flores blancas, mientras un promontorio recién removido, da fe de un ser humano abrazado a la madre tierra, nuestro último destino.

Homenaje a ‪#‎RubénEspinosayVíctimasNarvarte, los culpables deberán pagar. Aquí o allá.

 

El adiós a Rubén Espinosa. Foto: sinembargo.com
El adiós a Rubén Espinosa. Foto: sinembargo.com

 

Familiares, amigos y colegas del fotoreportero Rubén Espinosa dieron el último adiós al periodista en el Panteón Civil Dolores en la Ciudad de México. Foto: elcongruexo.com
Familiares, amigos y colegas del fotoreportero Rubén Espinosa dieron el último adiós al periodista en el Panteón Civil Dolores en la Ciudad de México. Foto: elcongruexo.com

 

Los colegas despiden a Rubén Espinosa. Foto: sinembargo.com
Los colegas despiden a Rubén Espinosa. Foto: sinembargo.com

One thought on “In memoriam: Rubén Espinosa, fotoperiodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *