Reos de penales de Morelos fallecen por Covid-19; denuncian contagios y falta de medicamentos

Por Ignacio García

CUERNAVACA, MORELOS.- Dos reos de los Centros de Readaptación Social (Cereso) de Cuautla y Atlacholoaya, en Morelos, fallecieron a consecuencia del Covid-19, mientras que decenas de internos han denunciado la propagación masiva del virus y la ausencia de medicamentos y atención.

Juan José P.S. de 71 años de edad fue trasladado del penal de Cuautla al Hospital General de Cuernavaca “Dr. José G. Parres”, donde falleció ante la complicación de la enfermedad, por lo que pese a que sus familiares solicitaron realizar el diagnóstico, sólo uno de sus hijos pudo reconocerlo antes de ser cremado, pero las autoridades confirmaron que se trató del nuevo tipo de coronavirus.

En el caso de Isidro R.S. de 46 años de edad, permanecía recluido en el penal de Atlacholoaya y fue trasladado al pasado 15 de mayo al Hospital privado “Henry Durant”, donde falleció por las complicaciones de la enfermedad, por lo que su cuerpo fue entregado en una bolsa hermética especial, aunque se encontraba a mitad de su juicio.

De acuerdo con los familiares de las víctimas, las autoridades penitenciarias únicamente fumigaron sus dormitorios después de haber sido trasladados a los nosocomios, aunado a que no les informaron de manera oficial que padecían la enfermedad.

Asimismo, presos de distintos penales de Morelos denunciaron que existen enfermos por coronavirus postrados en camas, quienes no reciben medicamentos y sólo una médica les toma la temperatura, luego del amparo colectivo que solicitaron diez internos, por lo que sólo algunos han obtenido algunos medicamentos con el apoyo de sus familiares.

Pidieron que les brinden medicamentos, pues únicamente les han provisto de paracetamol para soportar las fiebres y por ello pidieron que el gobierno de México les dé libertad como estableció la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ya que muchos de los internos padecen enfermedades crónico degenerativas como diabetes, hipertensión arterial o cáncer.

Ignacio García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *