Secretaría de Economía, cómplice en la extorsión de las Cámaras Empresariales

SIEM_Emmanuel Ameth

Mediante una red de complicidad tejida entre las Cámaras Empresariales y la Secretaría de Economía en México, se permite que agrupaciones empresariales cobren ‘cuotas’ a los establecimientos sin que estos reciban contraprestación ni beneficio alguno, es decir, que se trata de una extorsión disfrazada de tributación que va a parar a manos de particulares.

Y es que la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones faculta a las Cámaras a operar el SIEM bajo la supervisión de la Secretaría de Economía (Art. 7mo, Fracc IV). Dado que las cuotas oscilan entre los 100 y los 670 pesos anuales, los ingresos captados por las Cámaras empresariales se estiman entre los 73 y los 457 millones de pesos por ejercicio, lo anterior según el número de empresas registradas en 2014 con datos del mismo SIEM, además de su respectivo cobro de afiliaciones.

Sin embargo, en México existen otras herramientas que cumplen mejor con el propósito de informar, promover y consultar, las que por si fuera poco, son más precisas y gratuitas. Es el caso de los Censos Económicos y del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (Denue), elaborados por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi); así como otras estadísticas –algunas desagregadas mensualmente- que informan sobre el número de empresas que operan en el país, elaboradas por el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) y el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Ildefonso Guajardo Villarreal, titular de la Secretaría de Economía del gobierno mexicano
Ildefonso Guajardo Villarreal, titular de la Secretaría de Economía del gobierno mexicano

Las amenazas por el no pago del SIEM

Como informa el mismo SIEM, si bien la Secretaría de Economía está facultada para sancionar establecimientos que no cumplan con el decreto, su interés es el de convencer a las empresas del país de que el SIEM es una herramienta poderosa de promoción y de información que se debe aprovechar. No obstante, es enfática al mencionar que en ningún caso promoverán –ni están facultados- el cierre parcial o total del establecimiento, o a tomar cualquier otra medida que vulnere a la empresa.

A pesar de ello, no son pocas las quejas ventiladas en la misma página del SIEM, dado que es una práctica común que los promotores de las Cámaras Empresariales amenazan con cerrar los establecimientos en caso de que estos no quieran realizar su registro.

Así, el registro SIEM carece de toda utilidad, se presta a amenazas infundadas hacia la iniciativa privada y, encima, no ofrece beneficio alguno a los empresarios, quienes ven en dicho instrumento una cuota por la cual no reciben contraprestación alguna que justifique su existencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *