Mujeres indígenas, víctimas de violencia institucional

Mujeres de La Montaña Foto: red

Por Sergio Ferrer

TLAPA, Guerrero.- Urge la atención inmediata a mujeres indígenas en La Montaña, Guerrero, que son víctimas de violencia institucional y discriminación, expresaron activistas y funcionarios ante la necesidad de que el Centro de Atención y Justicia para Mujeres Indígenas de La Montaña abra ya sus puertas para que no sea un “elefante blanco”.

Junto a este centro, se solicita la instauración de un refugio para mujeres víctimas de violencia ya que no existe un albergue para atenderlas, pese a que hay una infraestructura por ahora inhabilitada en el Centro de Justicia de Tlapa.

Ante esta violencia del Estado, una decena de mujeres provenientes de Tlapa, Iliatenco, Copanatoyac, Atlixtac y Olinalá narraron sus situaciones de violencia y otras que han observado en sus comunidades en el marco de un taller realizado para la prevención y atención de la violencia contra las mujeres del estado de Guerrero, por la consultora CARAN a encargo de la Secretaría de la Mujer.

Los representantes del Instituto Municipal de la Mujer en Tlapa, por su parte, plantearon por la necesidad de que los Centros de Atención en Acapulco, Chilpancingo (CAIV´s) y el Centro de Justicia en Chilpancingo para mujeres, reduzcan sus requisitos y modifiquen sus formatos para admitir a mujeres que padecen violencia.

Se afirmó que en dichos centros se exige que la mujer sufra violencia extrema y que no tenga ningún familiar que la pueda alojar así como detalles en las edades de los hijos que pueden llevar al refugio por lo cual se solicitó la disminución de los requisitos para su atención ya que pareciera no llenar a las autoridades ver el ojo morado de una mujer.

Las representantes apremiaron a que la Secretaría de Asuntos Indígenas mejore su atención con las mujeres incluyendo abogadas que las orienten en su lengua original y se cite a jueces, presidentes municipales y autoridades para talleres que les orienten hacia un servicio con perspectiva de género.

Ita, activista que trabaja desde hace años en Cochoapa y Metlatónoc mencionó el alcoholismo como uno de los problemas que acrecientan la violencia familiar, aunados a la discriminación y sobre todo al racismo que sufren las mujeres en su entorno rural indígena.

Señaló que existe una mala aplicación de programas de gobierno como el de Oportunidades anexándoles a la situación procesos de aculturación de los pueblos y la falta de aplicación de justicia por parte de ayuntamientos municipales, comisarías, delegaciones a los agresores de mujeres y sus familias.

La activista criticó, en otro ejemplo, que las mujeres después de guardarse sus sentimientos viajan al médico desde la madrugada para encontrarse con que el médico no está o no hay laboratorios, rayos X ni ginecólogas que las atiendan; eso es violencia del Estado, atajó, así como las mismas festividades religiosas han llegado a fomentar el alcoholismo y por ende la pobreza.

En espera de atención en Tlapa Foto: red

Casos de maltratos

Mary, mujer de Iliatenco señaló que aunque se ha buscado informar a la gente del municipio, aún hay casos de niñas maltratadas obligadas a no ir a la escuela por el padre con el permiso de la madre.

Joaquina por su parte, recordó que una abuela de su comunidad no les proporciona buen trato a sus cinco nietos, los deja solos, los golpea e incluso a una de las niñas al no llegar a dormir a la casa le untó chile en la vagina, sin embargo sus padres llevan varios años en los Estados Unidos de Norteamérica sin responder por sus hijos e hija.

En casos de aborto, recordó que comisarios no han atendido los casos diciendo que no pasaba nada o hay mujeres que aunque el marido las golpea se echan la culpa o lo justifican, ella pidió labores de prevención de violencia contra las mujeres pero también atención a los jóvenes estudiantes.

En otra participación, Ita, na savi originaria de Metlatónoc reprochó que “se quiere aplicar modelos mundiales cuando no ayudan a entender la región ni municipios como Cochoapa o Metlatónoc en los que prevalece violencia y discriminación, en las escuelas se quieren aplicar enseñanzas que traen contextos estatales o nacionales pero son inadecuadas las políticas de gobierno”.

Tras preguntar ¿dónde están las candidatas? Incluídas dentro de nuevos cargos públicos, pidió que las y los jóvenes sean incluidos en programas relativos al tema de atención y prevención de violencia contra las mujeres para que acompañen la difusión de información, salud, medicina preventiva, es decir, fuentes de empleo para gente de las propias comunidades e inclusión de la juventud en le desarrollo social.

Jaquelin, mujer activista sugirió una coordinación interstitucional entre el Estado, y la sociedad civil para que así se acepte y gratifique el trabajo de las ONG que han trabajado sin soporte económico labores en pro de la mujer, remarcó que es obligación de los ayuntamientos gastar verdaderamente sus partidas en atención a la mujer.

Otra opinión, abrió el cuestionamiento de la atención que brinda las instancias para la mujer a las trabajadoras sexuales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *