Los Salazar se deslindan de la tragedia Lebaron y piden respeto a sus derechos constitucionales

Redacción 

ALMOLOYA DE JUÁREZ, Estado de México.- Jesús Alfredo Salazar Ramírez, quien enfrenta un proceso por delitos de delincuencia organizada, desde 2012, en el penal federal El Altiplano, de Almoloya de Juárez, envió una carta abierta a Julián Lebaron, para dar el pésame por los sucesos trágicos de su familia, y para deslindarse públicamente de la responsabilidad que se le ha adjudicado de ese suceso en los medios de comunicación.

En la misiva dirigida a Julián Lebaron, a las autoridades competentes y a la opinión pública, Salazar Ramírez destacó que él y su padre Adán Salazar Zamorano enfrentan un proceso “con irregularidades”, y que con los anteriores gobiernos “se les negó una defensa digna, sin apego a derecho”, por lo que pide respeto a sus garantías fundamentales, como es el derecho a la presunción de inocencia.

Salazar señaló en la carta que sin sustento alguno, se les ha vinculado a la tragedia de los Lebarón, incluso en la conferencia matutina del presidente de México Andrés Manuel López Obrador, afectando gravemente la honorabilidad de su familia, principalmente la de sus hijos.

De acuerdo con la información difundida en un portal de la Secretaría de la Defensa Nacional, del gobierno de Felipe Calderón, Salazar Ramírez fue detenido el 1 de noviembre de 2012. Sin embargo, la información fue dada a conocer tres días después, en el supuesto cumplimiento de una orden de aprehensión girada en 2009. No obstante, la defensa jurídica de Salazar ha alegado que la detención fue sin orden judicial por miembros del ejército, con tortura y bajo la falsa incriminación de un testigo protegido en 2010, en las instalaciones de SEIDO, señalándolo sin ninguna prueba como jefe de la plaza de Cananea, Sonora.

La misma información ha sido reproducida reiteradamente por diferentes medios e instituciones gubernamentales y -señala la defensa de la familia Salazar- está afectando la impartición de justicia en el proceso aún vigente.

 

Carta abierta de los Salazar a los LeBaron

              

Almoloya de Juárez, 10 de enero de 2020

A Julián Lebarón y familia
A los medios nacionales e internacionales
A la Opinión Pública

Me dirijo a Usted con el debido respeto, y a nombre de mi familia, para expresarle el más sentido pésame por el trágico e inaceptable evento en el que perdieron la vida sus seres queridos. Una acción intolerable, ante la que le expresamos nuestra solidaridad.

Así mismo, quiero informarle que mi familia ha vivido siempre en Chinipas, Chihuahua, dedicándose a las labores agrícolas y ganaderas como lo hace la mayoría en el pueblo, donde todos nos conocemos.

Mi padre Don Adán y, quien esto escribe, llevamos más de siete años detenidos en un penal de máxima seguridad, enfrentando un proceso y padeciendo violaciones a nuestros derechos más elementales, cuando nos enteramos por medio de las noticias de tan lamentable suceso en agravio a su familia, y a todo México.

De manera incondicional nos ponemos a sus órdenes por si en algo podemos contribuir a aliviar su pena. Pero también quiero hacer público que de manera recurrente se ha mencionado nuestro nombre y se han difundido nuestras fotografías en los medios y en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, vinculándonos con su tragedia, sin ninguna prueba, y en una violación flagrante a nuestro derecho de presunción de inocencia, afectando gravemente además la honorabilidad del resto de mi familia.

En un momento en que estamos defendiéndonos de un proceso viciado que nos ha mantenido en cautiverio tantos años, comprenderá que estas acciones contra derecho en los medios –sin ningún sustento, reitero– afectan de manera sensible el proceso que enfrentamos mi padre y yo. Por lo que le pido de manera atenta a usted, a las autoridades competentes y a la opinión pública se respeten nuestros derechos más básicos, entre estos, a una defensa digna, con apego a derecho, negada durante los gobiernos anteriores.

Si ustedes lo creyeran conveniente, les pido me dirijan una carta al Centro Federal de Readaptación Social Número Uno “Altiplano”, en Almoloya de Juárez, Estado de México, donde me encuentro detenido, para cualquier aclaración.

Mi familia y yo, les reiteramos nuestra comprensión por los hechos sufridos y nuestra colaboración para lo que ustedes estimen pertinente.

A t e n t a m e n t e

Centro Penitenciario de Almoloya de Juárez, a 10 de enero del año 2020

Jesús Alfredo Salazar Ramírez.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *