Los cuerpos de jornaleros asesinados en Michoacán llegan a Tlapa

michoacan_323x216
Militares supervisando la zona de Michoacán en donde se perpetraron los crímenes. Foto: AFP

Por Sergio Ferrer

TLAPA, Guerrero.- La tristeza no puede ocultarse del rostro de dos mujeres, familiares de los jornaleros asesinados en Michoacán. Las víctimas fueron en vida Gilberto Hurtado Toribio de 18 años, Sergio Marino Hurtado y Jorge García Marino, de 22; Macedonio Marino Pacheco, de 38 y Antonio Bravo Jesús, de 58, todos originarios y vecinos de la comunidad Tlapa de Comonfort, en la zona montañosa del estado de Guerrero.

En los rostros de sus familiares se refleja el temor por la vida de quienes se quedaron en Michoacán. Durante una breve parada del cortejo que acompaña a la camioneta con los cinco difuntos hacia sus comunidades, familiares tras dialogar en me´phaa coincidieron en un reclamo: justicia. Los hombres fueron encontrados en una de sus camionetas atacada por disparos de arma de fuego.

“No somos delincuentes, somos campesinos, ni armas ni droga. Las autoridades allá no nos hicieron caso ”, reclamó uno de los familiares que solicitó el anonimato para evitar represalias. Esto, a razón de que en Yorécuaro, localidad del municipio de La Piedad Michoacán, grupos de la delincuencia organizada se disputan el control de la plaza por narcotráfico.

La tarde de este miércoles llegaron a La Montaña los cuerpos de los jornaleros tlapanecos y serán velados en San Pedro Acatlán, Tlapa y en El Rosario perteneciente a Atlamajalcingo del Monte. Para algunos de los familiares se trató de una confusión, suponen que fue una equivocación los asesinatos, aunque recordaron que los campesinos llevaban dinero de trabajo realizado.

El lunes por la mañana dos de los difuntos salieron a bordo de su camioneta a leñar y recoger un pago. Sin embargo, al dar las cuatro de la tarde y observar que no llegaban, tres de sus compañeros salieron en su búsqueda pero ya no regresaron.

Un familiar recordó que los difuntos habían recogido dinero del trabajo familiar que completó el llenado de cuatro carros con jalapeño por lo que portaba cuarenta mil pesos y su acompañante lo de otro carro y ahorros, también los otros tres que salieron a su búsqueda llevaban dinero, lo que da una cantidad aproximada de 65 mil pesos de los cuales no supieron el paradero.

Todos tenían familia y eran de la nación me´phaa. Los familiares cuando se registró la desaparición acudieron a la Policía Municipal de Tanhuato después a Yurécuaro al Ministerio Público donde les dijeron que habría que esperar 48 horas para iniciar el trámite de búsqueda.

Los indígenas partieron en mayo hacia ese estado del país, pero se mueven por los estados de Zacatecas y Sinaloa, donde hay trabajo, porque ni en Yurécuaro tienen un patrón que ofrezca alguna garantía laboral por lo cual cambian constantemente de campo, las camionetas en las que circulaban llevaban placas de esos estados en los que fueron adquiridas.

Los migrantes acudían a estos estados al corte de chile, tomate. Aunque fueron apoyados con el traslado por el gobierno del estado a través de la Secretaría del Migrante y contaron con el seguimiento de Tlachinollan, aún falta saber de qué vivirán las viudas que regresaron porque no tienen dinero.

Los hombres tenían esposa e hijos. La Piedad, es un municipio de Michoacán cercano a Jalisco, en esta área, donde también laboran jornaleros nahuas y mixtecos, existe una pugna por el aparente control de territorio protagonizada por organizaciones criminales.

Los familiares lamentaron los hechos, “pensábamos venir hasta la fiesta de Santa Catarina, ahora estamos tristes y aparte las mujeres sin dinero” dijeron, para después comentar que sería difícil el traslado porque el camino a la localidad está dañado y no ha sido reparado.

 

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *