Tránsito Tiquiram: se busca desde 1992

Talleres de ayuda en la reconstrucción de memoria histórica en Guatemala Foto: red

Reconstruyendo la memoria histórica de Guatemala

Por Armando Ramírez

Se desconoce de su paradero desde 1992, cuando se supo que estaba en uno de los campos de refugiados guatemaltecos en la población de Comitán, en el mexicano estado de Chiapas. Algunas versiones aseguran que Tránsito Tiquiram se casó y viajó hacia Estados Unidos. Su familia ignora su paradero y no ha dejado de buscarlo afanosamente, con la ayuda de organizaciones no gubernamentales de Guatemala.

Al momento en que fue desaparecido, Tránsito Tuiquiram, tenía unos 16 años de edad, y era un sobreviviente de las acciones contrainsurgentes del ejército guatemalteco en el norteño departamento de Quiché, donde perdió a uno de sus hermanos y su padre, a manos de las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC).

En el 82, la familia Tiquiram vivía en la aldea de San Pedro de la Esperanza, en el municipio de Uspantán, fue incendiada por el ejército como parte de su estrategia contrainsurgente, y los soldados mataron a muchos, y otros murieron de hambre o enfermedad, al huir hacia la montaña como única alternativa para salvar la vida.

En el conflicto armado, en agosto de 1983, patrulleros mataron a su cuñado Manuel, esposo de su hermana Paulina, y a su padre, Dionisio, y a su hermano Teodoro, y detienen a Tránsito y a su hermana Paulina. Según el informe de la Comisión del Esclarecimiento Histórico, Dionisio y Teodoro fueron torturados y asesinados a machetazos y sus cuerpos lanzados al río San Vicente.

Su hermana Paulina fue secuestrada por patrulleros, al igual que su cuñada, y Teodoro, de 18 años, fue a buscar a su mujer, porque habían sido detenidos la cuñada, el papá y el hermano de la cuñada.

Su papá era catequista, y los patrulleros lo conocían, “pero igual lo golpearon, lo agarraron desde las seis de la mañana cuando iba a buscar la comida, pero ya estaba vigilado, entró la noche en la garita, y continuaron interrogando al papá, a las tres de la mañana se los llevaron”, dijo Paulina.

Paulina y su hermana, Benigna, de 11 años, fueron violadas por militares a finales de 1982.

Organizaciones como la Fundación Guillermo Toriello y la Asociación de Fomento para el Desarrollo Integral Azmitia Dorantes, continúan en la búsqueda de Tránsito, sin que hayan logrado establecer aún su paradero.

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *