Presos de Almoloya reportan dos enfermos con síntomas similares al Covid-19, penal en cuarentena

Por Guadalupe Lizárraga

ALMOLOYA DE JUÁREZ, Estado de México.- Internos del Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) No. 1 Altiplano, de Almoloya de Juárez, reportaron -vía telefónica- que dos personas presentaron síntomas coincidentes con la pandemia del Covid-19, por lo que el día de ayer pusieron en cuarentena a la población carcelaria, y temen por su salud.

Ayer, después de que los médicos del penal tomaron la temperatura a los internos, como parte de la rutina que se había establecido como monitoreo de prevención, uno de los presos empezó a quejarse de dolor en garganta y pecho, con escalofríos, y problemas para respirar, por lo que fue trasladado de inmediato al hospital para hacerle las pruebas correspondientes.

De acuerdo con el reporte, el director del CEFERESO se presentó hoy a hablar con los internos para darles la noticia de que pondría en cuarentena el penal, mientras le daban los resultados de la persona enferma. Lo que implicó la suspensión de las visitas familiares, y solo se autorizaron llamadas telefónicas extraordinarias a presos con buen comportamiento.

Se reportó también a Los Ángeles Press que otro de los internos presentó síntomas similares, pero no quiso avisar a enfermería. No obstante, su compañero de celda, (del que nos reservamos su identidad por derecho a la privacidad y seguridad), temeroso por su salud, informó a su abogado de esta situación.

Hasta ahora, México no ha acatado la instrucción de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el sentido de liberar a presos vulnerables, que incluye a los de la tercera edad, enfermos y sin fundamento jurídico, para reducir drásticamente la población carcelaria ante el riesgo de contagio masivo por el coronavirus. 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por su parte, emitió una resolución pública con la que urge a los Estados a seguir los lineamientos de protección al derecho a la salud de las personas internas en centros de detención migratoria y de readaptación social.

En el documento de la CIDH se destaca que los gobiernos de los Estados deben cumplir con los requisitos establecidos por el derecho internacional de los derechos humanos. En particular, que las restricciones que impongan respondan al principio de legalidad, y atiendan la finalidad legítima de proteger la salud.

Asimismo, la CIDH establece que entre las medidas de protección ante el COVID-19, los adultos mayores deben ser liberados como prioridad o tener conexión con sus familiares, sobre todo quienes se encuentran en residencias de larga estancia, o cárceles.

En agosto de 2019, los centros penitenciarios que registraron una sobrepoblación eran Estado de México, Jalisco, Durango, Puebla, Morelos, Chihuahua, Nayarit, Tabasco, Quintana Roo, Guerrero, Guanajuato, y el CEFERESO no. 1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *