Mexicali celebra consulta ciudadana sobre cervecera Constellation Brands en medio de emergencia sanitaria por Coronavirus

Foto: Algunas personas han acudido a las urnas protegidas con guantes y mascarillas. En las casillas, los funcionarios ofrecían gel antibacterial y recordaban la necesidad de mantener una distancia entre las personas presentes / José P. Martínez.

  • La ciudad fronteriza de Mexicali rechazó la instalación de una fábrica de cerveza mediante un plebiscito celebrado este fin de semana, horas después del cierre de la frontera con California.
  • Activistas y empresarios denuncian la irresponsabilidad de no haber retrasado la consulta ante el creciente número de casos de coronavirus en México.

Por José Pedro Martínez

MEXICALI, Baja California.- Este fin de semana se ha llevado a cabo una consulta ciudadana sobre la cervecera Constellation Brands para su funcionamiento en la capital de Baja California (norte de México), pese a la situación de tensión e incertidumbre ante el avance del Covid-19. La convocatoria se ha celebrado justo cuando han comenzado las restricciones en la frontera con Estados Unidos -que ahora solo permite los cruces “esenciales” de ciudadanos y residentes- y se empiezan a notar las primeras consecuencias económicas en la zona: el aumento de la inflación por la subida del dólar y la devaluación del peso. Durante el sábado y el domingo, más de 36 mil personas acudieron a votar a una treintena de puntos repartidos por la ciudad fronteriza, desoyendo las llamadas a “quedarse en casa” y a evitar situaciones que puedan facilitar la propagación del virus que en la vecina California ha causado ya 32 muertos y más de 2 mil contagios.

Se trata de un plebiscito que el propio presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunció a principios de mes y cuya fecha se estableció hace apenas dos semanas por la Secretaría de Gobernación. La instalación de la fábrica de una importante multinacional cervecera es motivo de controversia y rechazo en esta ciudad desde que hace tres años se anunciara su pretensión de consumir grandes cantidades de agua, y López Obrador no podía eludir en sus conferencias de prensa diarias -las “mañaneras”- los cuestionamientos de los periodistas respecto a este tema. Este domingo, además, era el “día mundial del agua”.

Sin embargo, dos semanas después de la convocatoria, la situación en México y el mundo no es la misma. La pandemia continúa extendiéndose rápidamente al otro lado de la frontera; California permanece en cuarentena y en algunos condados de la región de la bahía de San Francisco está declarado el toque de queda, mientras que en México ya se han registrado 316 infectados y 2 personas fallecidas. En Baja California son 11 los casos detectados, aunque la deficiencia del sistema sanitario mexicano y la probable ausencia de un plan de detección y contingencia eficientes hacen temer que se multipliquen exponencialmente los contagios.

La mayoría de participantes que se acercaron a las casillas de votación y quisieron compartir sus impresiones, coincidieron en la imprudencia de no haber aplazado la consulta. “Teníamos que aprovechar. Aunque no es el mejor momento para realizarla no podíamos dejar de acudir para evitar que nos roben el agua”, explica un activista que muestra su preocupación por la falta de medidas para evitar contagiarse. “Estamos tratando de guardar una distancia de seguridad pero no todos la cumplen. Hay mucha gente haciendo fila y muy pocos traen guantes o cubrebocas (mascarillas)”.

En la misma línea se ha pronunciado Ernesto Elorduy, presidente de la patronal empresarial de la región (Coparmex) que quiso deslegitimar la consulta en la noche del domingo afirmando que se llevó a cabo en medio de la contingencia “más importante” de la historia moderna de México. “El gobierno ignoró la orden de un juez federal para proteger la salud pública durante la jornada, lo que demuestra un desprecio por nuestra salud”. Mediante un amparo, los empresarios lograron que el viernes, un juez de distrito del Estado de Baja California obligara a la Secretaría de Gobernación a presentar un protocolo sanitario para evitar el contagio del coronavirus durante las votaciones. Ahora podrían tratar de invalidar el plebiscito que han perdido.

Desde este sábado, el gobierno de México afirma que está aplicando medidas de contención epidemiológica correspondiente a una Fase II de contagio; se han adelantado las vacaciones escolares y se empiezan a promover los protocolos de “distanciamiento social”. Aunque se desconoce el número aproximado de pruebas de detección que el gobierno está realizando, hasta ahora la única indicación al respecto de parte de la Secretaría de Salud hacia la población es la de no presentarse en los hospitales para hacerse la prueba “si no se presentan los síntomas”. En México hay -para una población de unos 120 millones de habitantes- 41 laboratorios autorizados para realizar pruebas de Covid-19, por lo que ya empiezan a circular en redes numerosas denuncias sobre la dificultad para acceder a estos test.

El gobierno mexicano acepta los resultados en contra de la cervecera

Este mismo lunes, durante la conferencia matutina del presidente, la subsecretaria de Desarrollo Diana Álvarez Maury, informó que la consulta arrojó un 76% de votos en contra de la concesión de recursos hídricos para el desarrollo de la planta cervecera y que, por lo tanto, el organismo federal que gestiona el agua en México (CONAGUA), “no otorgará los permisos correspondientes para su operación”.

La multinacional Constellation Brands inició en enero de 2017 la construcción de una fábrica de cerveza en una zona agrícola del valle de Mexicali (Baja California, México). Según el proyecto que se hizo público, su actividad demandaría una importantísima cantidad de agua en una región caracterizada por la sequía, el clima árido y las temperaturas extremas. Aunque la empresa anunciaba que alcanzaría una inversión de unos dos mil millones de dólares y la creación de decenas de puestos de trabajo, desde el comienzo y hasta la fecha se han venido publicando investigaciones y denuncias sobre las irregularidades en los permisos, la manifestación de impacto ambiental y, recientemente, en las ayudas gubernamentales que durante la anterior legislatura se le facilitaron para su asentamiento en la ciudad.

Desde entonces, numerosos grupos de activistas han surgido entre la población bajacaliforniana y han mantenido una campaña constante por el rechazo a esta cervecera. El colectivo Mexicali Resiste, entre alguno de ellos, empezó organizando asambleas informativas y plantones de protesta y creció rápidamente tanto en redes sociales como estrechando lazos con otras organizaciones de resistencia del resto del país. Durante tres años han elaborado informaciones propias, han difundido muchas otras ajenas y se han convertido en el centro de atención a nivel nacional con algunas conexiones en directo.

Pese a que la convocatoria de la consulta les agarró por sorpresa y con solo diez días para movilizar a sus vecinos, los conteos a pie de urna indican una amplia victoria al rechazo de Constellation Brands. Aunque satisfechos por el esfuerzo de los últimos años, no dan por ganada la batalla y, además, algunas activistas se muestran cautelosas. “Fue una irresponsabilidad que se celebrase la consulta ahora”, opina una de sus integrantes. “Puede haber algún contagio y lo lamentaremos. Pero no podríamos permitir que nos robaran la votación”.

En México no son extrañas las irregularidades durante comicios electorales y consultas, y la de este fin de semana no fue la excepción. Fueron los propios ciudadanos quienes publicaron fotos y vídeos durante todo el fin de semana evidenciando casos de “acarreo” (compra de votos), de personas que llegaban a votar en autobús por decenas, y de las presiones que algunas empresas y líderes sindicales han venido haciendo a sus empleados para que votaran a favor de la cervecera. “Aquí está en juego mucho dinero y ahora que veo una posible victoria temo posibles represalias”, comenta una de las activistas. “En México es más fácil que te maten por defender el agua que te contagies de coronavirus”.

 

Una fila de personas espera su turno para votar en las urnas ubicadas frente al edificio de rectoría de la Universidad Autónoma de Baja California. Muy pocos respetan la separación de seguridad de un metro y medio anunciada por el gobierno para evitar el contagio de Covid-19 / Foto: José P. Martínez.

 

La garita de Mexicali – Calexico permanece anormalmente desierta ante el aumento de las restricciones para cruzar la frontera impuestas por las autoridades estadounidenses. El impacto económico en la frontera es evident / Foto: José P. Martínez.

 

Un hombre procedente de Estados Unidos camina por el cruce peatonal de la frontera de Mexicali con Calexico. En California se ha declarado cuarentena y el toque de queda en algunos condados afectados por el aumento exponencial de los contagios. / Foto: José P. Martínez.

One thought on “Mexicali celebra consulta ciudadana sobre cervecera Constellation Brands en medio de emergencia sanitaria por Coronavirus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *