Saqueo en CDMX

Saqueo en CDMX. Foto: Aztec Noticias

Ramsés Ancira

Diario de un reportero

Una situación inédita en la Ciudad de México: miércoles 4 de enero de 2017. 16:15 horas. Mercado de la colonia Escandón, calle de José Martí. Un grito aterrador se repite de voz en voz. ¡Cierren las cortinas, cierren las cortinas! Lo primero que me viene a la mente es que los flamantes restaurantes no tienen permiso. Quizá es una revisión de inspectores que verifican que no se hayan convertido en expendios de comida, locales autorizados para verduras o legumbres. No encuentro otra explicación y los locatarios no me la dan. “Fulano de tal se niega a cerrar”, escucho.

Si van a salir háganlo ahora, me dice un vigilante y nos echan a la calle. A un joven con tatuajes y acento argentino sí le responden. “Vienen de Tacubaya y Cartagena. Grupos de encapuchados están saqueando todo. El hombre se apresura y lo veo cerrar las cortinas de otro restaurante.

Camino por la calle de Martí al mercado de Cartagena. En el camino encuentro un modesto local con oferta de zapatos, atendido por dos mujeres que lucen particularmente indefensas. Entro, compro y mientras pago un señor se detiene afuera y les advierte: Vienen saqueando todos los puestos, vienen encapuchados.

–¿Usted los vio?, le pregunto.

–Vi como todos los comerciantes levantaban sus puestos. Más vale prevenir que lamentar.

 

Ya sobre la glorieta del Metro Tacubaya, sobre Avenida Jalisco, veo que todos los puestos de ambulantes están abiertos, pero me extraña que farmacias, ópticas y otros negocios que generalmente están repletos, en la confluencia de Martí y Revolución tienen las cortinas abajo.

En la calle la gente especula si son rumores esparcidos para aterrorizar y otros aseguran que no, que en efecto, el saqueo en la Ciudad de México ya ha iniciado pero que es más arriba.

¿Grupos de choque empiezan a utilizar la mejor estrategia, la del miedo? ¿Sólo rumores?

No es exactamente la primera vez que presencio estos acontecimientos en 35 años de reportero. La ocasión anterior, si no mal recuerdo, fue cuando tomó fuerza el movimiento Yo Soy 132 durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.

Pero de lo que sí estoy convencido es que nunca había visto tan extendida la inquietud de la gente, como esta tarde en Tacubaya, en el corazón comercial al poniente de la Ciudad de México.

Ha oscurecido cuando llego al metro Barranca del Muerto. Ahí la actividad sí es febril. En un puesto de películas “pirata” el locatario parece haber encontrado un seguro contra el saqueo, ha colocado un cartel que reza: “Estamos en contra del gasolinazo”.

One thought on “Saqueo en CDMX

  1. Tratado de Ingeniería Social

    Teoría del Pánico

    Se utiliza cuando el estado represor requiere legitimar una acción que normalmente vulnera los derechos ciudadanos.

    Plan para dividir a la población y no se sumen a la protesta

    1.- Manda policías/paramilitares vestidos de civiles a que abran y roben tiendas. Pero deben ser tiendas en colonias populares (Walmart, Chedraui, soriana, Elektra).
    2.- Tiendas en colonias populares porque la gente está necesitada, es más fácil que se sumen y cometan actos vandálicos.
    3.- La gente de estas colonias populares verán que están robando, no dudarán en meterse a sacar algo porque no habrá seguridad.
    4.- Que se retiren policías/paramilitares de las tiendas.
    5.- Posteriormente enviamos patrullas a las tiendas afectadas para atrapar a la gente que cayó en la trampa. 6.- Habrán muchos curiosos que graben estos actos y lo subirán a las redes sociales, y se volverán virales. 7.- Videos e imágenes se replicarán en televisión y otros medios, se volverá masivo.
    8.- Se dará la noticia de todos los daños materiales, lesionados, muertos y de los consignados al MP.
    9.- Concluye el plan. Dato Psicológico: Cuando la gente actúa (roba) en colectivo pierde la individualidad, y con esto la responsabilidad de sus actos desaparece, porque al actuar en grupo comparte culpa y le es más fácil realizarlo).

    ¿Qué gana el gobierno represor?

    -Crear pánico con el nuevo problema que ellos crearon.
    -Que nadie más salga de sus casas a manifestarse.
    -La población condenará las manifestaciones y la violencia.
    -El tema del Gasolinazo y alza a la Canasta Básica ya no será prioridad.
    -El tema en medios de comunicación será la violencia y saqueos en tiendas.
    -Que se divida la Opinión de la Población, unos estarán en contra, otros a favor.
    -Entre ellos se van a pelear; ya no será Población vs Gobierno.
    -Que gradualmente desaparezca el ánimo por protestar y un cambio real.
    -Que la mayor parte de la población se resigne: los que apoyaban las manifestaciones, los que apoyaban desde casa la causa, los que marcharon, los que querían un cambio.
    -Que la población tenga un sentimiento de incertidumbre, miedo, derrota y hartazgo.
    -Y que finalmente México acepte el Gasolinazo y todas las consecuencias que surjan de ello. Existe el Control Social, no es ciencia ficción. Esto está basado en sistema de pánico moral, que se aplicó en Europa iniciando el siglo XXI, ahora es y se llama Ingeniería Social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *