Policía Comunitaria libera a “reeducado” después de 14 meses

Manuel Galindo Olivares, nahua que estuvo bajo el resguardo de la PCP por complicidad en robo de ganado Foto: Sergio Ferrer

Por Sergio Ferrer

TOTOTEPEC, Guerrero.- Mujeres, madres de familia, jóvenes, señores na savi, se congregaron en la plaza pública y el pasillo de la Comisaría municipal este domingo para atender el llamado a asamblea del pueblo en la cual se anunciaría la liberación de un hombre que fue reeducado por la Policía Comunitaria.

Policías de Tototepec y San Miguelito adscritos a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Policía Comunitaria (CRAC-PC) resguardaban el lugar al cual llegarían después de la una de la tarde autoridades comunitarias provenientes de la Casa de Justicia de Espino Blanco.

A la comisaría, después de que desde la entrada del poblado a la plaza fueran escoltados los vehículos de la CRAC, arribó Manuel Galindo Olivares, nahua de Xalatzala acusado de cómplice de robo de ganado.

“Ya cambié, aprendí en las comunidades allá no había licenciados no hubo dinero de por medio, les pido perdón a las personas que afecté, cumplí con mi trabajo social no jugué, pregunten por mi comportamiento, merezco la liberación porque respeté en las comunidades. Pienso no volverlo a hacer”, alegó Galindo Olivares quien pidió a los asistentes cuidar a sus hijos para que no roben.

Agregó que contaba con 24 constancias de buena conducta de las localidades en las que prestó servicio por quince días. El hombre logró ser liberado después de haber cumplido con el proceso de reeducación de 14 meses y comprometerse, junto con sus familiares y el comisario municipal ante la asamblea de Tototepec y agraviados, de no cometer más faltas.

Aunque su madre pidió que fuera liberado así como su esposa y cuñada, quienes negaron que fuera culpable de los cargos, le contestarían coordinadores que se trataba de que la familia se comprometiera a apoyar al reeducado para que no vuelva a cometer actos delictivos o de lo contrario se regresaría a reeducación, lo que aceptaron familiares una vez que el comisario de su comunidad quien también se comprometió en el acto de liberación, les tradujo al náhuatl.

Dos de los cuatro coordinadores de Espino Blanco acudieron al acto; Nicasio Castro Agustín de Tierra Colorada y Sulspicio Solano Cantú proveniente de San Miguel el Progreso, ambos de Malinaltepec. Se presentaron además la secretaria y policías comunitarios adscritos a dicha casa de justicia.

Honorio Morales Bonilla, comisario municipal de Tototepec, una de las localidades más pobladas de Tlapa, aseguró que el sistema de la CRAC constituye una esperanza para intentar vivir en armonía los me´phaa na savi, amuzgos, nahuas.

Aseguró que el reeducado fue presentado a la asamblea para que diera su testimonio, y regrese a Xalatzala después de haberse impartido justicia, no con mala fe si para que de un mensaje sano a los jóvenes y a su pueblo de que allá no es como en el MP donde la justicia se puede comprar, sino es con inteligencia y participación de las comunidades.

“Esto es contrario a los hechos perpetrados por quienes desaparecen en la noche a compañeros, aquí se hace a la luz pública frente a una asamblea, son cuestiones que lo hacen diferente a la justicia tradicional” añadió.

Por su parte, el coordinador Castro Agustín agregó que es una forma de justicia comunitaria para todos, no para que origine tristeza en la comunidad sino justicia y recordó que fue fundador de la Policía Comunitaria siguiendo el camino comunitario no sin que viera como hubo detenciones contra compañeros años atrás.

Aseveró que la CRAC Policía Comunitaria es una organización celosa que pide no se le involucre con otros grupos como los de autodefensa. Atajó que tienen derecho pero ellos tiene su reglamento interno y ratificó que hace 15 días se reunió con el gobernador para reclamarle respeto a la autonomía de los pueblos.

Lo anterior por la propuesta de decreto que parló el gobernador, ya que éste afectaría a la Policía Comunitaria al legalizar su conversión a policía auxiliar además de la fractura de su sistema de reeducación el cual es validado en tratados internacionales, la Constitución mexicana y una ley estatal, aseguró el coordinador.

Solano Cantú, el otro coordinador me´phaa, advirtió que en caso de que el liberado no cumpliera se duplicaría el tiempo de reeducación. Una de las personas afectadas, en su lengua le exigió al hombre no volver a cometer estos hechos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *