Presos de la tercera edad denuncian agresiones y riesgo de contagios de Covid-19 en penal de Atlacholoaya

Los presos Ezequiel Rabadán Bustamante y José Luis Teodoro Ramírez de 60 y 61 años de edad, respectivamente, internos en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Atlacholoaya, Morelos, fueron víctimas de agresión física por un interno y trasladados de forma irregular al área de Conductas Especiales, por lo que solicitaron un amparo por el riesgo a contagios por el Covid-19, sin embargo, fue rechazado.

Por medio de una misiva, los denunciantes pidieron un amparo y la protección de la justicia federal en contra de los actos violatorios de sus garantías individuales, pues fueron castigados de forma indebida por la autoridad del dormitorio número 1 en la celda 22, por supuestamente dormir en el interior de la celda para adultos mayores y por ello fueron acusados por Alejandro “N”, quien es, según expresaron, bipolar y alcohólico.

De acuerdo con los denunciantes, en la celda donde fueron castigados se encuentran 22 personas recluidas, por lo que les preocupa estar en hacinamiento, ya que forman parte de los grupos vulnerables al ser de la tercera edad y padecer diabetes, hipertensión y problemas en la próstata.

Sin embargo, el pasado 28 de abril el juez del juzgado noveno de Distrito, Guillermo Amaro Correa, desechó el amparo 375/2020 al considerar que fue improcedente, por lo que recurrieron a los juzgados de Yucatán, Ciudad de México y Jalisco, siendo el primero el que obtuvieron respuesta favorable.

Asimismo, denunciaron que en el penal de Altacholoaya son frecuentes los actos de tortura contra los reos, lo que viola sus derechos humanos y por ello han denunciado las irregularidades en las que han incurrido las autoridades penitenciarias ante las instancias judiciales sin obtener resultados.

El juzgado de Yucatán determinó que las autoridades penitenciarias deben evitar y minimizar cualquier riesgo de contagio que pudiera atentar contra las vidas de los quejosos, por lo que deberá respetar los lineamientos en protección y salvaguarda de los derechos humanos.

Ignacio García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *