“Los estudiantes en aulas, no en fosas”: Universidad de Guadalajara

Estudiantes preparatorianos marchan en solidaridad con Ayotzinapa. Foto: Teódulo Pineda
Estudiantes preparatorianos marchan en solidaridad con Ayotzinapa. Foto: Teódulo Pineda

Por Teódulo Pineda Bahena

LAGOS DE MORENO, Jalisco.-El pasado 8 de octubre, jóvenes de la Preparatoria Regional perteneciente a la Universidad de Guadalajara en esta ciudad, llevaron a cabo una marcha silenciosa como muestra de solidaridad con los estudiantes de la normal rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero, en atención a la convocatoria nacional para exigir justicia para los víctimas y castigo a los responsables de la masacre del 26 de septiembre.

La coordinación del evento estuvo a cargo de Roberto Castelán Rueda, director de la institución, quien contó con el apoyo de todo el personal docente y algunos administrativos.

El recorrido se inició al filo de las 18:00 horas del horario local para tener como meta final el Jardín de Los Constituyentes, frente al Palacio Municipal en el centro de la población.

Los estudiantes participantes, unos novecientos aproximadamente, portaban lonas con leyendas alusivas a los asesinatos registrados la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 en la ciudad de Iguala, Guerrero. Un ade estas consignas se lee “Los estudiantes en las aulas no en las fosas”. Al mismo tiempo se repartieron volantes con información resumida de aquellos acontecimientos que indignaron la opinión pública a nivel nacional.

A este evento se unieron integrantes de la organización Insurgencia Magisterial Altos Norte, quienes también repartieron material impreso sobre el tema.

Otro aspecto de la marcha solidaria con los estudiantes de Ayotzinapa. Foto: Teódulo Pineda
Otro aspecto de la marcha solidaria con los estudiantes de Ayotzinapa. Foto: Teódulo Pineda

Por parte de los universitarios, las indicaciones fueron que al llegar a punto final del recorrido, se podían dispersar, sin hacer ningún tipo de discurso o proclama. Previo a esa dispersión, muchos jóvenes se tendieron en el suelo en diferentes posiciones para que otros dibujaran con tizas sus siluetas, emulando a las que dejan las autoridades después del levantamiento de algún cuerpo.

Pero hubo un reducido número de ellos que no se retiraron y decidieron hacer diferentes consignas del porqué de su presencia en ese lugar y a los que se sumaron los integrantes de IMAN quienes eran encabezados por el coordinador regional de esa organización Gabriel Isaac Ulloa.

Contra el propósito inicial de los organizadores, se rompió el silencio para narrar parte de los hechos en que fueron asesinados y desaparecidos los normalistas en Iguala,  para señalar la responsabilidad que en ellos tienen los tres niveles de gobierno, unos por acción, otros por comisión y el más alto, la Procuraduría General de la República por omisión, al no haber actuado desde que tuvo evidencias de que las autoridades de Iguala y varias ciudades importantes del estado de Guerrero estaban involucradas con el crimen organizado.

También se cuestionaron diferentes argumentos oficiales con respecto al trato que durante este régimen has sufrido los estudiantes de las instituciones educativas populares tales como el Instituto Politécnico Nacional, Universidades públicas de otras partes del país y las normales rurales.

En el mitin, contra los crímenes a los estudiantes de Ayotzinapa. Foto: Teódlo Pineda
En el mitin, contra los crímenes a los estudiantes de Ayotzinapa. Foto: Teódlo Pineda

Gabriel Isaac Ulloa, entre los diferentes temas que abordó, destacó lo referente a la inseguridad y sobre las cifras que la publicidad oficial anuncia y lo que es la realidad. E hizo un recuento de diferentes casos en los que se pone de manifiesto el poco interés que las autoridades tienen en hacer verdaderamente justicia a las clases más desprotegidas.

La última prueba de la represión y la intolerancia hacia los estudiantes de las normales rurales es lo ocurrido en el estado de Michoacán el pasado 4 de octubre pasado cuando con elementos de diferentes corporaciones policiacas fueron tomados los planteles, deteniendo a unos 200 estudiantes y dejando un saldo de varios lesionados.

En comunicado oficial el Gobernador de ese estado justificó la toma de los planteles argumentando que se luchaba en contra de actos de vandalismo ya que los estudiantes de esas instituciones tenían retenidos un gran número de autobuses de pasajeros y era una exigencia de las empresas transportistas  que les fueran devueltas.

Se estima que a nivel nacional 27 de los 32 estados que forman la República Mexicana llevaron a cabo marchas de solidaridad con los normalistas. Se tiene conocimiento de más de 80 eventos y de los que menos personas  se reportaron hay algunos con 300 únicamente. La mayoría se desarrolló en forma pacífica y sólo en la capital del país hubo conatos de violencia.

Las consignas más representativas fueron “Queremos a los estudiantes en las aulas, no en las fosas”, “vivos se los llevaron, vivos que nos los devuelvan”, exigieron la renuncia de Ángel Aguirre Rivero Gobernador de Guerrero,  pero con más fuerza se escuchó la demanda de que saliera del gobierno Enrique Peña Nieto a quien culpan de que sus políticas han violentado y empobrecido más a México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *